Tiembla Barcelona… llega el Valencia CF Femenino

El equipo dirigido por Cristian Toro quiere reeditar las 3 victorias conseguidas la temporada pasada frente al equipo azulgrana


Hubiera sido más ajustado titular este artículo diciendo que en Barcelona hay preocupación ante la visita del Valencia Femenino en vez de decir que se producen temblores. Sin embargo, la licencia literaria permite visualizar mejor el impacto que generaron la temporada pasada las tres victorias del Valencia frente al equipo culé. El Barcelona sólo perdió tres partidos en Liga y dos de ellos fueron ante las blanquinegras. Y en Copa de la Reina el equipo dirigido por Cristian Toro volvió a conseguir la proeza de ganar a las azulgranas. Para los que estén menos familiarizados con la Liga Femenina conviene señalar que el equipo catalán ha ganado las últimas cuatro Ligas de forma consecutiva y tres Copas de la Reina en cuatro temporadas. A diferencia del resto de equipos de la Primera División Femenina conforma sus plantillas con el objetivo de ganar la Champions League. En el Mundial de Canadá del pasado mes de junio, de las 23 convocadas, nueve eran del FC Barcelona.

Aunque lo cierto es que el Barça se parece poco al de verano. Este año el equipo culé ha hecho una revolución en el vestuario. Las salidas de Sonia Bermúdez, Virginia Torrecilla, Marta Corredera o Willy, ahora en el Valencia, han sido cubiertas por jugadoras, en su mayoría más jóvenes. Así han llegado Patri Guijarro del Collerense, Bárbara Latorre del Espanyol o la portuguesa Norton. También han recalado en el equipo culé la portera internacional del Levante Sandra Paños y la delantera Olga; del Oviedo Moderno Irene del Río y de la Real Sociedad Ane Bergara. Siguen, por supuesto, futbolistas como Jennifer Hermoso, Marta Torrejón, Leire Landa, Ràfols, Alexia Putellas o Sandra Hernández que no participó mucho el año pasado pero es una jugadora espectacular. En definitiva, el Barcelona es un equipo en otra dimensión.

Mientras el Valencia ha congelado su presupuesto esta temporada, el equipo de la Ciudad Condal sigue dando pasos de gigante en su apuesta por el fútbol femenino. Esta campaña, por primera vez, todas las jugadoras de la plantilla culé son profesionales. Un salto cualitativo por todo lo que implica, también, a la hora de competir.

Y aún así, tiemblan en Barcelona, o por lo menos, están preocupados, porque llega el equipo del murciélago. El Valencia se ha ganado el respeto por lo sucedido el año pasado pero eso ya no sirve. El equipo blanquinegro deberá renovar su ambición para sacar algo positivo de Sant Joan D'Espí.

El equipo llega tocado. Lo único que pedía Cristian Toro para esta temporada en la entrevista concedida a DIARIO DE MESTALLA era que las lesiones respetaran a sus jugadoras. El Dios del fútbol no le ha escuchado porque esta semana la portera titular y recientemente convocada con la absoluta Esther Sullastres se rompía la muñeca y estará dos meses de baja. Un grave contratiempo para el técnico argentino que definía a la portera catalana “como el ideal para este proyecto del Valencia”.

La buena noticia para el equipo blanquinegro es la vuelta de Claudia Zornoza tras nueve meses en el dique seco. La centrocampista madrileña recordó esta semana en VCF Radio que fue precisamente en Barcelona donde se rompió el ligamento cruzado “Ojalá pueda contar con algunos minutos. Volver a jugar en el campo donde me lesioné es la mejor forma de cerrar el círculo y así poder superar todo”. La capitana de la selección colombiana Natalia Gaitán recientemente fichada podría hacer su debut como valencianista.

Seguramente Cristian Toro vuelva a confiar en la columna vertebral de su equipo en este inicio de temporada: Ivana y Paula Nicart en el centro de la defensa, Monforte y Gio en el centro del campo y Mari Paz y Willy arriba. Después, hasta completar diez jugadoras de campo entrará el factor sorpresa que el técnico argentino siempre se reserva tanto en el plano táctico como en el de las jugadoras seleccionadas para partir en el once titular.

El Valencia, en cualquier caso, llega con muchas ganas de competir. Después del parón de las selecciones de hace dos semanas, el domingo pasado las jugadoras blanquinegras sólo disputaron 15 minutos del partido contra el Santa Teresa por las inclemencias climatológicas. Aunque el envite en Sant Joan d'Espí es estimulante por sí mismo. No es difícil imaginar a las futbolistas del Valencia con mucha hambre de fútbol saliendo al campo del todopoderoso Barcelona sin complejos dispuestas a imponer su plan de partido. Si sucede así, seguro que al final, vuelven a tener motivos para temblar.

¡A por ellas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *