No levantan cabeza

No consigue el filial valencianista poner fin a la mala racha de resultados que la ha situado en la parte baja de la clasificación. Esta vez cayó frente al Huracán en Manises y, a diferencia de otras ocasiones, no se puede esgrimir que el Mestalla jugara mejor que su rival o que mereciera la victoria.


El equipo entrenado por Nico Estévez no levanta cabeza. Empieza a pesar la dinámica negativa de resultados en el juego y el filial fue incapaz ante Huracán de hacer un buen partido. Puede que la suerte no acompañe ya que el tempranero gol del equipo rojiblanco condicionó el partido pero el filial no tuvo capacidad de reacción y empieza a hundirse en la tabla de clasificación.

La principal novedad en el once del Mestalla fue la entrada de Juan Delgado en ataque en detrimento de Hiroshi. Manu Molina volvió a ocupar el interior izquierdo con libertad para irse al centro y dejar toda la banda a Gayá. La primera oportunidad del partido la tuvo, precisamente, Manu Molina a saque de falta directa. Su lanzamiento se fue por poco a la derecha de la portería defendida por Paco. Al poco, el Huracán se puso por delante en el marcador por medio de Adrià Granell. Un balón a la espalda de Ayala y una media salida de Yeray permitieron al delantero rojiblanco poner el uno a cero en el marcador. Era el minuto 12 y el Mestalla ya tenía que remar a contracorriente. Demasiada exigencia para un equipo que no va sobrado de confianza debido a los últimos malos resultados cosechados. El partido transcurrió como estaba previsto. Las dimensiones del campo del Huracán marcan el estilo de los encuentros: ásperos y trabados. Pese a que Nico Estévez diseñó un equipo en este sentido, el conjunto de Manises se siente más cómodo en estas circunstancias. Era el Huracán el que estaba más cerca de marcar y dispuso de dos buenas ocasiones antes de que acabara la primera parte. La peor noticia fue la lesión de Robert Ibáñez que tuvo que retirarse del campo a la media hora de juego

A la vuelta de los vestuarios Nico Estévez decidió mover el banquillo y entró Hiroshi por Juan Delgado. Sin embargo, sobre el césped no cambió mucho la situación. El Huracán seguía insistiendo hasta que en el minuto 61 consguió hacer el dos a cero. Luismi lanzó un potente disparo desde larga distancia que sorprendió a Yeray. A partir de este momento, con el partido muy cuesta arriba, el Mestalla ofreció una mejor imagen. Cedric entró por Mario Arqués y Manu Molina se desplazó a la zona de construcción de juego. Aún así, pese a la leve mejoría, las mejores ocasiones no llegaron hasta que el partido estaba cerca de finalizar. Primero Hiroshi y luego Quintanilla con sendos remates de cabeza estuvieron muy cerca de marcar.

El Mestalla sigue inmerso en una dinámica negativa y como reconoció Nico Estévez al final del encuentro  “lo único que nos puede dar confianza es ganar, ya no vale con las sensaciones”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *