El Femenino deja escapar dos puntos

El Femenino no consigue cerrar un partido que ganaba por 2-0 a falta de 8 minutos para el final. El Valencia, pese al empate, se sitúa tercero en la clasificación tras la derrota del Atlético de Madrid.


Falló el Femenino en dos de sus principales virtudes: la solvencia y la fiabilidad. Le faltó fortaleza mental al equipo para conseguir la victoria. El partido estaba encarrilado a falta de 15 minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentado con dos goles de ventaja en el marcador, sin embargo, un bajón de tensión, un exceso de confianza convertido al poco en nervios, permitió que el Espanyol arrancara un punto de Paterna. Aunque también es cierto que el equipo perico hizo méritos para eso e incluso más.

Cristian Toro, como era previsible dadas las ausencias de Monforte y Paula, salió con Mitsue y Arantxa como doble pivote con Gio algo más adelantada. El Espanyol salió muy bien al campo poniendo en práctica su plan, que era sacar el balón jugado desde atrás. El Valencia, que siempre es agresivo, presionaba arriba para impedirlo, pero las pericas demostraban tener capacidad para burlar la persecución de las blanquinegras. Eso sí, cuando el Valencia robaba el balón lo hacía en posiciones peligrosas. Aún así Cristian Toro les decía a sus jugadoras desde la banda "hay que tenerla un poco" evidencia de que el Valencia no estaba oliendo el esférico. Pasado el primer cuarto las blanquinegras empezaron a nivelar el partido y a tener más presencia en el campo del Espanyol. Fruto de ello llegó la primera ocasión partido. Gio le dio una gran asistencia a Trueno que llegó algo forzada y envió el balón por encima de la portería ante la salida de Jamila, guardameta espanyolista. En el minuto 20 llegó el primer gol del partido anotado por Gio a saque de falta. La portera perica, que después salvaría a su equipo, pudo hacer algo más en el disparo de Gio. Con ventaja en el marcado el Valencia se sintió más cómodo sobre el campo, la iniciativa y la posesión las seguía teniendo el Espanyol pero quedaba la sensación de que esto sucedía con la complicidad del Valencia. Además, las visitantes eran incapaces de generar oportunidades de peligro. Por si fuera poco, las blanquinegras amenazaban a la contra. En una de ellas, Mari Paz enganchó el balón a media altura desde un costado del área, un disparo precioso que encontró respuesta en una parada espectacular de Jamila. Conforme se acercaba el final de la primera parte el Espanyol empezó a hacer más profundos e intencionados sus ataques. Llegaba el descanso y se imponía ofrecer un poco más en la segunda parte.     

Le costó un poco al Valencia entonarse pero sí que empezó a dar más argumentos para quedarse con los tres puntos. Gio retrasó su posición y el Valencia ganó la zona ancha. La ayuda de la mediapunta catalana en labores de creación potenció la participación de Mitsue en el juego. Fueron los mejores minutos del Valencia en el partido porque, además, generaba peligro. Cristian Toro dio entrada a Naiara por Trueno y en una de sus primeras intervenciones hizo el segundo gol de su equipo. La interior izquierda definió con calidad frente a la portera tras un pase de Anita Amo. Se dio la curiosa circunstancia de que en el siguiente cambio, de Marta Mateos por Anita, en los altavoces, al mismo tiempo, el speaker anunciaba la sustitución de Cifo por Sito. Es lo que tiene programar dos partidos importantes a la misma hora. Con el 2-0 el Valencia se hizo definitivamente con el control del partido. La banda derecha con Marta Mateos y Salo era un auténtico tormento para la defensa perica. El carrusel de cambios continuó Mitsue dejó su puesto a Punxa, por lo que Gio retrasó definitivamente su posición y, pocos minutos después, la sustituida fue Gio por Sarah Wronski. La idea era darle más consistencia y empaque al equipo para consolidar la victoria pero el efecto casi fue el contrario. Eso sí, Marta Mateos tuvo una gran ocasión de para poner el 3-0 en el marcador antes de la debacle. La extremo derecho lo hizo todo bien excepto la finalización. El Espanyol, que ya había avisado con anterioridad obligando a Mariajo a hacer un paradón, consiguió recortar distancias a falta de 8 minutos por medio de Bárbara. El asunto se ponía feo porque el Espanyol venía creciendo y el Valencia menguando. Casi por primera vez en toda la temporada, las valencianistas se vieron por debajo de su rival en mentalidad. A falta de un minuto para el final se produjo la debacle. La jugada anunciaba gol, pero primero lo salvo Mariajo y después Ivana bajo palos. Finalmente, el balón quedó a los pies de Débora que golpeó con violencia al fondo de las redes. En el poco tiempo que quedaba se vio al Espanyol con la intención de querer más. Las jugadoras valencianistas se habían quedado afectadas por el empate y no tenían capacidad de reacción. La cosa pudo empeorar en la última jugada de partido en la que de nuevo una defensora blanquinegra salvó el tanto espanyolista en la misma línea de gol.

Pese a que el Valencia haya mostrado debilidad en uno de su puntos fuertes, el plano mental, no conviene preocuparse más allá de que un mal día lo tiene cualquiera porque es la primera vez que pasa. Es una lástima que se hayan escapado los tres puntos pero, con todo, el Valencia ha ganado una posición en la clasificación y se sitúa en tercera posición.

La jornada ha servido para que el FC Barcelona se proclame campeón de Liga a falta de tres jornadas para que acabe la Liga. Enhorabuena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *