Entran dos, uno sale

A falta de cuatro jornadas para que acabe la temporada el Mestalla afronta un duelo vital para la salvación contra un rival directo


El buen partido contra el Lleida la semana pasada no sirvió para poner tierra de por medio con la zona peligrosa de la clasificación. Las sensaciones fueron muy buenas pero el empate insuficiente. La decimosexta posición, que implica jugar la eliminatoria de descenso a Tercera División, está a sólo tres puntos y cinco equipos están involucrados en esa diferencia. A falta de cuatro jornadas para el final el Mestalla no puede relajarse lo más mínimo. El partido de hoy, además, es clave porque el Olot es un rival directo y lleva los mismos puntos que el filial valencianista. La lucha por la permanencia en la Segunda B se podría asociar al mundo distópico de la película Mad Max. La aridez del paisaje le viene muy bien a la categoría de bronce del fútbol de español. Hoy, en Olot, como en la Cúpula del Trueno, entran dos y uno sale.

El equipo catalán, este año, está obteniendo mejores resultados a domicilio que en su estadio. Lo sabe el Mestalla que en el partido de ida perdió por 1-3. El goal average particular también será un elemento a tener en cuenta en el duelo entre ambos equipos. El Olot sigue haciendo historia en su segunda temporada en Segunda División B. El equipo blanquinegro deberá estar especialmente atento al extremo izquierdo Coro y al delantero goleador Carlitos.

El Mestalla quiere continuar con su buena línea de juego y, sobre todo, refrendarla en el marcador, Curro Torres, a diferencia del partido contra el Lleida, podrá contar para este envite con Tropi y Salva Ruiz. Dos futbolistas que abren el abanico de opciones para el entrenador valencianista. El Mestalla va recuperando efectivos de la enfermería: Sito, Alberto Jiménez y Akapo ya están disponibles para el técnico del Mestalla tras pasar muchos meses lesionados. Las únicas bajas para el choque de hoy son las de Diallo por sanción y Jorge Muñoz que con su proceso de recuperación.

El filial valencianista tiene la oportunidad de dar un golpe en la mesa para reivindicar su permanencia. Deberá saber competir ante un equipo que tiene una propuesta de fútbol basada en el juego directo y la fuerza física. En la batalla de Olot entran dos y uno sale.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *