El partido intrascendente con más expectación de la historia

Valencia y Celta disputan un encuentro sin ninguna tensión competitiva en el momento más trascendental de la historia del club de Mestalla


Los aledaños del Mestalla presentarán el aspecto de las grandes ocasiones. Una manifestación convocada por la Curva Nord recorrerá la ciudad para desembocar en el estadio valencianista. Por su parte, la APAVCF se concentrará a las 21.00 horas bajo el lema . Sí, juega el Valencia, pero eso no importa. De hecho, el encuentro contra el Celta no importa nada. A buen seguro que será un partido con un ambiente irrepetible aunque aún no se sabe si será un clima de felicidad, de desconcierto o de indignación. Dependerá de lo que pase a partir de las 11 de la mañana en el hotel Palace donde los Patronos eligen al nuevo dueño del Valencia CF.

Aún así, como el partido se jugará, debemos hablar de él. La temporada se acaba esta noche y las emociones en el estadio valencianista están a flor de piel pero no por el tema deportivo. Además, el rival, el Celta, tampoco se juega nada tras conseguir mantener la categoría matemáticamente hace unas jornadas. El equipo gallego ha completado una campaña más que aceptable. La filosofía de Luis Enrique made in La Masía con jugadores procedentes de la cantera del Barça como Rafinha o Fontás han permitido al club celtiña cumplir su objetivo de permanencia. El Celta es un equipo que no tiene secretos porque, al igual reivindica Xavi Hernández o Paco Jémez en su Rayo, el estilo es innegociable. El Celta es un equipo que gusta de tener el balón y ser protagonista. Juega con dos extremos en banda e intenta recuperar el balón en posiciones adelantadas. No ha sido una temporada fácil pero al final han acabado llegando los resultados. A ello ha contribuido en la faceta goleador el brasileño Charles y el joven talento Santi Mina. El Celta, además tiene a los canteranos Oubiña y Hugo Mallo como referentes sobre el campo.

Por su parte el equipo de Pizzi quiere acabar la temporada dándole una alegría a su afición que estará más pendiente de discutir los intríngulis de la venta que el sistema táctico o la alineación del técnico argentino. Dado que es el último partido de Liga puede ser el último partido para más de un miembro de la plantilla como jugador valencianista pero, a día de hoy, esa información no se conoce. Para no variar con ciertas costumbres adquiridas el Valencia presenta un arsenal de bajas en una posición determinada. Ahora que parece que se habían recuperado efectivos en el centro de la zaga, la posición que se ha visto resentida es la de mediocentro. Keita, Javi Fuego y Oriol no han entrado en la convocatoria por molestias físicas. De esta manera será Míchel quien acompañe a Parejo en el centro del campo y Lion Kaak, suplente en el filial, esperará su oportunidad en el banco. De hecho, podría ser un partido propicio para darles minutos a los jugadores del filial pero el importante compromiso del Mestalla hace que las prioridades sean otras. Tal vez, por fin, Vinícius Araújo pueda disponer de más de un cuarto de hora para demostrar sus virtudes. El Valencia despide una temporada extraña en la que los resultados en Liga han sido lamentables. De todas maneras, estos análisis habrá que dejarlos para otro momento porque, esta noche, en el Valencia-Celta, lo menos importante es el fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *