Un tiburón al acecho

Día grande de fútbol en la ciudad de Valencia. Los dos equipos más importantes de la capital del Túria se enfrentan en un estadio que estará a reventar.


La diferencia histórica entre Valencia CF y Levante UD, el desnivel presupuestario y, sobre todo, la desigualdad en el volumen de la masa social hacen difícil sostener que este sea un derbi al uso. Valencia y Levante no son Sevilla y Betis, ni Real Madrid y Atlético, ni siquiera Barça y Espanyol. Por no hablar de Milán, Manchester o Liverpool. Ahora bien, en los últimos años el duelo entre los dos principales equipos de la ciudad de Valencia va adquiriendo más enjundia y esto sucede porque el Levante atraviesa la mejor etapa de su historia. Desde las filas levantinistas, obviamente, aspiran a que el partido contra su vecino sea un duelo entre iguales. Y por la parte blanquinegra hay algunos sectores que pretenden darle al equipo granota el status de enemigo irreconciliable. En el caso de este partido en concreto hay que apuntar además la polémica de las entradas para añadirle más morbo a la cita. La directiva del Valencia ha financiado la mitad de las entradas a sus seguidores e hizo un comunicado en el que rompía relaciones con el Levante. Aunque luego se ha reconducido la situación institucional y se ha hecho un llamamiento al respeto mutuo y a la convivencia, el partido ha estado en boca de todos y el resultado es que en el Ciudad de Valencia se vivirá un ambiente espectacular con miles de aficionados valencianistas en las gradas.

En lo meramente futbolístico el encuentro tiene un gran aliciente para la parroquia blanquinegra. El fichaje más caro de la historia del club y símbolo de los nuevos tiempos, Álvaro Negredo, será titular por primera vez. El 'Tiburón' está al acecho y amenaza al Ciutat de València debido a la baja por lesión de Paco Alcácer. Puede que no sea la única novedad en el once de Nuno ya que el técnico portugués señaló en la rueda de prensa previa  que ya tenía claro el once "y vosotros no lo sospecháis apenas". Puede que simplemente se trate del juego del despiste pero también puede ser que Nuno modifique su alineación condicionado por los compromisos internacionales que le han impedido prepara el partido con todos los efectivos de su plantilla. La duda viene también a raíz de la recuperación de Parejo. El entrenador del Valencia deberá calibrar los riesgos de alinear al centrocampista de Coslada recién salido de una lesión lo que conllevaría volver al sistema 4-3-3. También se especula con la presencia de Carles Gil en el once ya que Feghouli apenas se ha entrenado dos veces esta semana con el grupo tras el compromiso con su selección. Se puede buscar una clave de lo que esta tarde buscará Nuno sobre el campo en las declaraciones realizadas por Gayà en la sala de prensa de Paterna. El lateral izquierdo de Pedreguer señaló que si el Valencia tiene la posesión "y movemos el balón va a ser difícil para ellos". Parece obvio que ante un equipo como el Levante no se puede plantear el mismo partido que contra, por ejemplo, el Villarreal. Es previsible que el equipo 'granota' le ceda la iniciativa del juego al equipo blanquinegro algo a lo que no está acostumbrado el Valencia aunque tenga recursos de sobra para asumir ese papel.  

El Levante por su parte también ha tenido ausencias significativas a la hora de preparar el encuentro por los compromisos internacionales. Diop, el eje del juego levantinista también se incorporó a última hora a los entrenamientos dirigidos por Lucas Alcáraz. Aún así, el entrenador andaluz no prescindirá del jugador africano. El Levante que se encontrará el Valencia esta tarde se parece mucho más a  la versión de los últimos años que al equipo que empezó perdiendo la mayoría de los partidos de la Liga. El cambio de entrenador ha devuelto al equipo azulgrana a la filosofía de basar el juego en un sólido entramado defensivo. No es la idea original: el director deportivo Manolo Salvador confió en Mendilíbar para evolucionar el juego de su equipo. El Levante este año quería empezar a ser protagonista de los partidos. Pero en pocas jornadas se ha visto que lo que está bien no se debe tocar y el club destituyó a Mendilíbar para contratar a Alcáraz y recuperar la idea de juego que le ha permitido al equipo de Orriols vivir el mejor momento de su historia.

A las 17.00 horas en el Ciutat de València se vivirá un derbi con aroma a derbi. Dos equipos que, pese a todas las diferencias, comparten la misma ciudad y la misma categoría. El estadio estará a reventar y sólo queda desear que se viva una fiesta en las gradas y que se vea un bonito espectáculo en el terreno de juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *