El fútbol vuelve al templo

El equipo dirigido por Juan Antonio Pizzi deberá abstraerse de la crítica situación social que vive la entidad si quiere ganar al Espanyol. El equipo barcelonés se presenta en Mestalla un punto por delante del Valencia en la clasificación.


Tras la jornada política que vivió ayer el estadio valencianista hoy, Mestalla, volverá a ser el templo del fútbol. El Valencia juega con la necesidad imperiosa de obtener los tres puntos sino quiere que el proyecto Pizzi entre en estado depresivo. El equipo necesita ir resolviendo dudas y adquiriendo confianza mediante las victorias. Enfrente estará el Espanyol que está realizando una temporada más que aceptable.

En la rueda de prensa previa al partido Pizzi dio las claves del rival que jugará esta tarde noche en el coliseo valencianista. El entrenador valencianista alabó en primer lugar al técnico del Espanyol. Javier Aguirre suele sacarle buen rendimiento a sus plantillas. Tiene un estilo reconocible basado en la intensidad defensiva  y el orden táctico. El Espanyol es un equipo bien trabajado que sabe a lo que juega.  Además como también señaló Pizzi cuenta con grandes individualidades. Sergio García está en un gran momento de forma y está viviendo una segunda juventud. Ya lleva ocho goles anotados en Liga y se está complementando bien en ataque con el joven delantero colombiano John Córdoba. También está destacando este año en el equipo periquito la aportación e Víctor Sánchez. El mediocentro organizador es el faro que alumbra el juego de su equipo. Aún así, es probable que el Espanyol no le dispute el protagonismo con el balón al Valencia. Es probable que ceda la posesión y espere agazapado confiando en su buena colocación sobre el campo y su capacidad para hacer daño a la contra.

Por su parte, la principal novedad en el once de Pizzi es que, previsiblemente no habrá novedades. EL técnico argentino ha ensayado con el mismo equipo titular que jugó en la Rosaleda la semana pasada. No sólo es la primera vez que el entrenador argentino repite equipo, es la primera vez que no introduce menos de cuatro cambios en el equipo. Evidentemente en este hecho ha influido que el equipo no ha tenido partido entre semana y obviamente, que Pizzi acabó contento con el rendimiento de sus jugadores frente al Málaga. El otro día el equipo destacó por la movilidad de los jugadores ofensivos. Pizzi habrá matizado a lo largo de la semana algunos desajustes defensivos que se produjeron en el repliegue, especialmente en la zona izquierda defendida por Jonas. El Valencia necesita la victoria para que el proyecto de Pizzi encuentre la estabilidad necesaria para crecer.

EL último precedente de enfrentamientos entre ambos equipos no es demasiado halagüeño para el Valencia. En Cornellá, en la primera vuelta, Djukic empezó a firmar el principio del fin. El entrenador serbio organizó su estrategia defensiva en función del poderío aéreo de Stuani. Se equivocó en el planteamiento y tras un partido lamentable de los futbolistas cargó contra los jugadores en sala de prensa. Luego cambió sus métodos y el equipo dejó de creer en él.

Esta tarde toca resarcirse de aquel encuentro. Una vuelta después el partido contra el Espanyol también debe marcar un antes y un después pero, en esta ocasión, en positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *