A las puertas de todo

Partido grande en el Calderón entre el cuarto y el tercer clasificado. Llega Otamendi pero no estará Alcácer. Por su parte, el Atleti no podrá contar ni con Griezmann ni con Miranda.


A las nueve de la noche se empezará a dirimir si el valencianismo tiene derecho a soñar con un final de Liga apoteósico. Quién más quién menos, tras la derrota ayer del Madrid en Bilbao, empezó a fabular con aspiraciones mayores. Hace un mes el Valencia peleaba a cara de perro por la cuarta plaza con el Sevilla y hoy, el equipo blanquinegro, tiene la posibilidad de adelantar al Atlético de Madrid en la tercera posición y quedarse, como máximo, a siete puntos del líder, en caso de que el Barcelona gane su compromiso contra el Rayo Vallecano.

Sin embargo, conviene centrarse en la batalla del Calderón y no ir más allá. Es muy probable que los seguidores del Atlético sientan el mismo cosquilleo que los aficionados del Valencia al ver cómo Madrid y Barcelona se dejan por el camino más puntos de los previstos. Aún así, hay muchas diferencias entre los colchoneros y los blanquinegros. El Atleti es el actual campeón de Liga y, por así decirlo, no tiene nada que demostrar. Tienen la ventaja de la experiencia y están acostumbrados a salir airosos de citas vitales como la de hoy. El Valencia, por su parte, todavía no es un equipo hecho en tanto en cuanto estamos en los albores de una nueva era marcada por la presencia de Lim en la propiedad y de Nuno en el banquillo. Esto, igualmente puede ser una virtud porque el club de Mestalla tiene el hambre del que lleva muchos años sin probar bocado en los banquetes más selectos del fútbol. El Valencia es peligroso, precisamente, porque viene desde abajo.

Así se presenta un duelo que, antes de que se dispute, ya se puede calificar de intenso por la idiosincrasia de ambos equipos. El Atlético de Madrid ha hecho bandera de vivir los partidos al límite y el Valencia ya ha demostrado que puede competir y ganarle a cualquiera. El ‘otro fútbol’ estará presente en la batalla del Calderón y será fundamental para esclarecer quién se lleva el partido. Enzo Pérez señaló durante la semana que el choque se decidirá en “los pequeños detalles”. Ambos equipos saldrán a por la victoria pero a su manera. Tanto el Atleti como el Valencia se sienten cómodos sin tener el balón. El duelo táctico puede ser apasionante y no es descartable que Nuno dé otra vuelta de tuerca al sistema o a la alineación para sorprender a su rival.

Se sabe ya a estas horas que Simeone no podrá contar ni con Griezmann ni con Miranda y, por parte del Valencia, Nuno aseguró en sala de prensa que Alcácer “seguramente no estará”. Sí llega al encuentro Otamendi. Al central valencianista el martes pasado le diagnosticaron un esguince de grado II pero el viernes ya se ejercitó con normalidad con sus compañeros. La recuperación del internacional argentino simboliza la pujanza del equipo, las ganas y el compromiso de una plantilla que se deja la piel para mayor gloria de su afición que está a punto de desatarse.  De hecho, cerca de un millar de aficionados acompañaran a su equipo esta noche. No es para menos, el Valencia está a las puertas de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *