Derrota con diez

El Mestalla puso casta y juego para sacar algo positivo de su visita a Olot pero acabó pesando jugar con un futbolista menos durante ochenta minutos. Una circunstancia que se ha repetido en cinco partidos de nueve disputados.


Quizá sea más fácil arbitrarle a un filial y es cierto que el colegiado del partido contra el Olot fue excesivamente riguroso pero parece evidente que el Mestalla tiene un problema con las expulsiones. En esta ocasión fue Nacho Vidal quien, en el minuto 11, vio la segunda amarilla por llegar tarde a un balón. Precisamente, el lateral derecho alicantino sustituía a Akapo que fue expulsado la semana pasada. Una situación que se ha repetido cinco veces (seis sumando una de Zahibo al acabar el partido) y que condiciona las posibilidades de victoria como se ha visto hoy. El Mestalla hizo un buen partido en Olot pero, seguramente, con once hubiera obtenido más opciones de éxito. Al final pese al esfuerzo del equipo dirigido por Curro Torres el Olot acabó obteniendo ventaja de la superioridad numérica.

Antes de la expulsión el filial del Valencia había tenido una buena puesta en escena presionando arriba y llegando a la portería del Olot. La salida de Nacho Vidal descompuso algo al equipo y Víctor Ruiz retrasó su posición. El Mestalla debía redoblar esfuerzos pero el Olot veía el partido en sus manos. Mediada la primera parte Curro Torres decidió cambiar a Fran Villalba por Ayala. Un mediapunta por un central. Diallo pasó al lateral derecho y Víctor Ruiz volvió a jugar de extremo. El Mestalla se volvió a asentar en el campo y ya no se limitaba a defender el empate. Se llegó al descanso sin pasar excesivos apuros.

En el segundo periodo el equipo de Curro Torres estuvo cerca de sorprender al Olot y adelantarse en el marcador con un disparo de Cedric. Sin embargo, la lógica del partido apuntaba a que los locales debían encerrar al Mestalla en su campo como así sucedió. Curro Torres decidió apostar por el contragolpe dando entrada Iban Salvador por Cedric. El equipo gerundense, tras varias ocasiones, obtuvo el premio del gol en el minuto 64 con un tanto de Diego. El Mestalla es un equipo ingenuo pero con orgullo. Ya no había nada que defender y el equipo se lanzó al ataque. Sólo la falta de efectividad impidió que llegara el empate. Con el tiempo reglamentario cumplido, un contragolpe del Olot selló la victoria para los locales.

El fin de semana que viene el Mestalla recibe al Hércules un rival complicado en el que será fundamental, en primera instancia, mantener a once jugadores sobre el campo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *