Desafío extremo

El Valencia quiere dar la sorpresa en el estadio del Barça para afianzarse en los puestos Champions.


Pocos campos motivan más al valencianismo que el Camp Nou. Esta tarde a las 16.00 horas el equipo blanquinegro se juega tres puntos decisivos en la lucha por la Champions League pero también tiene la posibilidad de dar un golpe en la mesa cuyo eco alcance todos los rincones del mundo. Un escenario majestuoso para probar el techo del nuevo proyecto valencianista en su primer año de vida. Peter Lim, por cierto, verá el duelo desde el palco.

Se presume un partido colosal dado que ambos equipos llegan en un excelente momento de forma. El Barcelona se exhibió el miércoles pasado en el Parque de los Príncipes contra el Paris Saint Germain y el equipo blanquinegro recuperó sensaciones en el derbi. Aunque no sirva de nada es inevitable pensar qué hubiera pasado si el Valencia no se llega a dejar cuatro puntos por el camino contra el Villarreal y el Athletic. El grado de euforia no es el mismo y la posibilidad de disputar la Liga ha desaparecido. Aún así, para el equipo dirigido por Nuno se trata de un reto apasionante y de un desafío extremo.

El hecho de que el Barça prácticamente resolviera la eliminatoria contra el PSG en el partido de ida no beneficia al Valencia. El equipo culé no se puede permitir fallar en la competición doméstica y la eliminatoria de Champions ya no supone un foco de distracción. De hecho, en caso de reservar jugadores, es más probable que Luis Enrique lo haga contra el equipo francés en la vuelta que contra el Valencia esta tarde. El equipo culé ha recuperado a Messi que se pasó la primera vuelta enfadado con el mundo y Luis Suárez vuelve a ser el delantero que el año pasado consiguió la bota de oro europea.

Por su parte, el Valencia viaja a Barcelona con Gayà y Otamendi que no pudieron estar en el último partido de Liga. El lateral de Pedreguer ha completado todos los entrenamientos de la semana con sus compañeros tras pasarse medio mes de baja por una lesión muscular de grado I en el bíceps femoral. La principal duda en el once de Nuno pasa por saber quién ocupará el puesto de lateral izquierdo ya que Orban ha ofrecido un gran rendimiento durante la ausencia de Gayà. En el lateral derecho es probable que Barragán juegue en vez de Cancelo y Otamendi jugará por Vezo. El resto de futbolistas sí serán los mismos que ganaron al Levante.

La ambición del Valencia se podrá detectar en función de dónde decida hacer la presión a la salida del balón. La propuesta innegociable del Barça confiere a los rivales la posibilidad de preparar el partido sin temor a que el equipo culé cambie de planes. La opción más atrevida supone adelantar la línea de presión y la más conservadora pasa por esperar al equipo azulgrana en el propio campo. Lo cierto es que la forma de jugar del Barcelona beneficia al Valencia que es un equipo que se siente cómodo sin el balón. Otro factor a tener en cuenta será la capacidad del equipo para sobreponerse al escenario. Se dice que en estos partidos el entrenador no necesita motivar a sus jugadores pero lo cierto es que en muchas ocasiones los futbolistas son sobrepasados por las circunstancias. Hay que tener en cuenta que el Valencia es un equipo joven aunque no se arrugó ni en el Pizjuán ni en el Calderón.

Nuno, en rueda de prensa, consideró un referente interesante el partido de ida. El Valencia compitió de tú a tú con el Barça y sólo un gol postrero de los visitantes impidió al equipo blanquinegro sacar algo positivo. La clave, como dijo el técnico portugués, será la solidaridad en las coberturas. En el plano ofensivo la precisión de Parejo y André Gomes a la hora de montar los contragolpes y la velocidad de Rodrigo, Feghouli y Alcácer determinarán si el Valencia puede dar la sorpresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *