Recuperar la sonrisa

El Valencia visita el Bernabéu con la herida del partido contra el Sevilla latente. Sin aspiraciones ligueras el equipo de Pizzi tiene la misión de honrar la camiseta y dar una alegría a su afición. Ganarle al Madrid en su casa es un botín más que estimulante.


Aparentemente el Valencia no se juega nada en su visita al Bernabéu. Aunque las matemáticas digan lo contrario, la realidad es que los blanquinegros ya no aspiran a nada en el campeonato liguero. Sin embargo, un partido contra el Real Madrid nunca es de trámite o un encuentro menor. Además el Valencia tiene la oportunidad de ejercer de juez de la Liga, una función que no ejerció la semana pasada contra el Atlético de Madrid. Todas las miradas estarán puestas en el partido de esta noche y los futbolistas deben honrar la camiseta que luce un murciélago en el escudo.

Jugar un partido sin presión competitiva puede tener dos consecuencias. Que el equipo se relaje en exceso y  el rival te pase por encima o que la voluntad lúdica haga que completes un partido redondo. Esta es la diatriba que se resolverá esta noche. Pero el Valencia además carga en sus espaldas con el cansancio del partido del jueves, es decir, dos días menos de descanso que el Madrid y, sobre todo, tiene soporta sobre sus espaldas todo el pesar anímico que provocó la cruel eliminación en Europa.

Por eso el partido también servirá para comprobar de que pasta están hechos estos futbolistas. Para medir su capacidad de reacción y su rendimiento ante las adversidades. El Bernabéu es un escenario lo suficientemente atractivo para que el equipo dé un paso hacia adelante. Ganar al Barça y al Madrid en su propio estadio no puede nunca justificar una temporada pero sería un hito que permitiría mirar al futuro con más confianza. Sobre todo por la diferencia que marcaría con la tendencia de los últimos años en los que el Valencia era incapaz de hacerle daño a las dos superpotencias de la Liga.

Así las cosas es improbable que Pizzi haga pruebas o reserve a jugadores. De hecho, el técnico argentino reconoció en rueda de prensa que ya conoce a sus futbolistas lo suficiente como para no andar con experimentos. Y esto, específicamente, incluye a Vinícius Araújo. El Valencia viaja a Madrid con las bajas de Senderos, Oriol Romeu y Piatti.

Por su parte, el Madrid está en un momento dulce. Se ha clasificado para la Final de la Champions y tiene posibilidades de ganar la Liga. Parece evidente que Ancelotti alineará a los mejores. No podrá contar, eso sí, con Modric y su posible sustituto será Isco.

A las 21.00 horas el Valencia tiene la oportunidad de restañar las heridas, tiene la oportunidad de dar un golpe de efecto en la Liga española, tiene, en definitiva, la oportunidad de llenar de orgullo a su afición. Tal y como hicieron el jueves pasado.   

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *