El filial también gana lejos de Paterna

Gran partido del Mestalla de principio a fin. Bien posicionado en el campo, ambicioso y competitivo. El tempranero gol de Nando otorga tres puntos vitales para que el equipo dirigido por Curro Torres afronte con tranquilidad los próximos compromisos.


El Mestalla está demostrando ser un equipo maduro. Frente al Atlético Baleares manejó los tiempos del partido a su antojo. Fue mejor que su rival a lo largo de los 90 minutos y sólo la escasa renta obtenida concedió a los locales la oportunidad de empatar al final del encuentro. El Mestalla, antes, había generado ocasiones suficientes para sentenciar, apenas pasó apuros defensivos y no se arredró ante los intentos de intimidación de algunos jugadores baleares.  

La baja de Zahibo en la medular provocó que Curro Torres alineara a Tropi y Fernando Cano en la zona media. Dos futbolistas que llevan toda la vida desempeñando esos roles. Tropi más pendiente de labores de contención y Cano construyendo juego. En ataque, la responsabilidad ofensiva recayó en Iban Salvador, Nacho Gil, Nando y Àlex López

El partido empezó con mucho ritmo y una gran ocasión del Mestalla en el minuto 1. Iban Salvador ganó la línea de fondo por la banda derecha y su 'pase de la muerte' fue rematado por Leuko desde dentro del área muy ajustado al poste pero desviado. El filial valencianista avisaba: había cruzado un trozo del Mediterráneo para llevarse los 3 puntos.

El equipo dirigido por Curro Torres asumió la iniciativa del encuentro y en el minuto 9, un rápido y preciso contragolpe del Mestalla en el que participaron casi todos los jugadores de ariba acabó con el balón en las botas de Nando dentro del área. El extremo derecho recortó hacia dentro y golpeó a puerta con el exterior. El balón rebotó en un zaguero y despistó al portero balear antes de colarse dentro de la portería.

El buen inicio del Mestalla había tenido su recompensa. El gol no cambió el escenario. El equipo de naranja seguía controlando el juego. Fernando Cano y Tropi lanzaban a su equipo desde la zona media, Àlex López cumplía a la perfección su misión de darle continuidad a las jugadas de ataque y Nacho Gil, Nando e Iban Salvador desbordaban por velocidad. Las pequeñas dimensiones del terreno de juego obligaban a practicar un fútbol vertical, con pocos pases en el centro del campo.

El partido estaba para el 0-2. El Mestalla llegaba continuamente a la portería de los locales aunque ninguna de las acciones era excesivamente clara. A partir de la media hora de juego el partido se hizo más brusco. Cano y Tropi se cargaban con sendas tarjetas amarillas e Iban Salvador, como suele ser habitual, estaba en todas las salsas. El Baleares, en el último tramo del primer periodo tuvo mayor dominio territorial pero esto abría la posibilidad al filial valencianista de salir a la contra. Nando, en el minuto 37, volvió a pisar área con peligro pero antes de disparar el defensa recuperó la posición y redujo las opciones del valencianista. Poco después, Nacho Gil reclamó un penalti. El árbitro señaló el final del primer periodo y el filial valencianista había hecho un trabajo impecable.

El segundo tiempo siguió con un ritmo de partido muy alto. Àlex López fue agredido en el minuto 50 pero el árbitro no vio la acción de Joan Vich. El choque subía de revoluciones por momentos. El Atlético Baleares quería ir hacia arriba pero le faltaban ideas y el Mestalla estaba firme en defensa. El equipo de naranja presionaba bien y seguía dando sensación de peligro cuando atacaba.

Nacho Gil la tuvo una ocasión muy clara en el minuto 65. Recibió dentro del área un balón a media altura, controló con el pecho y, a media vuelta, enganchó una volea que obligó al guardameta balear a realizar una parada de mucho mérito. Al filial sólo se le podía echar en cara que sólo ganara por un gol de diferencia. El partido seguía abierto pese a la superioridad de los visitantes. De hecho, poco después, llegaron las oportunidades más claras para el Atlético Baleares. En la primera, el balón se paseó cerca de la línea de gol sin encontrar rematador. Y en la acción siguiente, Jaume hizo un paradón ante el disparo del jugador local. Era la primera vez que el Baleares llevaba verdadero peligro a la portería del Mestalla.

Curro Torres decidió mover el banquillo: entró al terreno de juego Tendillo y salió Fernando Cano. El central se colocó en el centro del campo al lado de Tropi en una versión más defensiva de la zona media. La siguiente sustitución se produjo en el minuto 80 y supuso la entrada de Rafa Mir por Nacho Gil. Se acercaba el final del choque y la ofensiva final del Atlético Baleares no llegaba. Por si acaso, Curro Torres reforzó el juego aéreo de su equipo con la entrada de Nacho Vidal por Iban Salvador. Un par de balones colgados al área generaron dudas en Jaume pero el gol de los locales no llegó. El Mestalla prácticamente se había encerrado atrás por voluntad propia pero aguantó bien las embestidas finales del Atlético Baleares.

Al final, el marcador hizo justicia a los méritos de uno y otro equipo. El Mestalla con esta victoria consigue situarse 6 puntos por encima de la eliminatoria de descenso y distanciarse en 8 puntos del descenso directo.    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *