La necesidad apremia en la tormenta

El Valencia visita al Sporting en la tercera jornada liguera en busca de la primera victoria en la competición.


La escasa trascendencia mediática que está teniendo el partido de esta tarde en Gijón es inversamente proporcional a su importancia. El valencianismo anda descolocado: los declaraciones de Kempes, los precios para la Champions y el partido contra el Zenit del próximo miércoles han dejado el duelo del Molinón en un segundo plano. El Valencia debe ganar para cambiar la tendencia negativa con la que ha empezado la Liga (dos puntos de seis posibles) y para que el fútbol vuelva a imponerse como argumento positivo en el debate crispado que se está generando alrededor del club.

No va a ser fácil y la mejor prueba es que el Real Madrid no pasó del empate en su visita a Gijón. El Sporting lleva dos años manteniendo un bloque formado mayoritariamente por futbolistas de la cantera. Como decía Javi Fuego esta semana en la sala de prensa de la Ciudad Deportiva de Paterna "se han dado cuenta de que pueden competir en Primera División". El Molinón está eufórico viendo como la obra de otro ex futbolista de la casa, Aberlardo, ha aterrizado en la máxima categoría del fútbol español con aplomo. Jugadores de la factoría de Mareo como Sergio Álvarez, Nacho Cases, Jony, Guerrero serán hoy titulares frente al Valencia. En ataque, habrá que poner especial atención en el paraguayo Sanabria. También, una de las perlas del fútbol europeo, Halilovic, cedido por el Barça B, puede tener minutos esta tarde.

Pero el Valencia no puede permitirse el lujo de pensar en otra cosa que no sea la victoria. El decepcionante inicio de Liga con dos empates frente al Rayo Vallecano y el Deportivo de la Coruña sitúan al equipo de Nuno en una situación delicada. Tanto es así que el técnico portugués va a prescindir de las rotaciones esta tarde. En otras circunstancias clasificatorias y teniendo el debut en Champions a la vuelta de la esquina, probablemente, el entrenador del Valencia hubiera planteado el partido en El Molinón en función del compromiso contra el Zenit el miércoles que viene. Pero Nuno entiende que ahora no es el momento de las rotaciones. El clima que rodea al club aconseja que el duelo de hoy sea considerado como una Final.

Sin duda, la principal novedad del once del Valencia será la presencia de Abdennour. El fichaje estrella de la temporada disputará sus primeros minutos como blanquinegro. El central tunecino se ha esforzado estos días en los entrenamientos para que su integración sea lo más rápido posible. Pero es hoy en el terreno de juego cuando se debe constatar qué es lo que Abdennour puede aportar al equipo. El otro foco de interés previo estará en saber quién defenderá la portería del Valencia. Nuno no ha dado pistas sobre quién será el sustituto de Ryan. Yoel y Jaume pelean por un puesto y el entrenador portugués anunció ayer que, el que gane la partida, lo hará de forma definitiva "la portería es una demarcación de confianza y no voy a hacer cambios". A favor de Yoel está su experiencia en Primera División con el Celta y, en su contra, el hecho de que no ha sido capaz de convencer en Valencia las pocas veces que ha jugado. Por su parte, en caso de jugar, sería el debut de Jaume con el primer equipo en competición oficial.

El resto del equipo, como ya hemos comentado, sería el teórico titular. Cancelo entra en lugar de Barragán que está sancionado y el centro del campo estará formado por Enzo, Javi Fuego y Parejo. Falta por definir si Enzo jugará en paralelo a Javi Fuego o a Parejo. Arriba Rodrigo, dado su pobre rendimiento hasta el momento, dejará su lugar a Piatti. Hay que tener en cuenta que muchos futbolistas han estado con sus selecciones. Esto cerrarrá, probablemente, las puertas del once a Alcácer. Los que no jugarán seguro porque no están convocados son Vezo, Danilo y Santi Mina. La buena noticia de la citación es la vuelta de André Gomes que, seguramente, tendrá ocasión de volver a jugar unos minutos después de su lesión.

El Valencia vuelve a un estadio mítico de la Primera División envuelto en la tormenta. El Molinón siempre fue un campo amable para la afición valencianista que ha correspondido con cariño y respeto. Pero hoy el rival del Valencia es el propio Valencia. La amenaza de guerra civil, más allá de que esté justificada o no, sólo se puede disipar dentro del campo. Lo saben los jugadores y lo sabe Nuno. Que la pelotita entre porque la necesidad apremia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *