Buen punto en un partido serio

El filial valencianista contuvo a uno de los equipos más potentes de la Liga y casi consigue los tres puntos en la última jugada.


El Lleida Esportiu ocupa la tercera posición del grupo III de la Segunda División B porque es un equipo con muchos recursos: defensa contundente, dos mediocentros capaces de generar fútbol y dos delanteros que conocen el oficio por arriba y por abajo. En el Antonio Puchades demostró tener una propuesta algo diferente a la mayoría de equipos de la categoría que lo fían todo al trabajo físico y al fútbol directo. Hay que valorar pues el hecho de que el Mestalla le jugara de tú a tú al Lleida. El filial valencianista hizo de nuevo un buen trabajo. Hay que otorgarle gran parte del mérito a Jaume que tuvo una espléndida actuación pero en conjunto el equipo estuvo serio en defensa y teniendo alternativas en ataque.

La presidenta del Valencia Layhoon Chan presenció por primera vez un partido del filial valencianista. Junto a ella también estuvieron Rufete y Amadeo Salvo. El manager general y el presidente ejecutivo comentaban constantemente las circunstancias del juego con la presidenta. Sobre el campo lo cierto es que no se vio un partido bonito. El Lleida salió más decidido a por la victoria y ya se vio desde la primera ocasión del equipo catalán que Jaume estaba inspirado. Respondió el guardameta del Lleida, Torres, sacando una excelente mano a un gran cabezazo de Àlex López. Sólo hubo una ocasión más en la primera parte y fue para el equipo visitante como consecuencia lógica de su dominio territorial. También en esta oportunidad Jaume salvó al filial tras un disparo casi a bocajarro de Chamorro.

En la segunda parte el Mestalla empezó a equilibrar la balanza en cuanto a posesión. Aparecieron más Fernando Cano y Nacho Gil y el equipo lo agradeció. Nando, como siempre, generaba peligro cada vez que entraba en contacto con el balón y ahora lo hacía más a menudo. Aún así el Lleida seguía llegando con claridad y seguía exigiendo la mejor respuesta de Jaume. El partido seguía siendo bastante cerrado pero conforme pasaban los minutos se iban abriendo algunos espacios. Al final dio la sensación de que el Mestalla buscó el gol con más ambición. Estuvo cerca de conseguirlo poco antes de que el árbitro señalara el final. Lástima que Nando llegara algo forzado al pase de Ayala cuando el Antonio Puchades ya cantaba gol.

Los futbolistas saludaron desde el medio del campo y los asistentes les despidieron con una calurosa ovación. Los dos equipos lo habían dejado todo en el campo y por eso, el punto sabe mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *