El Mestalla muere en la orilla

El filial valencianista jugó con un hombre menos durante 70 minutos pero no le perdió la cara al partido en ningún momento. Consiguió empatar el gol inicial de L’Hospitalet e incluso tuvo ocasiones claras para ganar. Sin embargo, fue el equipo catalán quién logró imponerse en el minuto 86.


Nadó mucho el Mestalla en L’Hospitalet del Llobregat. Nadó contra corriente porque en el minuto 20 Nacho Gil fue expulsado por doble amonestación y porque el equipo local se adelantó en el marcador en el 54. Incluso divisó la final con opciones de conseguir el oleaje y el partido. Pero todo el trabajo se fue al traste y el equipo dirigido por Curro Torres cayó de la forma más dolorosa, a punto de llegar a la orilla, fallaron las fuerzas y en el 86 los locales lograron el gol de la victoria.

Poco se puede reprochar al Mestalla en su visita a L’Hospitalet. Si la semana pasada el filial valencianista no supo jugar contra nueve, siete días después, compitió con uno menos. Así son las cosas del fútbol. El partido fue bastante igualado en la primera parte pese a que el Valencia jugó con diez desde el minuto 19 cuando Nacho Gil recibió la segunda tarjeta amarilla por protestar. El choque se estaba caracterizando por las continuas interrupciones. Ningún equipo dejaba jugar al otro y el partido estaba resultando bastante bronco. Jaume apenas tuvo trabajo y el Mestalla inquietó la portería rival por medio de Iban Salvador.

La segunda parte empezó con L’Hospitalet yendo al por el partido con más determinación. Avisó en el minuto 52 Alcaraz con un disparo desde media distancia y, poco después, el propio Alcaraz de falta, logró batir a Jaume. El Mestalla se repuso muy rápido y en el 59 Ibán Salvador, que volvía a la que fue su casa, consiguió el gol del empate tras anotar un penalti que él mismo había provocado. El filial valencianista había conseguido empatar con uno menos pero todavía quedaba mucho partido por delante. L’Hospitalet se lanzó en busca de la victoria y encerró al Mestalla en su campo. Sin embargo, el trabajo defensivo y la gran actuación de Jaume impedían que el equipo catalán se volviera a adelantar en el marcador. Se llegaba al minuto 80 y el filial valencianista tuvo la victoria en sus manos o, mejor dicho, primero en las botas de Nando que no pudo superar al portero local en un mano a mano y después en las botas de Fernando Cano que no logró precisar un disparo cuando lo más sencillo parecía marcar. El Mestalla había tocado la hazaña con la yema de los dedos pero todo se fue al traste en el minuto 86 cuando L’Hospitalet, por medio de Agus, hizo el segundo gol.

Debutó el delantero juvenil Rafa Mir para volver a buscar el empate pero ya no quedaba tiempo para más. El Mestalla se marchaba de L’Hospitalet sin haber alcanzado la orilla después de mucho nadar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *