El filial conquista la Ciudad Deportiva del Villarreal

Magnífico partido del Mestalla en la Ciudad Deportiva del Villarreal. El equipo dirigido por Curro Torres apenas sufrió en defensa e impuso su calidad en ataque en el segundo tiempo.


Se hizo bastante difícil de explicar el rendimiento del Mestalla el sábado pasado contra el Hércules y el partido de esta tarde disputado en Villarreal corrobora que aquello fue un accidente. El filial valencianista llega a final de temporada en un momento de juego excelente. El equipo es capaz de competir contra cualquiera y rebosa talento para definir los partidos a su favor. En Villarreal se vio a un equipo maduro, que supo manejar los tiempos, conteniendo cuando el partido lo requería y ambicionando cuando se puso de cara.

El Mestalla salió con el once previsto con la gran novedad del juvenil Lato en el lateral izquierdo. El partido empezó con los dos equipos contemporizando. Sin arriesgar demasiado la posesión, sobre todo, por parte de los locales. El Mestalla sí buscaba con más verticalidad la portería grogueta cuando recuperaba el balón. Pero en general, en el partido pasaban pocas cosas. A partir del minuto 20 el encuentro se fue volviendo más brusco y el árbitro se vio obligado a amonestar a dos futbolistas del Villarreal. La importancia de los puntos y la tensión propia de un derbi se palpaba en el campo. A punto de llegar a la media hora de juego Lato realizó una gran incorporación por la banda izquierda y recortó hacia adentro por dos veces a sendos defensores del Villarreal. Su disparo rebotó en un zaguero y el rechace cayó a Fernando Cano que no pudo concretar su remate entre los tres palos por poco. El Mestalla estaba bien plantado sobre el terreno de juego y apenas sufría en defensa aunque la calidad de los hombres de arriba del Villarreal exigía estar concentrados hasta el extremo. Conforme se llegaba al final de la primera parte la balanza se empezó a decantar del lado blanquinegro. El equipo dirigido por Curro Torres encerró al Villarreal en su campo. Nacho Gil y Nando, cada uno por una banda, desequilibraban constantemente y por el centro Fernando Cano entraba en contacto con el balón cada vez con más asiduidad. El final de la primera parte fue un síntoma de lo que sucedió después.

El segundo tiempo empezó con un centro-chut de Nando que estuvo cerca de sorprender a Bañuz. El partido tenía un ritmo muy alto y el Villarreal también lo intentó con un disparo que despejó Jaume. Los corsés del primer periodo se habían roto y los dos equipos buscaban decididamente adelantarse en el marcador. El que lo consiguió fue el que más asentado estaba sobre el terreno de juego. En el minuto 50 llegó el gol de Àlex López: tras una gran combinación entre Nacho Gil y Leuko por la derecha el primero centró al primer poste donde apareció el delantero catalán para fusilar a Bañuz. El partido se ponía de cara para el filial valencianista que, con buen criterio, no se encerró atrás y siguió buscando la portería grogueta. El equipo local había notado el golpe psicológico del gol. El Villarreal estaba ansioso, no tenía pausa y facilitaba el trabajo defensivo del Mestalla. El equipo dirigido por Curro Torres iba manejando los tiempos con solvencia. El técnico del filial realizó la primera sustitución en el minuto 62. Salió al campo el juvenil Borja Domingo por Àlec López lesionado. Poco después, Curro Torres volvió a verse obligado a hacer un cambio. En este caso, el jugador lesionado fue Nacho Gil y en su lugar entró Dani Ramírez. El filial valencianista apenas notó los contratiempos y de hecho, en el minuto 71 consiguió hacer el segundo tanto. Lato, como una flecha, pisó área por la parte izquierda y su potente centro fue rematado por Borja Domingo a las redes. El futbolista de Requena se estrenaba como goleador en la Segunda División B. En el minuto 80 Fernando Cano hizo una jugada al estilo Messi yéndose de dos contrarios pero no pudo definir ante la salida de Bañuz. En el saque de esquina siguiente el propio Cano cabeceó a gol el centro botado desde la parte derecha. El filial valencianista había conseguido desquiciar al submarino amarillo merced al gran trabajo. Y pudo llegar otro gol en la acción siguiente pero Nando no logró superar al guardameta en el mano a mano. Estaba mucho más cerca el cuarto gol que la reacción de los locales. Los futbolistas blanquinegros estaban disfrutando sobre el campo y la tribuna se iba despoblando de aficionados groguets. El final del partido fue una posesión de varios minutos del Mestalla que había conquistado con suficiencia una plaza difícil y con un valor simbólico especial. Eso sí, el equipo groguet consiguió el gol de la honrilla cuando pasaban dos minutos del tiempo reglamentado.

Con estos tres puntos el Mestalla encara el final de temporada afianzándose en la zona media de la tabla a la espera de lo que hagan los demás equipos en la jornada dominical.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *