Cita con la épica

El Valencia debe remontar un resultado adverso de 3-0 si quiere estar en las semifinales de la Europa League. La afición se ha citado dos horas antes del partido para llevar al equipo en volandas camino de una noche histórica


Le preguntó Pizzi a un periodista que le diera un sólo motivo por el cual su equipo no podía remontar el 3-0 de la ida contra el Basilea. Sin duda alguna, el principal, sería la razón. Lo más lógico es que el Valencia, visto el rendimiento que está ofreciendo últimamente, sea incapaz de ganar por más de 4 goles a los suizos. Sin embargo, afortunadamente cabe contraponer otros argumentos para albergar la esperanza de la remontada. Los tres primeros los dio Pizzi en la rueda de prensa previa al partido "creemos, podemos y lo necesitamos". El primer punto es creer y según Pizzi el equipo está concienciado de que es posible revertir el resultado. El segundo punto afecta al Basilea directamente. Tal vez, desde el club y el entorno se infravaloró al rival suizo en la ida. La palabra Turín estuvo mucho más presente que la palabra Basilea. Aún así, tras la cura de humildad que supuso el partido de ida no conviene perder la perspectiva de que el equipo suizo es inferior al Valencia en historia, presupuesto y competitividad de las Ligas nacionales. Además sobre el campo, en la segunda parte del partido de ida el equipo de Pizzi fue superior al suizo y tuvo ocasiones de ajustar mucho más el resultado. El tercer motivo dado por Pizzi, la necesidad, corregirá el principal defecto que tuvo el equipo en el primer partido de la eliminatoria. Aquel día el Valencia fue un equipo inconsciente de lo que se jugaba, sin hambre y a merced del rival.

Pero a las razones expresadas por el entrenador argentino conviene sumarle, por lo menos, dos más. La primera, sin duda, es la fuerza de la afición. Los seguidores valencianista, pese a las enormes decepciones que está deparando el equipo y el club en general, se han conjurado para empujar al equipo hacia la gloria. El factor ambiental puede pesar sobre los suizos y debe servir de acicate para que los futbolistas locales lo den todo sobre el campo. La segunda razón añadida que hace creer en la remontada es la naturaleza misma del fútbol avalada por los antecedentes. Estos días se está recordando cómo el Valencia volteó tres goles de diferencia al Barcelona en 1979 o, en competiciones europeas, cómo se logró superar un 2-0 en contra en 1965 frente al Hibernian FC escocés. También cabe recordad que el Basilea recibió un 6-2 hace 12 años en Mestalla.

Respecto a lo que se verá sobre el césped el plan es claro. El Valencia tratará de presionar arriba para recuperar el balón pronto, buscar los límites de la intensidad, "ser agresivos y ofensivos" en palabras de Pizzi. Los primero minutos serán claves para ver cómo gestiona el Basilea la probable avalancha valencianista. El Valencia se presenta al partido con las bajas de Senderos, Víctor Ruiz y Diego Alves, además, Vinícus Araújo y Rubén Vezo no están inscritos . Ricardo Costa ha vuelto a la convocatoria pero será Javi Fuego quien acompañe a Mathieu en el centro de la zaga. Por su parte, el Basilea recupera a su delantero Sio, que jugó en la Real Sociedad, para el partido de esta noche.

90 minutos, o 120 y una posible tanda de penalties separan al Valencia de la gloria, de escribir una página con letras de oro en el libro de la historia del club. Pero la pasión se desatará antes. A las 19.00 horas la afición está convocada para recibir al equipo. A estas alturas, es imposible no creer.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *