El Mestalla no puede contra nueve

El filial valencianista jugó con un futbolista más durante 60 minutos y con dos más durante media hora. Salva Ruiz consiguió empatar pero, pese a los muchos intentos, no llegó la remontada.


Desgraciadamente, hablar del partido disputado en el Antonio Puchades entre el Mestalla y el Sant Andreu es hablar de la actuación arbitral. El colegiado Navarro Fuentes condicionó claramente el transcurso del encuentro aunque, en cuanto al reparto de justicia, cabe decir como atenuante que ambos equipos acabaron sintiéndose igual de perjudicados.

Todo empezó cuando el colegiado sacó una amarilla demasiado rigurosa a Fernando Cano en una acción que era falta sin más. Puso el listón muy alto Navarro Fuentes y eso provocó que, en el minuto 31, Llamas, lateral derecho del Sant Andreu, recibiera la segunda amarilla y la consiguiente expulsión. La segunda acción, en caso de ser falta, sí podía motivar una amonestación pero la primera fue, de nuevo, demasiado estricta. Así las cosas el árbitro decidió compensar al Sant Andreu con un penalti a favor en una acción más que dudosa en la que el debutante Diallo derribó supuestamente al delantero visitante.

Antes de que el árbitro determinara el curso del partido se pudo ver al Mestalla llevando el peso del juego. El Sant Andreu se limitaba a defender y al filial valencianista le costaba crear ocasiones de gol. Lo intentó Salva Ruiz con un espectacular lanzamiento de falta que parte de la grada, por el efecto óptico, celebró como si hubiera entrado. Faltó poco. También Nando gozó de una clara oportunidad tras irse por velocidad de los centrales y encarar al portero del Sant Andreu. El equipo blanquinegro empezaba a carburar, sin embargo, el partido cambió en cuestión de cinco minutos: en el 31 llegó la expulsión de Llamas y en el 37 el penalti en contra. Jaume detuvo la pena máxima pero Ton, el lanzador, fue el primero en llegar al rechace y envió el balón al fondo de las mallas. El Mestalla acabó la primera parte anunciando el monólogo ofensivo que vendría después.

Porque el segundo tiempo fue un continuo ataque de los blanquinegros. El filial acumulaba ocasiones claras pero no lograba batir a Morales. Curro Torres quemaba todas las naves: primero dio entrada a Dani Ramírez por Diallo, es decir, a un mediapunta por un central y después entró un delantero, Iban Salvador, por un mediocentro defensivo, Zahibo. El Mestalla quería ser protagonista pero el árbitro volvió a acaparar la atención cuando expulsó con roja directa a Rubén, el lateral izquierdo del Sant Andreu. Hasta los aficionados valencianistas se llevaban las manos a la cabeza porque la falta no fue para tanto.  El Mestalla, excepto el resultado, lo tenía todo a favor, incluso el fuerte viento que impedía que Morales pasara de medio campo cuando sacaba en largo desde su portería. Es cierto que el filial valencianista pudo gestionar mucho mejor su superioridad numérica. Los cambios de juego para aprovechar los espacios brillaron por su ausencia. Aún así, el equipo blanquinegro se lanzó al ataque y dispuso de ocasiones suficientes para voltear el resultado. Hubo que esperar al minuto 83 para ver el primer gol del filial. Salva Ruiz culminó una gran acción personal tras una bonita pared con Dani Ramírez. El lateral izquierdo, más allá del gol, hizo un partido espectacular. Fue, sin duda, el foco ofensivo más peligroso de los locales. Aún quedaban siete minutos por delante para conseguir la remontada pero el Mestalla chocaba una y otra vez contra el muro defensivo de los catalanes.

Finalmente hubo reparto de puntos en un partido extraño. El Sant Andreu, pese a tener muy cerca la victoria, se fue bastante satisfecho dadas las circunstancias. El Mestalla, pese a que hizo méritos suficientes para hacer más goles, desaprovechó una gran oportunidad para distanciarse de las posiciones delicadas de la tabla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *