Por la mínima y de penalti

El Valencia con muchos condicionantes en contra mereció algo más en su visita a Barcelona. Al final se cumplieron las previsiones y las blaugranas se llevaron la victoria aunque, como en la ida, acabaron pidiendo la hora.


Pese a que quede el sabor de la derrota el partido disputado en Sant Joan d'Espí deja más lecturas positivas que negativas. El Valencia no hizo menos méritos para llevarse la victoria que un equipo diseñado para hacer un buen papel en la Champions League. Valorando esto, la diferencia de presupuestos y el prestigio de las futbolistas culés, cabe decir que las blanquinegras no hicieron su mejor partido. Lo cual, incluso, da más valor a la capacidad de este equipo para recortar las distancias con los clubes más poderosos.

Cristian Toro se vio obligado a realizar muchas variaciones en el once inicial debido a las bajas. A la ya sabida ausencia de Sara Monforte se unió Arantxa con molestias y Leila sancionada por acumulación de tarjetas. Además, Anita Amo se cayó de la alineación a última hora. El técnico valencianista recompuso el equipo dando entrada a Paula y Mitsue en el doble pivote y a Sara Micó en el centro de la defensa ocupando Mulán al lateral izquierdo. Decíamos en la previa que el Valencia saldría a contener al rival y buscar el contragolpe pero el equipo dirigido por Cristian Toro se mostró más ambicioso. Bien posicionado sobre el campo, combinaba rápido y con precisión en la zona media, Paula imponía su criterio y María Martí y Naiara se mostraban participativas por las bandas. El Valencia presionaba la salida de balón del Barça obligando al equipo blaugrana a jugar en largo. Algún pequeño desajuste defensivo en la banda izquierda era la única vía que tenía el equipo culé de llegar a la portería defendida por Mariajo. Sin duda, el Valencia había tenido una puesta en escena impecable. Sin embargo, a partir del primer cuarto de hora el dominio del Barcelona se fue intensificando progresivamente y las valencianistas perdían muy rápido el esférico. En el minuto 20 Jenni se anticipó a un balón al que también llegaba Sara Micó y buscó el choque con la defensora valencianista. El árbitro señaló penalti. Más que pecar de inocente Sara Micó como sugerían en la retransmisión televisiva obró con picardía Jenni. Al fin y al cabo, la valencianista no podía desaparecer y la barcelonista marcó los movimientos de la infracción de forma muy creíble. Sonia Bermúdez no perdonó y el Barça se ponía por delante. Al Valencia le costó reponerse del golpe pero, poco a poco, fue retomándole el pulso al partido. El juego se embarulló un poco. Ninguno de los dos equipos lograba combinar con fluidez. Al Valencia, pese a que no pasaba apuros defensivos, le faltaba presencia en ataque. La primera parte sólo se vio alterada por un remate de cabeza de Alexia en el minuto 44 que estuvo muy cerca de ser gol.

El segundo periodo empezó también con una ocasión de las locales pero el Valencia salió con una apuesta más decidida por conseguir el tanto del empate.  Puede ser que, en la primera parte, a las blanquinegras les sobrara un poco de respeto o les faltara un poco de convencimiento. Pero ahora sí, parecía que el equipo iba decidido a por el partido. En el minuto 54 Mari Paz estuvo a punto de hacer gol. La delantera gallega recogió un balón dentro del área, se revolvió y se quedó sola frente a Ràfols pero la portera del Barça consiguió desviar el disparo. El carrusel de cambios empezó en la banda. El Valencia llevaba un desgaste tremendo en el cuerpo. No dejar jugar al Barcelona, obligarle a que se sienta incómodo, es uno de los trabajos más duros que puede afrontar un equipo de fútbol y las jugadoras dirigidas por Cristian Toro lo estaban logrando. Entraron al campo Marta Mateos por Trueno y Punxa por Mitsue. El Valencia lo seguía intentando pero no encontraba la manera de inquietar la portería azulgrana. Faltaba claridad en la zona de tres cuartos. Debutaron con el primer equipo las canteranas Vicky y Pauleta. Desde luego, un  escenario inmejorable. Vicky es mediocentro defensiva y salió al campo por Paula y Pauleta juega en banda izquierda y entró por Naiara. El Valencia avanzaba líneas anunciando una ofensiva final. La ocasión más clara fue un centro al que no llegó Mari Paz por poco e Ivana no pudo concretar su remate en el segundo palo. Las visitantes encerraban a su rival y el Barça acabó pidiendo la hora.

No tuvieron premio las valencianistas en el marcador pero, como decíamos al principio, se pueden extraer más lecturas positivas que negativas. Una de ellas es que en un posible enfrentamiento en Copa de la Reina, las valencianistas ya saben que pueden ganar al FC Barcelona.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *