San Mamés calibra las aspiraciones

El Valencia llega al estadio del Athletic con la necesidad de ganar tras las victorias de todos los equipos de la parte alta de la clasificación.


El Valencia dijo adiós a la idea de ganar la Liga el domingo pasado en Mestalla al empatar contra el Villarreal. Lo que no se ha determinado con certeza es, si previamente, el campeonato y el equipo blanquinegro se habían dicho 'hola'. Ahora, tras unas semanas escuchando discursos triunfalistas, se han abierto paso en el debate los derrotistas. Aquellos que ven al Valencia fuera de la Champions a final de temporada han ganado terreno a los que daban por supuesto que el equipo blanquinegro iba a superar al Atlético de Madrid en la lucha por la tercera plaza.

Entre los vendedores de humo y los agoreros hay un termino medio necesario que pasa por la filosofía del 'partido a partido'. Y hoy, en San Mamés, se vivirá un duelo de enjundia. No hay espacio para más aunque, evidentemente, el encuentro contra el Athletic calibrará las aspiraciones del Valencia en el futuro próximo.

En la rueda de prensa previa al choque de esta noche Nuno concedió mucho importancia al factor San Mamés. En este aspecto, igual que en otros muchos, el club bilbaíno ha realizado una gestión ejemplar. Además de cumplir plazos y no endeudarse en exceso, en el nuevo San Mamés se vive el fútbol como en el viejo. El Athletic no ha perdido la atmósfera que convirtió a su campo en un escenario de leyenda. Por ahí, por cierto, va la preocupación de Mériton con respecto al nuevo Mestalla. Así pues, el Valencia tendrá que hacer frente a las condiciones externas y al equipo dirigido por Valverde. Es, sin duda, una prueba de madurez en la fase decisiva de la temporada.

A favor y en contra del Valencia juega el hecho de que el Athletic es un equipo tremendamente irregular. Nuno también recordó en sala de prensa que el conjunto bilbaíno había jugado este año la Champions League. Sirva la máxima competición europea como ejemplo de lo que ha sido el Athletic esta temporada. Consiguió derrotar al potente Nápoles en la eliminatoria previa. Después en la liguilla acumuló decepciones y, al final, cuando ya era tarde, obtuvo buenos resultados. Los 'leones' han conocido esta semana la mala noticia del alcance de la lesión de uno de su jugadores franquicia: Muniain se pierde lo que resta de temporada y el principio de la próxima. Será duda hasta última hora un viejo conocido de la afición valencianista que, a sus 34 años, está viviendo, probablemente, el mejor momento de su carrera. Aritz Aduriz ha entrado en la convocatoria pero esta semana ha entrenado dos días al margen de sus compañeros.

Por su parte, Nuno tiene un reto importante que no es nuevo. El entrenador portugués tendrá que idear la manera de suplir a Parejo que no puede jugar al estar sancinado. Ya sucedió en la primera vuelta y Nuno decidió cambiar el sistema. Entonces el técnico del Valencia no contaba con Enzo Pérez y esta noche tampoco porque el argentino está lesionado. Así las cosas todo apunta a que hoy también el técnico del Valencia dispondrá otro dibujo táctico. Seguir con el 4-3-3 implicaría dar entrada a Torpi o Filipe Augusto en el once y eso parece descartado. Así pues, el debate está en si el Valencia saldrá con un 4-4-2, con André Gomes y Javi Fuego como mediocentros y Rodrigo y Alcácer en punta de ataque, o si Nuno optará por el 3-5-2 con Piatti y Barragán de carrileros. Otra baja sensible con la que cuenta el Valencia es la de Gayà aunque parece claro que su sustituto, en cualquier caso, será Lucas Orban.

Así pues, todo está preparado para que esta noche se viva un gran espectáculo. Un escenario colosal y dos clásicos de la Liga frente a frente. Los aficionados del Valencia esperan acontecimientos para ver si deben mirar hacia arriba o hacia abajo en la clasificación. San Mamés calibrará las aspiraciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *