Máxima exigencia en Vallecas

El Valencia tiene un difícil compromiso en la Ciudad Deportiva Fundación Rayo Vallecano. El equipo debe sobreponerse al pinchazo del pasado domingo si quiere mantener la tercera plaza en la clasificación.


Casi nadie contaba con el empate del otro día en casa contra el Sporting de Huelva pero esto es fútbol. Hay que asumir cuanto antes los reveses porque la Liga continúa y hoy el equipo se juega otros tres puntos vitales ante el Rayo Vallecano. En esta ocasión, eso sí, las previsiones no dan como claro favorito al equipo blanquinegro.

No en balde el Rayo Vallecano es un histórico del fútbol femenino y ocupa actualmente la quinta posición en la tabla. Es cierto que desde hace un par de años ha visto reducida su partida presupuestaria y el pasado verano se marcharon del club futbolistas como Priscila, Vane, Joyce, Vicky Condal o Chini Pizarro. Pero también lo es que tienen una potente factoría de jugadoras en la cantera y que esta temporada ha vuelto al club la internacional Jade, capaz de resolver un partido en cualquier acción. El Rayo Vallecano es el único equipo de la categoría dirigido por una mujer: Laura Trovisco. El equipo madrileño está haciendo una muy buena campaña. Prueba de su potencial es el hecho de que el Barcelona sólo pudo ganar 0-1 en su visita a Vallecas y el Atlético de Madrid también sufrió para llevarse la victoria por 2-3.

El Valencia, por su parte, llega al duelo con una importante alta. Sara Monforte vuelve a la convocatoria tras estar apartada de los terrenos de juego por una lesión durante más de un mes. La aportación de la castellonense es básica tanto en el aspecto futbolístico como a la hora de organizar y dar carácter al equipo sobre el campo. La vuelta de Monforte permite paliar las bajas de Arantxa, Gio y Claudia Zornoza en el medio del campo.

El equipo dirigido por Cristian Toro debe sobreponerse a las malas sensaciones generadas a raíz del último partido. Minimizar el tropiezo del domingo pasado para que no empañe la excelente temporada. El Valencia pecó, quizá, de un exceso de confianza y eso es algo opuesto a la propia esencia del equipo. Por eso en Vallecas, más allá del resultado, el Valencia debe reencontrarse consigo mismo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *