El Mestalla se jugará la vida en las dos últimas jornadas

El filial valencianista pierde un partido clave para sus aspiraciones de permanencia aunque sigue dependiendo de sí mismo para salvarse a falta de dos jornadas para que acabe la Liga.


Se tenían que dar dos circunstancias para que el Mestalla certificara su permanencia en Segunda División B: que el equipo blanquinegro ganara en Cornellà y que el Eldense perdiera en casa contra L'Hospitalet. Sin embargo, sucedió todo lo contrario: el filial valencianista cayó derrotado en su visita al equipo catalán y el Eldense ganó por un contundente 5-1. Así las cosas habrá que esperar a las últimas dos jornadas para ver qué sucede. Ahora mismo el Mestalla está dos puntos por encima de la posición que obliga a jugar una eliminatoria por no descender y a dos puntos del descenso directo. El partido del próximo domingo contra el Espanyol B en el Antonio Puchades será una final a vida o muerte.

Tal y como se preveía el Mestalla vivió ayer un partido muy complicado. En el Nou Municipal de Cornellà de Llobregat no cabía ni un alfiler. Es la primera vez que el equipo barcelonés disputa la categoría de bronce y su afición no quiere que sea la última. El Mestalla llegaba al choque con bastantes bajas y la principal novedad en la alineación de Curro Torres fue el debut del mediocentro juvenil Carlos Soler que acompañó a Tropi en la zona de creación.

Los primeros minutos de partido evidenciaron la tensión y la importancia de los puntos en juego. Muchas interrupciones y poco fútbol. La primera llegada de peligro corrió a cargo del Valencia con un disparo de Tropi que se marchó por encima del larguero. Aún así, no era un partido con demasiadas ocasiones de gol. El Cornellà aprovechó la primera que tuvo para adelantarse en el marcador y, a la postre, llevarse los 3 puntos. Era el minuto 25 y Xemi batió a Jaume tras rematar un centro de Joel. El gol generó dudas en el filial valencianista y el Cornellà empezó a sentirse más cómodo. Curro Torres, al final del partido hizo hincapié en la dificultad de jugar en un terreno de juego de reducidas dimensiones. El filial valencianista no tenía fácil darle la vuelta al encuentro.

Aún así, lo estuvo intentando durante toda la segunda parte. La primera ocasión clara la tuvo el equipo blanquinegro gracias a un disparo de Carlos Soler que se fue por poco. El filial adelantó las líneas y Curro Torres, con los cambios, quemó todas las naves: salieron tres jugadores de ataque: Nando, Fernando Cano y Borja, por tres defensores: Leuko, Salva Ruiz y Tendillo. Sin embargo, faltó claridad de ideas para llegar con peligro a la portería del Cornellà. Los minutos se consumieron y el filial no pudo conseguir el gol del empate.

Desde principio de temporada se ha hablado de que este año la misión del Mestalla era no pasar apuros para mantener la categoría. Comentábamos hace unas semanas que esaba resultando algo frustrante no conseguir el objetivo pese al buen rendimiento del equipo. Ahora toca sufrir pero la confianza en el equipo sigue siendo plena. El domingo que viene el filial se juega la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *