Gary Neville contra sus raíces

El Valencia se enfrenta al Éibar con la obligación de obtener los 3 puntos para enderezar su rumbo en Liga


Se dice que Mestalla es un campo con alma inglesa por la proximidad de la grada con el terreno de juego y la pasión con la que los aficionados viven los partidos. Sin embargo, si hay un estadio con claro aroma británico en la Liga española es el de Ipurúa. El entrenador del Valencia se sentirá como en casa en Éibar ante un equipo con una propuesta que privilegia el fútbol físico y directo. Tanto que el técnico inglés bromeaba ayer en sala de prensa con la posibilidad de salir él a jugar.

Será el primer partido de Gary Neville en Liga después de su discreto debut frente al Lyon en Champions League. No va a ser fácil hacerse una idea del estilo de juego que pretende imponer el técnico inglés en el Valencia en un campo como Ipurúa que exige un plan concreto y diferente a todos los demás. Neville, en cualquier caso, considera que es una "gran oportunidad porque es una prueba física y de mentalidad muy interesante".

El Éibar, al igual que sucediera el año pasado en su debut en Primera División, se está convirtiendo en el equipo revelación del principio de temporada. Sin embargo en la localidad armera no lanzan las campanas al vuelo porque acabaron descendidos tras una segunda vuelta decepcionante. Sólo el descenso administrativo del Elche les ha permitido mantener la categoría. Las principales bazas ofensivas del Éibar son el delantero centro cedido por el Atlético de Madrid Borja Gastón y el japonés Inui que aporta imprevisibilidad al ataque.

Gary Neville recupera a jugadores clave para la batalla en Ipurúa: André Gomes, Barragán y Orban ya están a disposición del técnico inglés. Aún así, la enfermería del Valencia sigue llena: Rodrigo Moreno, Bakkali, Feghouli, Diego Alves y Enzo Pérez no podrán estar por baja médica. Además, Parejo se perderá el duelo por acumulación de tarjetas amarillas. Por eso el jugador del Mestalla Nacho Gil ha entrado en la convocatoria.

Todos los partidos que se disputan en Ipurúa remiten al fútbol antiguo, a la vieja escuela. La estrechas dimensiones del terreno de juego pueden aconsejar la presencia de un delantero como Negredo. El año pasado a Nuno le salió bien la apuesta de jugar con 3 centrales, dos carrileros y dos futbolistas de ataque. No parece que Neville vaya a repetir la fórmula pero el técnico inglés es más consciente que nadie de que este tipo de partidos, más que jugarlos, hay que ganarlos. Ya habrá tiempo de encontrar un patrón de juego reconocible. En Ipurúa sólo vale pelear y tener la misma intensidad que el Éibar y estar acertado de cara a la portería. Para el Valencia son tres puntos imprescindibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *