Cinco minutos finales fatídicos

El Valencia deja escapar tres puntos en un final de partido para olvidar. Las futbolistas dirigidas por Cristian Toro realizaron una gran primera parte pero se fueron apagando conforme pasaban los minutos. Dos errores defensivos en el último suspiro determinaron la remontada del Rayo.


El día del Espanyol el Valencia recibió dos goles en los últimos diez minutos y se dejó empatar. Advertimos entonces de que se trataba de una situación extraña para un equipo que se caracteriza por lo contrario: la fiabilidad, la capacidad para saber sufrir y para sacar el máximo rendimiento de las ventajas obtenidas durante el partido. Por eso, lo sucedido en la Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano es algo desconcertante. El equipo de naranja hizo un gran primer tiempo pero se dejó llevar en la segunda parte. Dos errores en los minutos finales voltearon el marcador cuando parecía que los tres puntos estaban garantizados.

Pese a la derrota hay que seguir poniendo en valor el trabajo desarrollado por las futbolistas entrenadas por Cristian Toro. Como decíamos en la previa, a estas alturas, la temporada sólo puede calificarse de sobresaliente. El equipo se está reponiendo a las bajas con entereza. En Vallecas, el técnico argentino alineó a dos jugadoras de 16 años: Cintia y Vicky. La primera dejó en el banquillo a Salo y las segunda a Mitsue. Además, entró en el equipo Sara Micó en sustitución de Ivana con una fractura del quinto metatarsiano. Por las bandas actuaron Marta Mateos y Naiara y el resto del equipo fue el habitual. Pese a presentar un once inédito el Valencia salió al campo bien posicionado y con las ideas muy claras. Advirtió Mari Paz en el minuto 4 con un disparo raso cruzado tras recibir un buen pase de Gio. El balón se fue por poco. El dominio de las visitantes era absoluto y, al cuarto de hora, Mari Paz se inventó un gol de escándalo. La delantera gallega se encontró un balón botando en la zona de tres cuartos y tuvo la genial idea de golpearlo a la media vuelta con toda su alma. Alicia, portera del Rayo Vallecano, estaba algo adelantada y el disparo de la valencianista le sorprendió. A ella y a todos los espectadores. Un gol de bandera de Mari Paz y van 17. El Valencia había encontrado la recompensa a su gran inicio de partido y se ponía por delante en el marcador. El Rayo Vallecano tuvo una tímida reacción pero las jugadoras de naranja tenían la determinación de cerrar el partido cuanto antes. Pudo conseguirlo de nuevo Mari Paz pero, en esta ocasión, no estuvo acertada en el mano a mano contra Alicia que aguantó muy bien en la salida. Conforme se acercaba el final de la primera parte el equipo de Vallecas empezó a tomarle el pulso al partido. Sería la antesala de lo que sucedería en el segundo periodo.

Tras el descanso el equipo local se adueñó del partido. Una omnipresente Saray comandaba el juego ofensivo de las vallecanas y el Valencia se limitaba a aguantar las embestidas. En el minuto 55 se produjo el primer cambio en las filas valencianistas. Entró Mitsue por Vicky. Probablemente, con esta sustitución, Cristian Toro quería recuperar la posesión del balón pero fue inútil, el Rayo seguía siendo el dominador del encuentro. Hubo otra sustitución poco después pero en este caso fue obligada. Mari Paz se tuvo que retirar del terreno de juego con problemas físicos y en su lugar ingresó en el campo Anita Amo. Un golpe durísimo para el Valencia. La delantera gallega es pieza fundamental en este equipo hasta el punto de que ha disputado todos los minutos. Demasiadas adversidades en contra para el equipo valencianista que veía cómo el Rayo seguía creciendo ofensivamente. Hubo un contrapunto con una oportunidad de Trueno que había entrado en el campo en lugar de Marta Mateos pero la jugadora valencianista no consiguió golpear bien el balón y su disparo se marchó muy desviado pese a estar en una posición peligrosa. En el minuto 78 Saray estuvo a punto de igualar el marcador pero su chut no cogió portería por poco. La única buena noticia para el Valencia es que los minutos iban pasando. Sin embargo, a última hora el partido dio un vuelco de 180 grados. Una jugada mal defendida por Mitsue y Sara Micó acabó con un disparo de Saray que pilló mal colocada a Mariajo. Tres errores en una misma jugada acabaron con la consecuencia lógica del gol. Al Valencia le afectó negativamente el tanto encajado en relación inversamente proporcional al estímulo que le supuso al Rayo. Así pues, quedaba sufrir. Con el equipo vallecano volcado y el valencianista encerrado las locales dispusieron de una falta en la zona de tres cuartos. El balón bombeado llegó al segundo palo. Mulán reclamó falta de la delantera rayista en la disputa del esférico pero, en cualquier caso se produjo un error defensivo. El golpeó de Marian rebotó en Leila y se introdujo en la portería. Se había consumado el desastre.

A la espera de lo que hagan Atlético de Madrid y Levante mañana al Valencia se le pone muy complicado obtener la tercera plaza del campeonato. Pese al mal sabor de la derrota, en perspectiva, la temporada de las valencianistas sigue siendo asombrosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *