La historia de siempre

El Mestalla acumuló más méritos que su rival a lo largo de los 90 minutos, acarició la remontada con un remate de Cedric pero acabó perdiendo el partido.


No es en absoluto descartable que el Mestalla pueda ganar cinco partidos seguidos y situarse en puestos de promoción de ascenso a Segunda División A. Y es una hipótesis posible porque todos los fines de semana el filial valencianista aporta argumentos para llevarse los partidos. El equipo blanquiegro no sólo compite contra todos los rivales, en muchas ocasiones, demuestra ser mejor. Sin embargo, la realidad a día de hoy es que el Mestalla, después de 12 jornadas, se encuentra en posiciones de descenso directo y no es capaz de ganar los partidos.

Contra el Alcoyano se repitió la dinámica. El equipo dirigido por Curro Torres acumuló más méritos que su rival que sólo disparó dos veces a puerta para convertir dos goles. El último en el 82, justo después de que el portero visitante, Marc Martínez, salvara con la yema de los dedos un cabezazo de Cedric. Así es el fútbol, en el caso del Mestalla, casi siempre.

La primera parte fue muy igualada. El Alcoyano, dirigido por Palop, no apeló al fútbol directo como suelen hacer la mayor parte de equipos de la categoría. El Mestalla por su parte, también quería llevar la iniciativa del juego. El problema era que las transiciones no eran sencillas porque ambos equipos presionaban y defendían con intensidad. En cualquier caso, el filial valencianista fue el dominador de una batalla sin heridos porque apenas se llegó a la portería. Hasta el minuto 43 cuando Zahibo perdió un balón en el centro del campo que sirvió para la conducción de Alfaro sin oposición que finalizó la jugada de manera espectacular anotando el primer gol para su equipo.

Precisamente Zahibo fue sustituido por Carlos Soler al descanso. Tropi adelantó su posición y se colocó en paralelo a Fran Villalba y Carlo Soler algo más retrasado para facilitar la salida del balón. El Mestalla empezó a generar más peligro en sus ataques y el Alcoyano se limitó a defender. El equipo blanquinegro obtuvo la recompensa merecida en el minuto 65 en un saque de esquina lanzado por Caballo que Tropi remató de cabeza a las redes. El filial quería más y tenía prisa para que se reanudara el partido tras el empate.

Fiel a su tradición el Mestalla acabó con un expulsado. En este caso no hubo que lamentar la pérdida de ningún jugador sobre el terreno de juego y fue Curro Torres el que tomó camino de los vestuarios a instancia del árbitro. Y llegó la acción que pudo cambiar el signo del resultado. El portero del Alcoyano emuló a su entrenador realizando una gran parada tras un cabezazo de Cedric. El Mestalla había estado muy cerca de la remontada pero acabó perdiendo el partido en el 82. El gol de los blanquiazules llegó tras una más que posible falta a Fran Villalba cuando intentaba salir con el balón jugado. Sin embargo el árbitro no vio infracción la jugada continuó y Alfaro volvió a colocar por delante a su equipo.

Aún tuvo una oportunidad el Mestalla en las botas de Iban Salvador que salió por Víctor Ruiz en la segunda parte. El disparo del ecuatoguineano desde el borde del área con rosca se fue por muy poco.

Ahora queda seguir insistiendo y trabajando porque no es descartable que el Mestalla pueda ganar cinco partidos seguidos aunque, para ello tenga que cambiar la historia de siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *