Lim no es el problema

Mériton y Bankia llegaron a un acuerdo que, el pasado viernes lo dijo el propio Amadeo, es confidencial en muchos puntos. Una información que no conoce ni PWC ni los patronos. La pregunta es fácil ¿cómo pueden saber en la fundación que la de Lim es la mejor oferta si no dispone de todos los datos?


Son muchos los micros que han contado muchas cosas, son muchos los periódicos que han contado lo que ocurre, son pocas las televisiones que hablan del Valencia.
Mucha filtración, mucha utilización, mucha lucha y, por lo visto, poca credibilidad, o eso dicen los que más ruido hacen. Y todo esto nos lleva al punto en el que estamos, el de la confusión que deriva en la crispación y por ende en la división. Que quizá desde los medios nos hayamos equivocado fruto de tanta información interesada, no diré que no, pero que los ataques continuos no son de recibo (algún erudito incluso habla de pegar toques), eso, lo asevero.
La intranquilidad con la que se vive este proceso de venta ha llegado a puntos que espero no rebasen los límites del raciocinio.
 

Nunca, jamás, alguien podrá decirme que yo he "rajado" de Peter Lim. Nunca porque desde el primer día me parece totalmente respetuoso cualquiera, repito, cualquiera que quiera venir aquí y sacar aunque sea diez euros de su bolsillo para ayudar a un club que, parafraseando a Villalonga, presidente por 10 días, está enfermo.
El problema no es Lim. Por supuesto que se podría entablar otro debate sobre cuáles son las intenciones del magnate de Singapur, de sí va a conseguir sus objetivos en un vehículo que es un sentimiento llamado Valencia.

Pero creo que ese es otro debate. El problema, repito, creo yo, es como ha llegado Lim a este episodio, y en ese camino ha faltado claridad.
El pasado 17 de mayo en el Valencia Palace 22 patronos votaron por una oferta, oferta elegida mediante un informe de PWC, que no acudió a dicho hotel para explicar dicho documento. Que sí, que Salvador Martínez e Isidro López la expusieron, pero si PWC es tan profesional digo yo que indicaría en el informe que el proceso de venta no había acabado, o a lo mejor sí que lo hizo, no lo sé. Y no, la verdad es que no había acabado, porque comenzaba otro episodio tras ese día, la negociación con Bankia, y como bien sabemos todos Bankia dijo "quiero toda lo que se me adeuda".
 

Comenzaba ahí una nueva etapa que ya nada tendría que ver con lo que se votó el 17 de mayo, en ese trayecto han ocurrido muchas cosas: por ejemplo, un prestigioso abogado valenciano, experto en la materia y que para más señas es el decano del colegio de abogados dijo que las garantías para el futuro del Valencia debían ser mayores. Pero bueno, eso no es cuestión mía el interpretarlo y decidir si es bueno o malo, sólo que eso es así, y ocurrió así.

De aquella oferta llegamos a la que hoy nos ocupa y preocupa, que no estoy diciendo que sea mala, cuidado, repetiré para los que ya preparan el fusil, que el problema no es Lim. Lim avala, Lim soluciona un problema (no tengo razón para desconfiar del magnate), y eso es de loar y de respetar.
Se eligió una oferta X que hoy ya no es X, hoy es Z, y ahí radica el problema, los patronos firmaron una, y ahora hay otra, sin más, y no lo digo yo, lo dice el propio presidente del Valencia, la oferta ha cambiado. Se alude a que fue Bankia quien la cambió, sí, así es, pero cuando yo me voy a comprar una casa que tiene cuatro embargos lo primero es hablar con el banco que tiene esos embargos para saber sí dispongo del presupuesto necesario para reformar la casa como yo quiero.

Pero no entremos en temas farragosos, vayamos a lo simple ¿Tras ese cambio de oferta, puede PWC asegurar que es la mejor oferta para el Valencia?.
Pero es que voy más allá, ¿Por qué se nos vendió unas condiciones, 20 puntos, como criterios de valoración para garantizar lo mejor para el Valencia como sociedad (puntos votados por unanimidad por el patronato presidido por Aurelio)? Digo yo que en aquel momento se expuso que se iba a ser tremendamente claro con los patronos en la decisión que han de tomar, decisión importante como la de vender el Valencia y con lo que supone.
 

Una decisión en mano de 22 patronos, ahora 19. Pues bien, Mériton y Bankia llegaron a un acuerdo que, el pasado viernes lo dijo el propio Amadeo,  es confidencial en muchos puntos. Una información que no conoce ni PWC ni los patronos. La pregunta es fácil ¿cómo pueden saber en la fundación que la de Lim es la mejor oferta si no dispone de todos los datos?
Ése es, a mi juicio, el problema.
 

Algo más, uno es periodista e intenta hablar con todos los protagonistas y, en este caso, uno habla con patronos, de un lado y de otro, y os aseguro que muchos no quieren o no se ven en la responsabilidad de votar una oferta totalmente diferente a la primera. No seré yo el que exija que voten SI o NO, pero quisiera saber si esos patronos "dudosos" obrarán en consecuencia aunque creo que no, sinceramente.

Y a todo esto el club parado, parado en lo que se refiere a plantilla, que haberla "haila", pero después de tanto baile de nombres…
 

Ya para terminar, soy socio desde 1987 y si algo he descubierto en estos años del Valencia, es que ese escudo, al que todos apelan como apelan como su gran defensor, está por encima de nombres, de personas y de egos. El escudo seguirá, el sentimiento permanecerá, porque esto no es la venta de una empresa al uso, esto es algo más, así que hagámonos más de respetar que parece que el Valencia es el problema.
 

Ahora, a quién no le guste lo aquí expuesto y tenga ganas de insultar o juzgarme de anti algo, en su derecho está, igual que en mi derecho está no escuchar.
 

Respetémonos, debatamos, porque en la diversidad de opiniones, desde el respeto, es lo que nos hace grandes.

Un abrazo, canallas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *