El Rayo fulmina la racha de victorias

El Valencia hizo méritos para llevarse los tres puntos ante un gran rival. El Rayo Vallecano hizo su partido y pudo rescatar un punto de Paterna gracias a la gran actuación de su portera Alicia.


En la vida como en el fútbol no existe la perfección. Antes o después el Valencia tenía que dejar de ganar tras cuatro victorias en cuatro partidos. La lectura positiva del empate de este mediodía en la Ciudad Deportiva es que el equipo dirigido por Cristian Toro no obtuvo los 3 puntos pero hizo casi todo lo necesario para conseguirlos. El Valencia consiguió un punto pero no se trata de un punto y aparte sino de un punto y seguido dentro de la buena trayectoria del equipo blanquinegro.  

El Valencia salió con Mariajo en la portería, Salo, Nicart, Ivana y Trueno en defensa, Gio de mediocentro defensiva, Claudia y Monforte de organizadoras y arriba Naiara por la derecha, Carol por la izquierda y Mari Paz en el centro del ataque. El partido empezó con ambos equipos tanteándose aunque era el Rayo quien parecía más asentado sobre el campo. De hecho, las visitantes tuvieron la primera ocasión del partido en un centro que acabó en un barullo en el área en el que las rayistas reclamaron penalti por posibles manos. El Valencia fue tomándole el pulso al partido. Empezaron a intervenir con más asiduidad Gio, Claudia y Monforte y por las bandas Carol y Naiara participaban y desbordaban. Las blanquinegras iban, poco a poco, encerrando al Rayo Vallecano en su campo y Mari Paz, desde fuera del área, lanzó el primer aviso con un disparo con mucha intención. El segundo acercamiento con peligro fue a cargo de Beristain que penetró en el área tras hacer un pared con Monforte y su disparo cruzado se marchó desviado por poco. El juego seguía siendo bastante espeso pero el Valencia cada vez ponía más medios para hacer el primer gol. El descanso llegó cuando el equipo blanquinegro mejor lo estaba haciendo.  

Sin embargo, en el inicio del segundo periodo el Valencia le perdió algo el hilo al encuentro. De nuevo el Rayo volvía a mostrar su potencial ofensivo con jugadoras com Jade, Marianela o Saray. Las rayistas exigían a la zaga local un alto grado de concentración e intensidad. Pero de nuevo, al igual que en la primera parte el equipo blanquinegro, de menos a más, volvió a hacerse con el control el partido. El Valencia iba poniendo cerco a la portería defendida por Alicia. Primero con un remate de Claudia y después con un cabezazo de la misma jugadora. Cristian Toro decidió hacer la primera sustitución y entró Mulán por Salo. La jugadora advirtió a sus compañeras del cambio táctico "rollo Barça", aunque hubiera sido más correcto decir "rollo Barça de Cruyff", aunque también con matices. El caso es que el Valencia se dispuso en el campo con un  3-4-3-1-1 con Trueno y Naiara como carrileras. Poco después Anita y Arantxa sustituyeron a Claudia y Trueno. El Valencia gozó de una clara doble ocasión: tras un saque de córner el Rayo sacó dos veces el balón de debajo de los palos. Las locales empezaban a apretar de lo lindo buscando continuar con su racha de victorias. Anita no logró enviar entre los tres palos un excelente centro de Gio. El gol empezaba a rondar claramente la portería de Alicia. El Rayo también empezó a mover el banquillo y las jugadoras de refresco le dieron un nuevo impulso a su equipo. El partido entraba en una fase peligrosa con el equipo visitante creciendo y el Valencia con menos claridad de ideas. Mariajo se tuvo que emplear a fondo para sacar un disparo de Patri. Sin embargo, en los minutos finales el Valencia hizo un último esfuerzo y sólo la actuación de Alicia y los postes evitaron que las blanquinegras se llevaran la victoria. Monforte lanzó una falta peligrosa y después Naiara estrelló el balón contra el larguero tras una gran jugada personal. Acto seguido Alicia realizó una gran parada para desviar el remate de Carol. Mari Paz tuvo la última ocasión tras un gran pase de Monforte pero la gallega no pudo evitar la salida de Alicia que envió el balón a saque de esquina. El árbitro señalaba el final del partido y ninguno de los dos equipos había conseguido adelantarse en el marcador.

No siempre se gana pero es mejor no ganar de esta manera, es decir, teniendo muchas opciones para hacerlo y con la satisfacción de haberlo dado todo por conseguirlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *