El Valencia CF jugará contra el Dinamo de Kiev en dieciseisavos de la Europa League

No estuvo especialmente afortunado el Valencia con el sorteo de la Europa League. El Dinamo de Kiev no cumple las expectativas ni por arriba ni por abajo. No es un equipo de postín que permita reverdecer viejas glorias europeas y, futbolísticamente, no es un rival inferior. Si el Valencia pasa se enfrentará al ganador de la eliminatoria entre la Lazio y el Ludogorets búlgaro.


Podía pensarse como beneficioso un rival como la Juventus por el prestigio y la posibilidad de ver fútbol internacional de élite en Mestalla. En su defecto, cabía esperar un equipo débil que permitiera seguir avanzando eliminatorias en la competición con cierta facilidad. Al final se quedó un rival en el medio. Un hueso incómodo que ya acabó con las posibilidades del Valencia en Europa hace pocos años.

El Dinamo de Kiev es un clásico del fútbol europeo. Posee una larga historia que incluye el mítico pasaje de aquellos prisioneros, en su mayoría integrantes del equipo ucraniano, que desafiaron al ejército nazi. Años después el Dinamo se convirtió en el club más laureado de la extinta URSS surtiendo de jugadores  al equipo nacional. Obtuvo dos Recopas y una Supercopa de Europa. Cuando Ucrania se independizó se convirtió, lógicamente, en el equipo más potente del país. Posición predominante que le discute desde hace algunos años el Shakhtar Donetsk.

La principal figura el Dinamo es Yarmolenko. Junto a Konoplyanka del Dnipro, es el mejor futbolista de Ucrania. Un fútbol que ha perdido a su gran referente hace poco, Andrei Shevchenko, que se retiró, precisamente, vistiendo los colores del Dinamo. El mediocentro lo ocupa Veloso. Titular con la selección portuguesa tiene las virtudes que requieren su posición: inteligencia táctica y buena salida de balón. Esta temporada, además, han realizado incoporaciones interesantes en ataque. El jugador marroquí Belhanda, procedente del Montpellier que ganó la Ligue 1 hace dos años, pone más talento al ataque. En punta juega Mbokani, típico delantero subsahariano con grandes condiciones físicas y técnicas. No hay que olvidar a otro clásico del fútbol ucraniano, Gusev, que juega por banda derecha y que este año está espaciando sus  apariciones.

Su entrenador es el mítico ex jugador Oleg Blokhin, ganador del balón de oro en 1975. El equipo ucraniano afronta ahora el parón de invierno y no volverá a competición oficial hasta que se enfrente contra el Valencia en Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *