Efervescencia en el tramo final

El Valencia afronta el último tramo de Liga desde una posición de privilegio. El ‘partido a partido’ ha mutado en el ‘final a final’.


Nuno dijo ayer en rueda de prensa que el parón liguero no había perjudicado a su equipo "estábamos preparados". Sin embargo, sería importante recuperar el grado de efervescencia con el que el Valencia y sus seguidores acabaron el partido en Elche. El técnico portugués aceptó la euforia de la afición como algo positivo en sala de prensa del Martínez Valero aunque no permite que se traslade al equipo. Mestalla esta temporada está siendo una caldera y ahora que entramos en la parte decisiva del curso el valencianismo va a echar el resto. La Semana Santa invita a lo contrario pero el Villarreal es, a priori, el último gran rival que va a jugar en el coliseo valencianista.

Así pues, en primer término, esta tarde, habrá que dilucidar si el Valencia sigue inmerso en esa ola de confianza y de buen juego que ha mostrado en los últimos partidos. Si es así, el equipo castellonense va a tener muy difícil sacar algo positivo de su visita a la capital del Túria. Y eso que el Villarreal tiene argumentos futbolísticos suficientes como para poner en apuros a cualquier equipo como demostró en el Bernabéu y en el Camp Nou.

El equipo groguet tiene un estilo de juego definido y excelentes futbolistas para ponerlo en práctica. La ausencia de Bruno por lesión es suplida en la zona ancha por Trigueros y Tomás Pina. También son baja Cherysev y Moi Gómez pero hay suficientes futbolistas de garantías para suplirlos. Una de las sensaciones de la Liga este año, el argentino Vietto, jugará por primera vez en la que pudo haber sido su casa. El verano pasado el Valencia no ejerció el derecho preferencial que tenía sobre su fichaje. Otro viejo conocido como Jaume Costa que se formó en las categorías inferiores del Valencia ocupará el lateral izquierdo de la defensa castellonense.

En teoría el Villarreal tratará de controlar el partido a través de la posesión. Un hecho que no incomoda el planteamiento del Valencia que no tiene problema en cederle el balón al equipo contrario pese a jugar en casa. Nuno, de todas maneras, señaló en rueda de prensa que no han preparado el partido en función del rival “nos hemos fijado en nosotros”. El Valencia tiene la llave de su ambición en función de dónde decida realizar la presión para recuperar el balón. Si pretende hacerlo en posiciones adelantadas corre un riesgo evidente porque los futbolistas del Villarreal tienen capacidad para sacar el balón jugado y si decide esperar atrás también ahí el equipo groguet es peligroso.

En cualquier caso se espera un duelo apasionante en los banquillos y, por supuesto, dentro del campo. Nuno repetirá el mismo once que ganó en Elche. La única ausencia del equipo blanquinegro es la del lesionado Enzo Pérez. Fubolistas como André Gomes y Otamendi que entrenaron por primera vez al mismo ritmo que sus compañeros hace dos días apuntan a titulares indiscutibles.

Hay derbi regional pero ése no es el prisma que dota al choque de una emotividad especial. Lo que verdaderamente pone los pelos de punta a la afición valencianista es la posibilidad de recuperar la efervescencia con la que se acabó el partido en Elche. Ver al Valencia jugar como una máquina engrasada ahora que entramos en la parte decisiva de la temporada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *