Ultimátum

No va más. Pizzi ha tocado a rebato: es la primera de las últimas oportunidades que tiene el Valencia para pelear por un puesto que dé acceso a Europa. Enfrente estará el Villarreal con todo lo que eso implica: viejas y nuevas rencillas se darán cita en Mestalla


Se puede teorizar en torno a la superioridad del Valencia sobre el Villarreal: presupuesto, historia, palmarés y patrimonio. Pero la realidad es que el equipo amarillo, en su vuelta a Primera División, está siendo mejor que el club de Mestalla. A Marcelino, que en su día dijo no al Valencia renunciando a entrenar a jugadores como Villa, Silva, Mata o Marchena para descender con el Zaragoza, hay que reconocerle que ha formado un equipo competitivo que mantiene el estilo que ha definido al Villarreal en los últimos años. El equipo castellonense sigue manteniendo sus señas de identidad y a eso ayuda que sea un club de cantera que mantiene la misma filosofía en todas las categorías. El gusto por la posesión y el toque de balón hacen que el Villarreal sea un equipo ofensivo que trata de llevar el peso de los partidos. Los canteranos como Mario Gaspar, el argentino Musachio o Trigueros están comandados por el buque insignia de la institución y objeto de deseo valencianista: el mediocentro Bruno. A ellos se les une una nómina de jugadores con capacidad de definir partidos y aportar el salto de calidad para obtener victorias. Sin duda, el mejor fichaje de la temporada ha sido Gio Dos Santos pero últimamente está ofreciendo mejor rendimiento el nigeriano Uche. Por si fuera poco el equipo groguet ha recuperado a Cani y se ha hecho con la cesión de Óliver que, además de ser mediático por jugar en el Atlético de Madrid, parece que también es bastante bueno. El Villarreal va sexto y todavía aspira a conseguir la cuarta plaza. Eso si no se despista y gana el partido de hoy.

Nos gustaría decir que el Valencia viene apretando por detrás pero la realidad es que el equipo de Pizzi, por unas causas o por otras, no ha encontrado la regularidad en las victorias. Se pueden buscar excusas. Pizzi llegó precedido de la fama de ser un entrenador que apostaba por las rotaciones. Está haciendo honor a esa fama pero por obligación. El Valencia va muy justo y los problemas físicos de los futbolistas están determinando las alineaciones del entrenador argentino. Para el partido de esta tarde no podrá contar con Ricardo Costa, Senderos, Feghouli y Piatti. Dos centrales diestros y dos hombres de banda. Es muy probable que Vezo vuelva a disfrutar de la titularidad y que Barragán ocupe la posición de extremo derecho.  Aún así, el técnico argentino no busca coartadas y analiza el partido sin ambages "si no ganamos, las posibilidades del equipo para entrar en Europa se agotarían". Así pues estamos ante un ultimátum. Ante una final que, además, es un derbi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *