El Mestalla coge algo de aire

El Lleida llegaba a Valencia sin haber perdido en los últimos ocho encuentros. Se trata de uno de los candidatos a pelear por alcanzar el playoff de ascenso y en Paterna lo demostró durante la mayor parte del partido. Tuvo sus momentos buenos el Mestalla, sobre todo, al final de la primera parte. En los últimos diez minutos el partido adoptó un cariz dramático. Un penalti parado por Jaume y otro parado por el guardameta del Lleida, Torres, pudieron decantar la balanza hacia cualquier lado.


Había dos dudas por molestias físicas en el Mestalla. Robert Ibáñez, finalmente, no pudo participar en el encuentro y su posición la ocupó Cifo. Mario Marín, por su parte, sí jugó en el lateral derecho. Nico Estévez dispuso su habitual 4-4-2 sobre el campo y la principal novedad fue la posición adelantada de Gayá que actuó de interior izquierdo, ocupando Leuko la demarcación de lateral.

El Lleida entró al partido con la firme idea de llevarse los tres puntos de vuelta a la Terra Ferma. El Mestalla, prácticamente, no salía de su campo. Manu Molina y Portu no entraban en contacto con el balón y Chumbi e Hiroshi no eran capaces de retener el esférico en zonas atacantes cuando les llegaba en largo. Aún así, el equipo catalán no creaba ocasiones de gol. Lo más cercano fue algún barullo en el área. Señalábamos en la previa que el aspecto psicológico iba a ser importante, que los jugadores del Mestalla tal vez se podían ver atenazados por su posición en la tabla y su dinámica negativa. Tras el encuentro Nico Estévez señaló  que si el equipo “estuviera mentalmente débil hoy hubiéramos perdido el partido”. Ciertamente, el Mestalla hizo un despliegue defensivo que requirió de concentración e intensidad. Destacaron en este aspecto los centrales y, sobre todo, Carlos Ayala. A partir del minuto 25 el Mestalla empezó a salir a la contra con más intención. De hecho, el árbitro anuló un gol legal a Hiroshi por fuera de juego. El pase de CIfo había sido magistral.

Llegado el descanso parecía que el Mestalla venía en una línea ascendente y que el Lleida se había ido desinflando debido a que su dominio era estéril. Sin embargo, en el segundo periodo los leridanos acrecentaron la presión sobre el marco defendido por Jaume. Es cierto que sus ataques carecían de excesiva claridad por la gran labor defensiva de los blanquinegros pero el filial no daba ninguna sensación de poder ganar el partido. Nico Estévez cambió a Manu Molina por Mario Arqués ya que la zona de creación no estaba funcionando. También entró al campo por Cedric por Cifo que dejó pinceladas de su enorme clase.El delantero del Lleida, Jaime Mata, se hacía un hueco en el área y mandaba el balón a la cruceta. El partido parecía que se decantaba del lado del equipo catalán. Más, cuando el árbitro señaló un riguroso penalti por una carga en el salto de Cedrc al atacante leridano. Jaime Mata lanzó el penalti a la derecha de  Juame que le adivinó la atención y logró hacer una gran parada. El Mestalla advirtió que se estaba presentando demasiados condicionantes a favor como para no ir a por el partido. Nico Estévez ordenó el cambio de Mario Marín por Juan Delgado cuando el árbitro señaló el penalti y, tras el fallo, no modificó su decisión. Delantero por lateral derecho y reestructuaración del equipo con Leuko pasando a la banda derecha y Gayá retrasando su posición.  Sin mucho orden el Mestalla fue tomando posiciones en el campo del Lleida y acabó por encerrar al equipo catalán. En el último suspiro y tras un saque de córner el árbitro decidió señalar penalti a favor del filial. El supuesto agarrón se produjo en una zona en la que no influía el balón. En estos casos cabe recordar que los penaltis los fallan los que tienen la valentía de lanzarlos. Y Mario Arqués asumió la responsabilidad.  Pau Torres detuvo la pena máxima y el árbitro señaló el final.

Tras el penalti Portu se quedaba tendido en el césped hundido. Por su carácter se recuperará rápidamente del golpe pero además, él y sus compañeros tienen motivos para estar satisfechos. Vistos los méritos de unos y otros el empate se puede dar por bueno. Además se pueden extraer otras conclusiones positivas. No se encajó ningún gol y, como dijo Nico Estévez después, “hemos demostrado que podemos competir contra un candidato a jugar el playoff de ascenso”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *