El Valencia cae ante el líder

El Valencia hizo una gran primera parte pero no pudo adelantarse en el marcador. El gol de las colchoneras en la reanudación fue devastador y el equipo de Cristian Toro apenas generó ocasiones en la segunda mitad.


Los goles que se marcan justo antes y después de los descansos son catalogados como psicológicos y en la Ciudad Deportiva de Paterna se pudo comprobar el porqué de esta denominación. Al Valencia Femenino le pesó como una losa el tanto encajado en el minuto 47. Antes de eso el equipo dirigido por Cristian Toro cumplió a la perfección con el plan trazado que pasaba por ahogar el juego del Atlético de Madrid con una presión asfixiante y crear peligro tras la recuperación de balón en posiciones adelantadas. Pero el escenario del partido cambió completamente a raíz del primer gol de las rojiblancas. El Atlético de Madrid se sintió muy cómodo sobre el terreno de juego, cerró filas, y el Valencia fue incapaz de crear ocasiones de peligro. El segundo tanto en el minuto 74 fue la sentencia.

Llegaba el equipo colchonero a la Ciudad Deportiva de Paterna con la vitola de líder y demostró que no es fruto del azar. Aún en sus peores momentos, cuando el Valencia tenía el partido controlado, las visitantes crearon peligro sobre la portería defendida por Gema Rueda. Porque el Valencia fue el claro dominador del primer periodo. Salió con la actitud y el ímpetu de las grandes ocasiones el equipo blanquinegro. Las jugadoras valencianistas no dejaban respirar a las rivales y se jugaba casi exclusivamente en el campo de las visitantes. Faltó efectividad para ponerse por delante en el marcador. Hubo varias llegadas que, con un poco más de precisión, hubieran sido ocasiones claras y también hubo intentos, como la falta de Claudia Zornoza o un disparo bombeado de Monforte desde fuera del área, que no fueron gol de milagro. En ese sentido, Lola Dueñas, la portera colchonera, fue la mejor de su equipo.

Estaba jugando bien el Valencia pero el gol no llegaba y el Atlético de Madrid demostraba su potencial cuando se acercaba a la portería de Gema Rueda. Sonia Bermúdez y Amanda no necesitan que su equipo haga un gran partido para ser una amenaza permanente. Se terminó la primera parte con la sensación de que el Valencia había merecido más premio.

Sin embargo en la reanudación no sólo no obtuvo la recompensa sino que recibió el castigo en forma de gol. El escenario del encuentro cambió totalmente. Todas las virtudes que se habían observado en el equipo blanquinegro durante la primera parte: el juego exterior, la capacidad de Gio, Claudia y Monforte para generar fútbol y las llegadas al área de Lola Dueñas desparecieron. Gran parte de la culpa la tuvo el excelente trabajo defensivo de las visitantes. El Atlético de Madrid, con el marcador a favor no tenía otra misión que defender el resultado y lo hizo de forma brillante. Aunque se jugara en el campo de las colchoneras el Valencia era incapaz de superar la zona de tres cuartos. Cristian Toro intentó darle un vuelco a la situación a través de los cambios pero las jugadoras de refresco tampoco alteraron el panorama. El Valencia, como es lógico, desguarnecía cada vez más la defensa y el Atlético de Madrid lo aprovechaba para buscar el segundo gol al contragolpe. Llegó en el minuto 74 por medio de Amanda y ahí prácticamente se acabó el partido.

Hoy el equipo blanquinegro tenía una gran oportunidad para engancharse a la parte alta de la clasificación pero no se pudo conseguir la victoria. El Valencia deberá agarrarse a las sensaciones y al hecho de que tuvo al líder del campeonato contra las cuerdas durante la primera mitad. Todavía queda mucha Liga y es cuestión de tiempo que el equipo se estabilice en el lugar que le corresponde en la clasificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *