Segundo obstáculo de un largo camino

El Valencia se enfrenta al Granada en Mestalla en la ida de los octavos de final de la Copa del Rey


Acaba de llegar el 2016 y en abril se cumplirán ocho años desde que el Valencia consiguió su último título. Demasiado tiempo para una afición que parte todas las temporadas con la ilusión y la ambición de ver cómo sus jugadores levantan una copa en primavera. Por eso, por las ganas y la experiencia acumulada, el valencianismo espera que este año su equipo haga un buen papel en la Copa del Rey y en la Europa League, más aún, teniendo en cuenta el discreto bagaje del equipo en Liga. La exigencia, en cualquier caso, es afrontar las eliminatorias con la conciencia de que son duelos vitales para la entidad, son posibilidades únicas e irrepetibles de hacer historia.

Seguro que, desde esa perspectiva, Gary Neville encontrará en sus futbolistas la principal demanda que expresó ayer en rueda de prensa "hay que asegurarse que lo del Madrid no es una excepción. Tenemos que rendir a ese nivel todos los partidos. El Granada tiene características muy buenas y tenemos que repetir el rendimiento". Es decir, si el Valencia afronta el duelo copero con la misma motivación que se ha visto en sus partidos de Liga contra el Barça o el Madrid, habrá muchas posibilidades de pasar la eliminatoria y estar en cuartos de final.

Pero conviene ir poco a poco. Esta tarde el equipo nazarí visita Mestalla con piel de cordero pero espíritu de lobo. Pese a que no está haciendo una buena temporada liguera el Granada tiene jugadores desequilibrantes que pueden decidir cualquier partido. Uche, El Arabi o Peñaranda pueden convertirse en una auténtica pesadilla para la zaga valencianista que, hasta el momento con Gary Neville, ha pecado en demasiadas ocasiones de falta de contundencia.

El entrenador del Valencia optará esta tarde por un once compuesto por Ryan, Barragán, Santos, Vezo, Orban, Fuego, Parejo, Enzo, Rodrigo, Santi Mina y Negredo. El plan de Neville pasa por llevar la iniciativa del partido para minimizar las opciones del equipo andaluz. En ese sentido destaca que Parejo no vaya a tener descanso. El futbolista de Coslada es imprescindible para el técnico inglés pese a que en los últimos partidos se le está viendo algo justo en el plano físico. Hoy, con la presencia de Fuego, abandonará la demarcación de mediocentro defensivo y actuará más adelantado. Y vuelven a jugar desde el principio Rodrigo Moreno y Negredo. Dos delanteros que, hasta ahora, no han cumplido con la expectativa de marcar las diferencias.

La tarde del día de los Reyes Magos debe traer como regalo a Mestalla un buen resultado de su equipo. Después de ocho años la afición ya está saturada de carbón. El camino es largo y hay que hacer méritos en cada obstáculo para poder continuar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *