Silogismos de verano

La situación ha alcanzado un punto tal que sólo existen dos salidas: un giro sorprendente y que todo siga igual, poniendo de nuevo la tapa sobre la olla express (…) No es cuestión de opinión. No es cuestión de gustos personales. Es cuestión de lógica.


Tras el enésimo episodio de trincherismo que se vive en el entorno valencianista (nada nuevo bajo el sol), quizá deberíamos echar la mirada atrás, hasta la era aristotélica, para tratar de traducir el actual panorama a base de silogismos. Inmersos en jornadas en las que ofrecer puntos de vista está mal visto y ofrecer 'scoops' netamente informativos tiene una entretenida batería de insultos como resultado, quizá echar mano del razonamiento deductivo ayude a ubicar cada pieza en su lugar del tablero.
 
La situación ha alcanzado un punto tal que sólo existen dos salidas: un giro sorprendente y que todo siga igual, poniendo de nuevo la tapa sobre la olla express a la espera de que vuelva a liberar un peligroso chorro de vapor en un futuro; o, lo más probable, un cambio en la estructura deportiva del club. Fijémonos, pues, en el bosque. En el panorama global y no coyuntural. No es cuestión de opinión. No es cuestión de gustos personales. Es cuestión de lógica.
 
– La dirección deportiva consensúa centrar esfuerzos en Imbulá… y Nuno acepta la solución de consenso. 
– Nuno y Jorge Mendes firman a Rodrigo Caio a espaldas del resto.
Silogismo 1: Nuno y Jorge Mendes creen tener más poder que la dirección deportiva.
 
Fue un movimiento feo, feísimo por parte del sector portugués del club. Sin discusión. Y, conociendo los antecedentes en la tensa relación entre Rufete y Nuno prácticamente desde el primer día, la interpretación pone evidentemente al técnico en el disparadero, cual Arya Stark que pacientemente ha esperado meses y meses para asestar el espadazo mortal. Todo se remonta a la llegada de Nuno que, recordemos, no era el técnico escogido por Rufete para el proyecto 2014-2015: el escogido era Juan Antonio Pizzi, y así lo admitió el de Benejúzar a principios de julio de 2014. Desde entonces, los motivos para las tiranteces han sido diversos, desde la incorporación de Filipe Augusto hasta el reciente fichaje de Cancelo por una cantidad económica que no agradó a la dirección deportiva (que pensaba invertir menos de 15 'kilos' en el lateral), pasando por asuntos de gestión diaria en la Ciudad de Paterna y, sobre todo, el desencuentro más claro que aconteció el pasado mes de enero. Nuno, enfurecido tras un tropiezo ante el Almería en Mestalla y tras meses sin sentirse cómodo en Paterna, declaró que habría "cambios en la estructura deportiva" de forma inminente, en una rueda de prensa que levantó ampollas. Detrás, su deseo de incorporar dos futbolistas más para apuntalar el equipo. Rufete defendió que había plantilla suficiente para afrontar únicamente la Liga. Y Lay Hoon, informe en mano, dio la razón al Manager General. Un revés que podría suponer la génesis del osado movimiento por parte de entrenador y su agente el pasado viernes 12 de junio. Un golpe de autoridad que, sin embargo, ha destapado la situación de guerra fría que se ha vivido entre técnico y responsable deportivo durante los últimos diez meses.
 
– Nuno y Mendes cierran el fichaje de Rodrigo Caio y el club se entera a la vez que la afición: a través de Twitter.
– Es imposible que un club como el Valencia firme ningún documento sin que el club lo sepa.
Silogismo 2: Alguien ha dado a poderes a un tercero para que negocie y cierre acuerdos en nombre del Valencia.
 
Es quizá una de las preguntas cuya respuesta da tanto miedo que es mejor no planteársela. Si bien 12,5 millones y otros 4 en variables pueden parecer excesivos por el imberbe Caio, nadie ha puesto en tela de juicio el potencial del jugador ni la posibilidad de que triunfe en el Valencia. Deportivamente, es un movimiento que el tiempo juzgará con precisión. Lo que ha propiciado el ambiente guerracivilista que se vive en la ciudad es el procedimiento, el hecho de que en las oficinas del Valencia CF no se tuviese constancia el viernes por la tarde de que acababan de fichar a un futbolista. El club solventó el entuerto con un rápido comunicado de dos líneas, pero la planta noble bullía de actividad y de indignación. La amistad de Jorge Mendes con Peter Lim es pública y notoria desde hace años, más años de los que el magnate ha estado en Valencia. La operación Caio tiene el sello de Gestifute y responsables ligados al superagente. Si el club era ajeno a las negociaciones y no se enteró del fichaje… ¿quién firmó la documentación? ¿Quién alcanzó el acuerdo con Sao Paulo? ¿Quién acordó el pago al contado de los 12,5 millones para anticiparse al Atlético en el fichaje? ¿Sabía algo Lay Hoon? ¿Estaba Peter Lim al corriente de los contactos? Muchas preguntas que, a fecha de hoy, siguen sin respuesta.
 
– Peter Lim fue el artífice del fichaje de Nuno por el Valencia. 
– Lay Hoon es la principal valedora en Meriton del trabajo de Rufete. Al tiempo, es la subordinada de Lim y le rinde cuentas.
Silogismo 3: La opinión de Peter Lim primará siempre sobre la de Lay Hoon.
 
La ausencia de Lay Hoon en el célebre encuentro deportivo del lunes 8 de junio menoscabó la autoridad de Rufete, dado que la ejecutiva ha sido desde hace más de seis meses la principal valedora del Manager General. Ya reforzó su metodología en enero ante Nuno, en lo que supuso un espaldarazo importante para el trabajador que (en teoría) podía tener el vínculo más endeble con la nueva propiedad. Lay Hoon no cometerá el mismo error dos veces y estará presente en la cumbre que está por venir. La asiática es quizá la figura más pragmática de toda esta opereta, y respalda a Rufete por una cuestión netamente profesional, de 'business': Rufete apostó por Mustafi, Orban, Otamendi y Gayà (menos de 25 millones de euros entre todos) y dichos activos han tenido un rendimiento excelente. Eso, para una mujer de números, es oro a la hora de presentar a Peter Lim la hoja con el balance de resultados anual. Un responsable deportivo capaz de sacar jugadores a buen precio que rindan a nivel notable es, a su juicio, una herramienta de mucho valor para cualquier empresa. Sin embargo, no fue Lay Hoon la que apostó por Nuno para el banquillo del Valencia. Fue Peter. Y eso le da, indefectiblemente, una fuerza importante al portugués: es la apuesta personal del dueño. Del primero en la cadena de mando. Del que, en última instancia, toma todas las decisiones.
 
– Rufete y Nuno no conectan desde el primer día. 
– La relación entre Rufete y Baraja es escasa desde la pasada temporada. 
Silogismo 4: Nuno ve en Baraja el reemplazo ideal para Rufete.
 
Otra cosa es que el Pipo vaya a querer entrar en semejante berenjenal, que desgastaría una imagen que a fecha de hoy es intachable a ojos de la masa social. La relación entre Baraja y Rufete es la cara opuesta de lo que ha sucedido en los últimos días. El vallisoletano tomó las riendas del equipo juvenil en verano de 2013, aunque pronto dejó de haber una comunicación fluida con el Manager General. Pero ambos han mantenido un profesionalidad y 'savoir-faire' que han brillado por su ausencia estos días. Hombres de club. Para saber del desencuentro, alejado de la primera plana, había que estar día a día en Paterna y conocer los entresijos de la Ciudad Deportiva, lo que decían en voz baja técnicos, jugadores y padres. Ejemplo práctico: Baraja y sus pupilos se acabarían alzando con el trofeo de campeón 2013-2014 de la categoría en un partido ante el Villarreal en el que no hubo representantes de la cúpula mayor del club en la grada, mientras el '8' veía como Fernando Roig y Jose Manuel Llaneza sí respaldaban a los amarillos en Paterna. Aquello sirvió de gasolina para la escuadra del Pipo ("¡estamos solos!", dijo en la arenga previa al choque), que acabaría empatando en un partido muy tenso y conquistando el torneo. Aquella situación llegó semanas después de que Baraja desestimase la propuesta de hacerse con las riendas del Mestalla, con motivos de carácter técnico como explicación. Tras la destitución de Nico Estevez, Rufete puso el reto en manos del Pipo, y su respuesta (que el Juvenil A era su prioridad y quería culminar el trabajo de todo el año) fue otra muesca más a la lista de desencuentros. Posteriormente, muchos jugadores del equipo juvenil acabarían subiendo al filial y el cuerpo técnico del Pipo (Arroyo, Marrama, etc.) fue desmantelado en verano, también con motivos técnicos como explicación oficial. El hecho de que Baraja comunicase hace semanas públicamente su marcha del club a los medios antes que a Rufete no fue más que otro capítulo más. Ahora, Nuno ha visto en Baraja una figura que cree poder poner a su favor, aunque entre ambos no hay una especial sintonía. Parece poco probable que el Pipo, cuyo fuerte carácter es conocido por todos, aceptase un papel de comparsa. Y más cuando todos sus allegados saben que su objetivo a corto plazo es el de ocupar un banquillo en primera fila.
 
– "Aquella información que destapo y cuento yo es trabajo de investigación serio y riguroso".
– "Aquella información que no doy yo, o no concuerda con mi visión de la realidad, es una filtración interesada".
Silogismo 5: "Yo sí que me lo curro, no como los demás, a los que se lo filtran todo".
 
Quizá el comentario periodísticamente más endogámico del presente escrito, pero imposible de pasar por alto. Desde el viernes de autos hasta hoy, señalar con el dedo, acusar a los demás, defender la parcela de influencia y hacer gala de mucha mala baba se han convertido en moneda común. El posicionamiento ha sido claro y evidente en aquellos casos claros y evidentes, así que no hace falta enumerarlos. Rufete, que para un sector del entorno era más filósofo romano que Manager General, es ahora un trabajador modélico al que se le falta al respeto. Nuno, que para otro sector era el líder de la manada, el mejor entrenador de todos los tiempos números en mano, es ahora una rata traidora. Parece que los colores blanquinegros del club sirven de permanente justificación para dar volantazos en la línea editorial, aunque por suerte existe una amplia mayoría de analistas que mantienen unos principios y una praxis coherente. Lo de acusar a un bando u otro de filtrar no es más que el enésimo capítulo de una forma de entender el periodismo que hace tiempo arrastra a la profesión por el lodazal. Quizá algún día el espectáculo se circunscriba al césped, y no se traslade a las redacciones. Dudo, en cambio, de que servidor llegue a verlo en primera persona.
 
– Amadeo Salvo respalda el trabajo de Rufete, mientras que Nuno cuenta con el respaldo de su amigo y agente Jorge Mendes.
– El máximo accionista del Valencia CF es Peter Lim.
Silogismo final: Peter Lim decidirá la nueva configuración de la estructura deportiva.
 
El valencianismo espera un cónclave inminente en el que las partes deben sentarse en la misma mesa con el propósito firme de proponer y escuchar. Sobre todo, escuchar. Porque el espectáculo de los últimos días no es positivo ni para la entidad, ni para los protagonistas ni, especialmente, para los aficionados. El seguidor blanquinegro puede no hacer caso a los mensajes reiterados (los ha habido, es nuestro trabajo informar) que avisaban toda la temporada respecto a desavenencias internas, pero no puede ignorar que se consensuó un fichaje y posteriormente el técnico ejecutó una operación semi-clandestina para traer a otro. Es el momento de que Peter Lim se 'moje' y tome la primera gran decisión de su era como propietario, el primer movimiento que podría tomarse como impopular por una parte de la hinchada. No se puede ser tan categórico como para afirmar que debe elegir entre Rufete y Nuno, faltaría más. Pero sí debe mover ficha de forma definitiva, para que la estructura deportiva quede definida con claridad y sin mayor atisbo de duda. En su círculo interno, Rufete y colaboradores consideran que su trabajo ha sido coherente y positivo, y ya en varias ocasiones han expresado su tranquilidad respecto a sus posibilidades de desarrollar su tarea en otro club. Hoon, Koh, Salvo, Rufete, Mendes, Ayala, Nuno, Salvans… Nombres propios de una situación que debe solventarse lo antes posible. Y la solución, porque 'qui paga, mana', está en manos de Peter Lim. Él decide. El verano ya está aquí. El mercado se mueve. El fútbol no espera a nadie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *