Como en casa

El Mestalla consigue ganar al Badalona con merecimiento.


La tranquilidad del filial valencianista pasa por ganar todos los partidos en la Ciudad Deportiva de Paterna y lo cierto es que en los últimos siete partidos disputados en casa ha ganado cinco y ha empatado dos. Si se quiere soñar, aún quedan 30 puntos en juego y habrá que ganar también fuera de casa. A falta de diez jornadas para que acabe la Liga el Mestalla está a 6 puntos de los puestos que dan acceso al ascenso, con un partido más que el cuarto clasificado y a 6 puntos de la eliminatoria para salvarse del descenso. Igualmente, si el equipo dirigido por Curro Torres repite el rendimiento ofrecido contra el Badalona, por lo menos, se vivirá un final de temporada sin sufrimiento que es el objetivo de la temporada y un avance respecto al pasado reciente.

Porque el Mestalla venció y convenció frente al Badalona. El equipo blanquinegro fue dominó y fue mejor que su rival en la primera parte y, en la segunda, siguió llevando peligro al contragolpe e impidió que los visitantes generaran ocasiones de gol.

El partido empezó con el filial valencianista llevando el peso del juego. El partido se disputaba en el terreno del Badalona y los futbolistas del Mestalla combinaban con peligro cerca del área defendida por Marcos. Como consecuencia lógica empezaron a llegar las ocasiones para el filial. La primera la tuvo Àlex López tras un gran centro de Salva Ruiz y un gran desmarque del propio delantero centro. El Mestalla dominaba y llegaba pero no lograba ponerse por delante en el marcador. El Badalona fue, poco a poco, dando señales de vida en el plano ofensivo pero el filial valencianista consiguió adelantarse en el minuto 40 gracias a una acción afortunada en la que el zaguero Álvaro Vega, sin querer, introdujo el balón en su propia portería. El partido se ponía franco para el Mestalla que veía recompensada su buena primera mitad.

El Badalona salió buscando el gol en la segunda parte pero el Mestalla no se limitaba a defender su ventaja. La tendencia del partido había cambiado y ahora se podía ver un choque igualado. Conforme pasaban los minutos el equipo visitante iba adelantando las líneas.El dominio territorial del Badalona era absoluto pero el peligro lo llevaba el Valencia a la contra. Así se llegó a la parte decisiva del encuentro. Defender una ventaja mínima a falta de diez minutos para que acabe el partido es lo que marca la diferencia entre ser competitivo y no serlo. Y el Mestalla demostró la madurez suficiente como para aguantar las embestidas del rival. El árbitro decidió añadir cinco minutos al tiempo reglamentado. Una mala noticia que se convirtió en magnífica cuando el juvenil Rafa Mir, de 17 años y que acababa de entrar al terreno de juego, marcó su primer gol con el Mestalla en su segunda participación con el filial.

El Mestalla ratificaba su victoria y obtenía tres puntos fundamentales para vivir una semana más en paz y tranquilidad. Y es que, como en casa, en ningún sitio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *