No fallan

El Femenino cumplió con los pronósticos y ganó al Sevilla en un partido trabajado y exigente. Las valencianistas siguen quintas en la clasificación pero recortan dos puntos en la clasificación a Rayo y Athletic que empataron.


Foto: Dulce Sotos Valero - Marta Mateos marcó el primer tanto

Foto: Dulce Sotos Valero – Marta Mateos marcó el primer tanto

El Valencia CF Femenino ha establecido una relación con la victoria innegociable independientemente de quién sea el rival. Da igual el partido que plantee el oponente. Tiene soluciones para todo con el único fin de ganar. Si el equipo rival se encierra y le invita a ser protagonista, tiene recursos futbolísticos de sobra para dominar y crear ocasiones. Sin embargo, si el contrario impone su calidad, el Valencia tiene capacidad para replegarse, ordenarse y defender como leonas. Y si el Sevilla es 'canchero', las blanquinegras lo son más.

Nadie dijo que fuera a ser fácil ganar al conjunto andaluz. El Sevilla, al igual que el Valencia, es un equipo intenso, riguroso tácticamente y que no deja de pelear. En los primeros compases, de hecho, pareció estar mejor posicionado en el campo que el Valencia. El juego no era fluido por ninguno de los bandos. Crisitian Toro introdujo algunas variaciones en su once inicial. Paula acompañó a Arantxa en el mediocentro y Monforte completó el triple pivote algo más adelantada. Por las bandas, Naiara ocupó la izquierda y Marta Mateos la derecha. No le pudo salir mejor la apuesta al entrenador argentino. Precisamente estas dos jugadoras consiguieron abrir un partido que hasta ese momento estaba bastante atascado. Una jugada de Naiara por la banda izquierda acabó con un centro al segundo palo donde apareció Marta Mateos. La valencianista controló el balón y recortó a su marcadora con el mismo movimiento y envió el balón al fondo de las mallas. Uno a cero y el partido se ponía de cara. El Valencia, entonces, se sintió cómodo sobre el campo. Esperaba atrás sin pasar apuros y salía a la contra con peligro. Las blanquinegras conseguían hacer daño por las bandas. Marta Mateos con la ayuda de Salo y Naiara con el apoyo de Leila se convertían en un auténtico quebradero de cabeza para las sevillistas. En el centro del campo Paula canalizaba el juego con temple e inteligencia. Así las cosas, Mari Paz dispuso de una ocasión para aumentar la distancia en el marcador. Conforme pasaban los minutos el dominio territorial de las andaluzas empezaba a tener consecuencias en el área de Mariajo. A la media hora de juego a la portera valencianista se le escapó el balón cuando parecía que ya lo tenía blocado. Mireya aprovechó el error y puso el empate en el marcador. El Valencia tuvo una reacción que hizo parecer que hasta ese momento habían estado especulando. El equipo, en dos minutos, encerró a su rival y llegó al área contraria en dos ocasiones. A la tercera oportunidad,  Ivana remató a gol desde fuera del área un balón que golpeó en una defensora. La primera parte terminaba con la victoria por la mínima.

Tras el descanso el partido se volvió más tosco. Ambos equipos peleaban cada balón como si fuera el último pero no había claridad en el juego. El Valencia se replegaba e impedía al Sevilla generar ocasiones de gol. A la contra, las jugadoras de Cristian Toro intentaban sentenciar el partido. Sin embargo, los minutos pasaban y se corría el riesgo de que un gol de las andaluzas dejara sin capacidad de reacción al Valencia. Lo cierto es que apenas se sufrió debido al gran trabajo defensivo de las blanquinegras. El encuentro tenía bastantes interrupciones y ninguno de los dos equipos hacía prisioneros. El entrenador sevillista Manolo Pineda le recordaba a su jugadora Ana, de 18 años, en relación a Monforte, que ella también sería lista cuando tuviera experiencia. Pineda reconoció tras el partido que el 'problema' con la jugadora castellonense "es que es muy buena. Es una gran futbolista". Crisitan Toro movió el banquillo dando refresco a las bandas. Salió Anita por Marta Mateos y, al poco, lo hizo Trueno por Naiara. El Valencia no conseguía matar el partido a la contra pese a que llevaba peligro y el Sevilla disponía de bastantes jugadas a balón parado cerca de a portería defendida por Mariajo. Podía pasar cualquier cosa aunque pareciera más cercano el tercero por parte de las locales. Hubo que esperar al tiempo añadido para ver como el Valencia cerraba el encuentro. Mari Paz, fiel a su cita con el gol aprovechó una de las numerosas ocasiones que estaba generando el Valencia. La gallega no falló. Como su equipo, que tampoco falla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *