El Valencia gana el torneo de Hong Kong

El equipo de Pizzi estrena equipación, vence al Hong Kong Rangers por 1-3 y se impone al Villarreal por 1-0.


 La visita a Hong Kong tenía varios objetivos: cumplir con la LFP que era quien organizaba el campeonato, aprovechar el viaje para expandir la marca Valencia CF y servir de experiencia lúdica y vacacional para los integrantes de la expedición valencianista: futbolistas, trabajadores del club y medios de comunicación invitados. También, por supuesto, jugar a fútbol y ganar el campeonato amistoso. Pero sin duda alguna, el momento álgido del viaje era la presentación de la nueva equipación de Adidas. El propio club había generado la expectación con una cuenta regresiva iniciada hace más de una semana y que se ponía a cero en el momento de iniciar el primer partido del campeonato.

Así las cosas, el Valencia salió al campo con una camiseta inspirada en la zamarra que lucieron los futbolistas en la temporada 1979/1980, año en el que se ganó la Recopa de Europa. La camiseta es un diseño realizado exclusivamente para el torneo de Hong Kong por lo que aún habrá que esperar para conocer las equipaciones oficiales de la próxima temporada. Además, se da la circunstancia de que no saldrá a la venta según ha informado el club.

Respecto al tema de expandir la marca comercial del Valencia siempre es mejor hacerlo consiguiendo victorias y eso es lo que hizo el equipo dirigido por Pizzi. En el primer partido del triangular el Valencia, todo de blanco, se enfrentó al Hong Kong Warriors en un escenario un tanto inhóspito. El césped se encontraba en lamentables condiciones y el estadio, que no estaba lleno, tiene capacidad para menos de 7.000 espectadores. El nivel de ambos equipos estaba muy descompensado. El Hong Kong Warriors cuenta con algunos españoles emigrados que aquí jugaban en Tercera, Segunda División B o Segunda A en el mejor de los casos. Pizzi aprovechó para dar minutos a futbolistas menos habituales como Vinícius Araújo o Víctor Ruiz y a algunos canteranos como Rober o Portu. El Valencia practicó un fútbol control absoluto y, al cuarto de hora, Vinícius, en su primer gol como valencianista, adelantó a su equipo. El Valencia acumulaba ocasiones con Jonas y Piatti bastante activos. Sin embargo la sorpresa saltó cuando los locales consiguieron empatar el partido a la media hora de juego tras un saque de córner que acabó por introducirlo Bernat en propia meta. Al filo del final del partido (al ser un triangular cada encuentro duraba 45 minutos), Parejo salvó el honor de los valencianistas al aprovechar una dejada de Vinícius. El brasileño realizó una buena jugada dentro del área con caño incluido y cedió el balón a Parejo para que fusilara al portero del Hong Kong Warriors. El partido aún tenía un regalo, en forma de golazo, que ofrecer. De nuevo Vinícius le dejó el balón botando en el borde del área, en este caso, a Paco Alcácer. El delantero de Torrent, con la pierna izquierda, golpeó el esférico y lo alojó en la escuadra opuesta de la potería de los asiáticos. Mercadotecnia en estado puro. O fútbol, según se mire.

El siguiente partido disputado del triangular enfrentó al Valencia y al Villarreal. El rival, mucho más exigente, no impidió que el equipo dirigido por Pizzi continuara manejando el balón a placer. En este caso, en el once titular participó el canterano Salva Ruiz. Tanto él como Portu y Rober dejaron muy buenas sensaciones. A la media hora de juego el Valencia se puso por delante en el marcador. Alcácer aprovechó un balón en largo para controlar en carrera e ingresas en el área grogueta. Con la posición perdida, el defensor del Villarreal no tuvo más remedio que hacer penalti. El árbitro, además, expulsó al zaguero. El mismo delantero de Torrent fue el encargado de anotar la pena máxima.

Así pues el Valencia se vuelve de Hong Kong con los deberes hechos, habiendo ganado el LFP World Challenge y una nueva equipación tan bonita como fugaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *