Buen trabajo y mal resultado

A falta de dos minutos para cumplirse el tiempo reglamentado el Mestalla recibió el gol que significó la derrota. Antes, el equipo dirigido por Curro Torres había acumulado méritos para llevarse algo positivo de El Collao.


La 'zona Cesarini' es decir, los minutos finales del partido, adquieren un significado especial en la Segunda B. Una categoría que privilegia los detalles más que el conjunto del juego y penaliza cualquier descuido. Lo sabe perfectamente el Mestalla porque ya le ha pasado más de una vez. En Segunda B hay que matar los partidos y rematarlos. O, por lo menos, hay que tener el oficio suficiente como para que el resultado final refleje el trabajo realizado sobre el campo y ayer en el Collao no sucedió eso. El Mestalla dio continuidad a su excelente línea de juego pero no pudo plasmarlo el marcador.

Respecto al once que consiguió la victoria en Villarreal entraron Salva Ruiz por Lato en el lateral izquierdo y Dani Ramírez por Tropi. Esto supuso que Fernando Cano retrasara su posición para jugar al lado de Zahibo. Precisamente, el equipo de naranja empezó apretando con una ocasión del espigado mediocentro francés. En el minuto 2 un disparo de Zahibo se fue por muy poco. El Mestalla había entrado en el partido advirtiendo de su ambición. Sin embargo, los primeros compases del choque fueron de dominio indefinido. El Alcoyano trataba de llegar con balones en largo pero la defensa valencianista se mostraba segura. Además, conforme pasaban los minutos, el Mestalla iba dando muestras de su peligro ofensivo. El equipo dirigido por Curro Torres contragolpeaba con el cuchillo entre los dientes. El Mestalla volvió a sentirse cómodo sobre el campo y los futbolistas ofensivos disfrutaban en cada jugada de ataque combinando con rapidez y precisión. Primero Àlex López no pudo llegar a un centro de Leuko y después Salva Ruiz lo intentó desde el perfil izquierdo con un disparo con la pierna derecha. Diego García, desvió a córner en una gran intervención. A raíz del lanzamiento de esquina llegó el primer gol del filial valencianista. Zahibo recogió un rechace tras un remate de cabeza de Ayala y envió el balón al fondo de las mallas. Era el minuto 28 y el gol hacía justicia a lo que se estaba viendo en el terreno de juego. Sin embargo, el equipo alicantino, sin hacer nada del otro mundo consiguió empatar en el minuto 35 en una jugada en la que Jaume no estuvo excesivamente afortunado. El gol cambió la tendencia del partido hasta el descanso y el Alcoyano, por primera vez, asumió la iniciativa del juego creando problemas al Mestalla.

En la reanudación las fuerzas se volvieron a igualar. Aún así, tal y como sucediera en el primer periodo, el filial valencianista daba la sensación de tener el partido controlado sin pasar excesivos apuros en defensa y llevando peligro a la contra. Y más aún, durante muchos tramos el Mestalla se hizo el claro dominador. Se llegaba a la 'zona Cesarini' y se imponía la máxima de que 'lo que no has podido ganar en 80 minutos no lo pierdas en 10'. Parecía que ambos equipos daban por bueno el resultados pero en el 88, tras otra acción de infortunio, un balón rebotado en un zaguero valencianista acabó en el gol de la victoria de los locales.

Sin duda, un mazazo para el filial blanquinegro que puede extraer muchas conclusiones positivas del partido pese a la derrota.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *