“Estamos preparados para estar entre los cuatro de arriba”

Imaginen esta delantera del Valencia CF: Paco Alcácer, Rodrigo, Álvaro Negredo y Àlex López. Sí, el futbolista que ya luce brazalete y galones en el filial de Curro Torres. Un perfil de delantero ‘tanque’ criado en la Masía que en apenas dos partidos ya se ha convertido en toda una referencia dentro y fuera del campo para el equipo, un capitán además de una voz autorizada para los más jóvenes. Su experiencia en la Segunda División B, pese a su corta edad, ya le permitió vivir otro proceso de venta, pero nada comparable a momentos como el que se produce nada más acabar esta entrevista. Un fugaz cruce de miradas con Negredo, que sale de su cita con la rehabilitación, una imagen donde destacan dos físicos curtidos en intensas batallas con las defensas contrarias. Mucha pasión por el gol en pocos metros cuadrados, así que tengan cuidado, un ‘tiburoncito’ anda suelto por Paterna…


Fue toda una sorpresa verle a usted como capitán en el primer partido de la temporada. Un recién llegado por delante de otros futbolistas con más tiempo en el equipo.

Eso surgió este verano en Girona, en el amistoso donde se votó entre los compañeros para el tema de lo del capitán. Salieron Sergio Ayala y Jaume Doménech como elegidos por el equipo, pero Curro y el cuerpo técnico decidieron que yo también lo fuera así que ahora mismo los tres somos los capitanes.

¿Le ha explicado Curro Torres qué busca en un capitán como usted?

Busca la experiencia de alguien que ha estado en la categoría, alguien como yo, que ha jugado un par de años en Segunda B. Es algo que le puedo transmitir al equipo y especialmente a la gente que viene del juvenil.  La experiencia, cosas de cómo situarse en el campo y qué pueden esperar de los campos donde vamos a ir a jugar esta temporada. En Segunda B se aprende lo que es el futbol de verdad. En el juvenil o en otras categorías inferiores es todo muy bonito, pero en otro equipo con gente veterana y que está pinchándote todo el día creo que de verdad se aprende lo que es el futbol de este nivel.

Después de salir de la Masía y pasar por el Reus, ¿por qué decide aceptar el reto del Valencia Mestalla y volver a estar en la cantera de un club?

Ya estuve en el juvenil del Barça, pero el paso por el Reus te hace aprender mucho. Yo quería llegar a un filial otra vez. Quería estar aquí porque considero que es el paso adecuado para subir y llegar arriba, tanto al primer equipo como a otro destino en el futbol profesional.

Se rumoreó que hubo algún equipo de Segunda División que le tentó para que rompiera su acuerdo con el Valencia.

Había algún equipo pero nunca llegó a surgir nada serio, yo ya lo tenía hablado desde Navidad con el Valencia y tenía claro que el sitio era éste. Cuando me lo ofrecieron valoré que éste es el tercer mejor equipo de España, no me lo pensé dos veces.

En su rol de capitán del equipo, ¿ya le ha tocado dar algún tirón de orejas a alguno de sus compañeros?

La verdad es que los chavales se están portando bastante bien. Tenemos a diez que vienen del juvenil y se están adaptando bien a la categoría. Tienen mucha calidad y he estado hablando con alguno de ellos sobre la manera en la que deben presionar y disputar los balones. No es igual que en el juvenil porque aquí la fuerza es muy importante, hay que entrar a tope porque si no te comen.

Hay gente que se pasa años en la cantera del equipo y nunca llega a pisar el estadio de Mestalla, y usted sin embargo en su segundo partido ya pudo lucirse el pasado fin de semana.

Curro nos dijo que si jugábamos en Mestalla podríamos jugar el domingo, mientras que aquí en Paterna teníamos pensado jugar el sábado. Por supuesto le dijimos que adelante ya que allí no se puede jugar cada día. Considero que le viene bien al equipo porque va más gente a animar, fueron casi 5.000, y nos viene mejor  toda la gente, lo espectacular y las dimensiones del campo. Cuando metes en ese campo a equipos de Segunda B, que juegan en sitios pequeños o artificiales, los agobias.

Y ahora además lo han renovado, tanto por dentro como por fuera.

Lo han dejado precioso.  Ya vine un par de veces el año pasado pero ahora, con todos los cambios en el interior, está mucho más bonito.

¿No supone un extra de presión para el filial el hecho de jugar en un estadio mítico, con más atención de prensa y aficionados?

La presión a nosotros nos viene bien. Tienes que aprender a jugar con ella porque si quieres llegar a ser profesional debes aprender a gestionarla. Presión del público y de la prensa, porque al final eso es lo que te hace aprender.

Y ya que hablamos de prensa, me imagino que habrá seguido todo el proceso de venta en el que está inmerso un Valencia que en las próximas fechas debe pasar a ser propiedad de Peter Lim de manera oficial. A una escala muy distinta, creo que usted ya vivió el año pasado el desembarco de un máximo accionista en el Reus con la figura de Joan Oliver.

A un nivel diferente, como bien dices. Pero en definitiva que venga gente que ponga dinero en los clubes es positivo, eso sí, siempre que no pase como en el Málaga o en el Racing de Santander. Si viene con intención buena de meter dinero y fichar al final lo que hace es que el equipo sea mejor y pueda competir a un nivel superior.

Precisamente, ¿cómo se vive desde abajo, desde el filial, la llegada de gente como Negredo, que se suma a Paco Alcácer y Rodrigo, y que dificultan aún más la posibilidad de que atacantes como usted den el salto inmediato al primer equipo?

La sensación no es la de venirse abajo, pero es complicado. Cada vez se ve más difícil llegar con gente como Rodrigo, Alcácer y Negredo. Aún así, soy de los que piensan que las oportunidades llegan y al final cada uno la tiene. Si cualquier día te suben tienes que darlo todo, y si te salen bien las cosas el entrenador que está puede confiar y seguro que confía en la cantera.

Hasta la llegada de Negredo usted era el perfil distinto a Paco Alcácer y Rodrigo que se manejaba desde el club. Por físico y estilo de juego.

Ahora, con la llegada de Negredo, será más complicado, pero insisto que al final la oportunidad llega y es importante estar ahí y darlo todo para poder tener continuidad.

¿Se convive bien con el hecho de tener que buscar los goles y el lucimiento para que se fijen los de arriba, pero además sin olvidar el necesario compromiso colectivo?

Es complicado mezclarlo, pero al final tienes que pretender jugar bien para el equipo, que en eso también se fijan los de arriba. Si lo haces bien para el equipo las ocasiones y los goles van llegando poco a poco, porque la gente de atrás tiene mucha calidad. La gente de fuera viene con ganas de subir, es algo que no se puede perder porque entonces tu sitio ya está en otro lado. Si la aspiración no es mirar para arriba tu sitio no está en el filial aunque aportes cosas, la gente que llega de abajo es normal que tenga más ganas porque así lo han sentido desde pequeños, pero los dos ámbitos tienen las mismas ganas.

Por si alguno se desvía del camino ya está ahí el ‘sargento’ Curro Torres.

Curro es muy exigente, quiere que lo demos todo hasta el final y no decaigamos. Cuando uno no pueda más se pide el cambio y punto. Luego, en el cara a cara, es muy buena persona y con muchas risas. Cuando está fuera del campo es un tipo muy majo y ‘enrollado’.

Lo que parece que no va a ser ni majo ni ‘enrollado’ va a ser el partido de este sábado, a las 19:00 horas, en campo del Huracán Valencia.

Debo confesar que es uno de los rivales a los que más ganas le tengo. Algo que arrastro desde la temporada pasada, un choque muy difícil marcado por el viento y donde los codos volaban. Amarilla y San Julián son dos centrales que te ponen las cosas muy difíciles.

Será otra experiencia para los más jóvenes del equipo, aquellos que suben del juvenil y todavía no han sentido la presión de jugar en este tipo de escenarios. ¿Recuerda con especial ‘cariño’ a algún rival de sus primeros días en la categoría?

Esto es otro mundo, aquí no te permiten ni la más mínima. Lo mejor es estar separado del central porque una vez te juntas con él estás muerto. Yo debuté en Tercera con 16 años y en cada entrenamiento me levantaría por ahí alguno de mi equipo. En cuanto haces cuatro cositas por ahí se encienden rápido, son veteranos que no aceptan esas cosas y el primero que me levantó estaría en mi equipo.

Vamos con una pregunta clásica hacia los delanteros. La cifra de goles que se imagina antes de irse a dormir por las noches…

No suelo pensar en la cifra de goles, pero si lo pienso detenidamente yo espero meter más de los doce que marqué el año pasado. Cada año quiero meter más goles e irme superando, sino creo que sería un paso atrás para mí.

Cuantos más goles meta usted más fácil será que el Valencia Mestalla se codee con los primeros puestos de la tabla. ¿Se han fijado como objetivo luchar por estar en puestos de playoff de ascenso?

La realidad es que esto no lo hemos hablado. Lo básico es mantenernos, pero el equipo está ilusionado y veo un grupo con mucha calidad. Los que suben del juvenil tienen mucha capacidad y potencial, y si se meten bien en la categoría y empezamos a jugar como sabemos creo que estamos preparados para estar entre los cuatro de arriba.

¿Mismo mensaje que transmite el entrenador?

Curro dice que nos centremos en el partido a partido, en ir ganando, y si llega el momento se hablará y le daremos el plus para estar ahí peleando con los mejores, que es lo más importante. El míster no ha sacado nunca este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *