Partidos que marcan la diferencia

Aunque las fechas señaladas en el calendario son otras, la diferencia entre aspirar a hacer algo grande o hacer una temporada discreta la marca partidos como el de esta noche en Getafe.


Cierra el Valencia la cuarta jornada en Getafe contra el equipo azulón. Estamos todavía en los albores de la Liga pero los puntos valen igual que los de final de temporada. El Valencia tiene la oportunidad esta noche de ir definiendo sus intenciones. Más que en el Bernabéu o en el Nou Camp, la posición final en el campeonato vendrá determinada por partidos como el de hoy en el Colíseo Alfonso Pérez. Es una buena oportunidad porque el choque llega en un buen momento para los blanquinegros. Tras dos victorias seguidas en Mestalla y la próxima visita del Córdoba al feudo valencianista el equipo de Nuno tiene la ocasión de instaurarse en la dinámica positiva si consigue ganar en Getafe.

Enfrente, el equipo madrileño ha tenido un inicio de campeonato irregular. Ha perdido en sus dos salidas contra Celta y Sevilla y ganó en casa frente al Almería. El Getafe está generando dudas y hay bastante ruido alrededor del equipo. Principalmente por el asunto Pedro León. Por imposición del 'Fair Play' financiero el jugador murciano no fue inscrito en la Liga aunque ahora la Federación Española de Fútbol considera que sí puede ser alineado. Pedro León ha sido convocado para esta noche aunque más como reivindicación del entrenador Cosmin Contra que como alternativa real sobre el campo. Subyace en este tema un conflicto entre el presidente y su técnico. Cosmin Contra tiene el aval de haber salvado al equipo madrileño del descenso la temporada pasada pese a que se hizo cargo del Getafe en una situación clasificatoria muy delicada. De hecho, la permanencia de los azulones se forjó en Mestalla ganando por 1-3 en un partido de infausto recuerdo para el valencianismo en el que Pedro León faltó el respeto a la afición valencianista con la celebración del tercer gol. Aún así, pese a la situación de inestabilidad el Getafe cuenta con jugadores estimables. Diego Castro, Juan Rodríguez o Sarabia son futbolistas de calidad que pueden desequilibrar el partido. Y en punta está Álvaro Vázquez. El ex delantero del Espanyol sentó en el banquillo a Alcácer cuando el de Torrent estuvo cedido en equipo madrileño. Y es que la relación entre el club dirigido por Ángel Torres y el Valencia es cuanto menos llamativa. Las últimas transacciones de una larga tradición se han producido este verano con el traspaso de Guaita, que defenderá la portería azulona esta noche, y la cesión de Míchel que no jugará por la 'cláusula del miedo'. Se da la circunstancia de que en esta relación el Valencia siempre ha devaluado a su jugadores para que llegaran al Getafe mientras que el club madrileño no ha rebajado nunca un ápice de la cláusula de rescisión de futbolistas como Soldado o Parejo.

Rencillas del pasado que, lógicamente, no afectan a lo que sucederá esta noche en el terreno de juego. El Valencia llega deportivamente eufórico. El ambiente es inmejorable aunque pese la duda de la última ruptura entre Bankia y Mériton. Nuno quiere a sus jugadores concentrados exclusivamente en lo futbolístico y busca que su equipo profundice en las virtudes que ha mostrado en este principio de temporada para convertirlas en seña de identidad. El técnico portugués ha conseguido, de momento, su objetivo inicial que es el de construir el equipo desde la defensa. El rendimiento de la pareja de centrales Vezo-Otamendi está  dando consistencia a todo el juego del equipo. Además, el Valencia está demostrando una capacidad de definición admirable. El equipo se está destacando por su efectividad de cara a la portería. Por todo ello Nuno no variará su once titular. El entrenador portugués anunció en rueda de prensa que haría rotaciones debido a que el Valencia juega tres partidos de Liga en siete días, sin embargo, el encuentro contra el Córdoba en casa el próximo jueves parece más propicio para hacer variaciones en el once. Una de las obsesiones de Nuno es la de crear automatismos entre sus jugadores. En los partidillos de los entrenamientos divide al grupo en tres equipos y los supuestos titulares casi siempre juegan juntos en función de la posición que ocupen en el campo. De esta manera Piatti, Alcácer y Rodrigo siempre están en el mismo equipo, al igual que Vezo y Otamendi o Parejo y André Gomes. Nuno está construyendo un bloque y, más allá de las necesidades del calendario, mientras los resultados acompañen, no va a hacer rotaciones, por lo menos en el once titular. Sí que parece que el entrenador del Valencia está obligado a integrar en la dinámica del equipo a los jugadores menos habituales a partir de la lista de convocados. En este caso no viajan por decisión técnica a Getafe Zuculini, Rober, Joao Pereira y Jaume Doménech.

Así pues, el partido de esta noche servirá para comprobar si el Valencia va en serio o es efervescente. Insistimos en la idea inicial: estos partidos aparentemente sencillos son los que marcan la diferencia al final de la temporada. ¡A por ellos!    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *