Toca dar una alegría

El Valencia ha de ganar por muchos motivos. No puede distanciarse más de los puestos de Champions porque, como se demostró el año pasado, luego cuesta mucho remontar. Debe ganar para reforzar su confianza porque es un equipo débil mentalmente. Y por último y principal, porque toca dar una alegría a la afición.


La última vez que el equipo pisó Mestalla lo hizo arrastrando los pies y perdió contra el colista. Un duro golpe para una afición que reaccionó de manera desapasionada, casi irreconocible. Es cierto que se pidió la cabeza de Braulio pero con cierta frialdad. Así las cosas el equipo le debe por lo menos una a su hinchada. El Valladolid parece un rival propicio al disputarse el partido en casa pero el equipo de Djukic sigue siendo una incógnita. En Suiza reaccionó mentalmente bien contra la adversidad de ir por detrás en el marcador pero jugaba con un hombre más y enfrente estaba el St. Gallen. El Valladolid es otra cosa. El equipo pucelano está entrenado por JIM. Un técnico avalado por su trayectoria en el Levante y que ha puntuado las dos últimas veces que ha visitado Mestalla con el equipo granota. El Valladolid lleva cinco empates en seis partidos disputados lo que se puede interpretar como que son un equipo más difícil de batir de lo que aparenta la clasificación. Van decimosextos sólo cinco puntos por detrás del Valencia. Los equipos de JIM se caracterizan por su rigor táctico. No les preocupa evidenciar su apuesta defensiva que le reportó grandes resultados en el Levante. Uno de sus jugadores de más calidad, Ebert, está sancionado por ver la quinta amarilla de la temporada la jornada pasada. En realidad el Valladolid está en cuadro. Al estilo del Valencia. JIM ha convocado a los 18 jugadores que tiene disponibles. Otras bajas sensibles son las de Óscar y Manucho.

Por su parte, el técnico valencianista no podrá contar con Diego Alves, Guardado, Fede y Jonas. Han entrado en la convocatoria Joao Pereira y Feghouli. La alineación es impredecible porque no hay sitio para todos. Es probable que premie el partido de Canales o de Piatti del pasado jueves pero Pabón, tras su gol en Getafe, parece que no va a perder el puesto por la derecha. Pueden jugar los tres si Banega o Parejo salen del equipo pero esto es algo que es muy improbable. Lo que también es una incógnita más allá de los once jugadores que saldrán es qué harán sobre el campo. El Valencia ha mejorado su fútbol estos dos últimos partidos principalmente por la aportación de Parejo pero le falta jugar así varios partidos para establecer una regularidad. Para empezar a ser un equipo reconocible. Están habiendo buenas noticias con futbolistas que empiezan a aportar y antes no lo hacían, casos Barragán, Piatti o Romeu. Pabón, que ha de ser decisivo redirigió el cañón el fin de semana pasado. En definitiva, hay motivos suficientes para pensar que esta tarde toca dar una alegría.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *