Somos el Valencia

Después del parón, el equipo debe completar el trabajo a partir del lema “Somos el Valencia”. Esas palabras se han empleado hasta ahora de forma inadecuada y han llevado al equipo a una situación deportiva crítica.


Tras un mes de octubre para olvidar, el de noviembre ha empezado con una bocanada de aire fresco en forma de victoria en Getafe. El equipo, a pesar de su crisis de juego y resultados, dio un paso adelante y se mostró como un bloqueo humilde y arropado en tierras madrileñas. La defensa estuvo segura y en el centro del campo funcionó la pareja Javi Fuego-Parejo, con Banega por delante. En posiciones más ofensivas, los balones que pierde crean menos problemas y el tramo de metros que dedica a la conducción con la cabeza gacha, es menor. El golazo de un discreto Pabón sirvió para mejorar la autoestima y ahora queda aprovechar el mes que acaba de empezar para que el equipo se rehaga.

  Estamos ante unas semanas que se presentan con un doble objetivo. En la Liga Europa, el Valencia debe cerrar su clasificación; en el campeonato español debe dar una alegría en casa ante el Valladolid para coger moral y mejorar tras el parón de mitad de mes.

   Después del parón, el equipo debe completar el trabajo a partir del lema "Somos el Valencia". Esas palabras se han empleado hasta ahora de forma inadecuada y han llevado al equipo a una situación deportiva crítica. Dirigentes, cuerpo técnico e incluso plantilla han utilizado esa frase para aludir a la grandeza del club. Grave error. "Somos el Valencia" quiere decir que tenemos un equipo humilde en el marco de un club con graves problemas económicos, con una plantilla ajustada, con un técnico con poca experiencia y con un consejo de administración recién llegado al mundo del fútbol. Sin villas, matas, silvas, barajas, albeldas o soldados, el Valencia es un equipo en formación que debe armarse atrás, asumir que nadie es menos que él y que no debe permitir que aflore una cínica sonrisa en los labios del rival cuando escucha hablar de títulos en un Valencia por hacer. A día de hoy, este equipo necesita completar un buen partido en defensa y ser efectivo en ataque para ganar con compromiso y tesón por 0-1 en Getafe. Sin eso, no tiene ni para empatar. Ir a pecho descubierto, supone caer goleado en Villarreal o perder en casa ante el colista. Debemos protegernos porque somos el Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *