Balance deportivo Gloval

Repasamos el rendimiento de lo principales equipos del Valencia CF


Desde su llegada a la presidencia Amadeo Salvo apostó por el proyecto Gloval. Una marca para todo el club que implica un comportamiento ético dentro y fuera de los campos de fútbol pero también la consideración de la entidad como un todo. En lo deportivo, el plan para el primer equipo no se entiende sin el trabajo de la cantera y los objetivos del club pasan por la participación del Valencia Femenino. Todos los equipos son importantes porque todos son Valencia CF.

Desde esa perspectiva nos disponemos a valorar la temporada que está a punto de finalizar a falta de la Copa del Rey Juvenil y el Campeonato Nacional Cadete.

 

CUADRO DE HONOR COMPARATIVO DE LA CLASIFICACIÓN EN LIGA

 

TEMPORADA  13/14 14/15
Primer equipo  8º  4º
VCF Mestalla  16º  14º
VCF Femenino  6º  4º
VCF juvenil A  1º  2º
VCF juvenil B  2º  1º
VCF cadete A  1º  3º
VCF cadete B  1º  1º
VCF infantil A  2º  1º
VCF infantil B  1º  1º

 

EL PRIMER EQUIPO

Habrá tiempo para analizar en profundidad la campaña realizada por los futbolistas dirigidos por Nuno, pero un acercamiento inicial nos permite ver una mejora incuestionable respecto al año pasado. El Valencia ha conseguido el objetivo que era estar entre los cuatro primeros y por ahí el balance tiene que ser positivo. Además, contextualizado, es decir, teniendo en cuenta que es el primer año de un nuevo proyecto la valoración mejora.

Aspectos positivos:

  • La zaga: Se ha podido ver a un equipo muy bien organizado tácticamente. Garantizar la solidez defensiva es básico en el corto y en el largo plazo. Nuno lo entendió y lo ha conseguido. Hay quien dice que los equipos se construyen desde atrás. Tal vez no se deba generalizar pero en el caso del Valencia es históricamente cierto que esa máxima se cumple.

  • El equipo compite en todos los campos: El Valencia ha demostrado que no se arruga. Ha dado la cara en el Pizjuán, el Calderón, el Camp Nou y en el Bernabéu.

  • Mestalla como fortín: El Valencia ha conseguido unos números espectaculares actuando como local. Aunque en algunos partidos el juego no ha sido brillante el equipo se ha mostrado resolutivo. El balón parado también ha permitido conseguir muchos puntos.

  • Una plantilla joven: Todo esto se ha construido con un grupo de futbolistas que destaca en su conjunto por su escasa edad. Había dudas razonables a principio de temporada con este hecho pero Nuno ha sabido aprovecharlo para cohesionar el vestuario y poder moldear al equipo. Será clave en este sentido seguir confiando en el bloque más allá de algún refuerzo que marque las diferencias.

Aspectos negativos:

  • Ambición: En algunos partidos ha faltado algo de actitud como en la segunda parte en Vigo o contra el Villarreal y en la Copa, excepto en la segunda parte del partido en Mestalla contra el Rayo Vallecano, faltó interés a lo largo de toda la competición. El Valencia todavía no está en disposición de especular o de medir esfuerzos.

  • Problemas a la hora de generar fútbol: El equipo blanquinegro tiene una forma de atacar muy determinada que es aprovechar los espacios tras recuperar el balón y dirigirse a la portería rival con verticalidad. Lo hace muy bien y le ha servido para ganar nada menos que 22 partidos de Liga. Sin embargo, debe ampliar su repertorio de ataques porque hay equipos que se le han atragantado en ataque por no disponer de más alternativas.

  • El rendimiento de los futbolistas que han costado más dinero ha sido decepcionante. Negredo, Rodrigo y Enzo Pérez han tenido una aportación escasa cuando se suponía que debían marcar diferencias.

EL VCF FEMENINO

Desde hace dos años el club decidió apostar por el Valencia CF Femenino y las futbolistas han respondido en el campo consiguiendo resultados históricos. El año pasado el equipo blanquinegro obtuvo su mejor clasificación histórica en Liga con un sexto puesto y este año lo ha superado terminando en cuarta posición. Además, ha sido finalista en la Copa de la Reina, también, por primera vez. La directiva, el cuerpo técnico y las jugadoras están construyendo un proyecto muy atractivo. La base del equipo sigue siendo la misma que peleaba por no descender hace tres años: un grupo forjado en el carácter, el esfuerzo y la amistad que ha ido incorporando jugadoras de primer nivel que han hecho suyos estos valores. El Valencia Femenino es un equipo ejemplar en todos los aspectos.

Las futbolistas entrenadas por Cristian Toro hicieron un campeonato de Liga inmaculado hasta el último mes y medio. Es difícil explicar las causas de por qué el Valencia estuvo seis partidos seguidos sin conocer la victoria. A principios de abril se abrió la posibilidad de jugar la Champions para el segundo clasificado. Posición que había ocupado el Valencia en repetidas ocasiones y que tenía al alcance en esos momentos. Paralelamente, el equipo quedó bastante afectado por la injusta derrota en Mallorca con escándalo arbitral. El fútbol femenino tiene otros códigos y el Valencia se vio en el espejo maltratado por las estructuras de poder y sin derecho a réplica moral por ser un club con un presupuesto alto. Por último, el equipo ha sufrido una plaga de lesiones. Tal vez mezclando estos tres argumentos, la auto exigencia por obtener la Champions, cierta crisis de identidad generada por situaciones imposibles de controlar y objetivamente injustas y las continuas bajas, se pueda entender por qué el Valencia estuvo mes y medio sin ganar. Aún así, el equipo se recompuso en el último partido de Liga y fue capaz de permanecer en la cuarta plaza. Todo el impecable trabajo hecho antes de abril sirvió para obtener la mejor clasificación histórica por segundo año consecutivo.

Además, la temporada no había acabado y quedaba por disputarse la Copa de la Reina con unos emparejamientos que, a priori, complicaban mucho que el Valencia progresara en la competición. Pero el equipo blanquinegro culminó su recuperación anímica y futbolística a lo grande. Ganó al Athletic y al Barça y se plantó en la Final. Las futbolistas se reencontraron consigo mismas y el Valencia volvió a ser un equipo solidario y hambriento. Desgraciadamente, no se pudo completar la gesta ganando el último partido contra el Sporting de Huelva. Pero el equipo dirigido por Cristian Toro volvió a hacer historia y, pese a la decepción, sale reforzado de la competición de cara al año que viene.

El Valencia, gracias a un excelente trabajo, ha irrumpido de pleno derecho en la élite del fútbol nacional. Además, lo ha hecho con un proyecto sostenible. Antes el club confiaba en la cantera por necesidades económicas, ahora sigue cuidando de la escuela por convicción. El Valencia Femenino B ha terminado en una magnífica cuarta posición en su primer año en Segunda División. Las futbolistas dirigidas por Jesús Olivas han ido de menos a más en un año muy enriquecedor. Además, han participado con el primer equipo con cierta regularidad Sara Micó y Cintia Montagut. También han dispuesto de algún minuto Marta Peiró y Pauleta y han debutado Claudia Florentino y Ángela Sanchís.

Por otra parte, el Valencia estará representado por primera vez en su historia en un Mundial de Fútbol Femenino gracias a la convocatoria de Ivana Andrés con a selección española. Lo cierto es que la lista de Ignacio Quereda puede ser discutible porque hay otras futbolistas del Valencia que, según el criterio, merecerían estar ahora mismo en Canadá.

El año que viene todas las categorías del fútbol femenino pasarán a formar parte del club y abandonarán la Fundación, organismo del que dependían hasta ahora. Parece que este cambio no tendrá demasiadas consecuencias prácticas. El Valencia, por medio de Layhoon Chan, ya ha señalado que la entidad seguirá apostando por el fútbol femenino. En este sentido, el club debería exigir en la Federación que se aumente la dotación de los gastos arbitrales en la Primera División Femenina. Hay que evitar que el sistema disponga que los árbitros sean del colegio territorial del equipo local. Es una reivindicación justa teniendo en cuenta que en la Segunda División B masculina sí hay desplazamientos de los árbitros.

LA ACADEMIA

Antes de analizar los resultados de la escuela conviene recordar que el objetivo último de la Academia es el de formar jugadores para el primer equipo. En este sentido conviene destacar que se hayan consolidado a las órdenes de Nuno tanto Alcácer como Gayà. Es muy importante la apuesta del club porque ha renovado a los dos jugadores. También se ha confiado en Rober Ibáñez que debutó con el primer equipo y también amplió su vinculación con el Valencia. El otro canterano que ha jugado por primera vez con los mayores en partido oficial ha sido Tropi. Desde enero él y Salva Ruiz entrenan a las órdenes de Nuno. En la última gira por Estados Unidos también debutaron Fernando Cano, Nacho Vidal y Sergio Ayala. Es un balance bastante positivo en cuanto a la función final de la Academia.

Por otra parte, se debe tener en cuenta que el trabajo de formación es siempre a largo plazo. Los resultados del proyecto de Rufete y su equipo se podrán empezar a vislumbrar con más nitidez dentro de tres años. Además, se da la circunstancia de que en la Academia hay un ramillete de futbolistas muy interesantes nacidos entre los años 95 y 97. Un propósito del club debería ser que, en un plazo de tres temporadas, la base del primer equipo esté conformada por jugadores de la cantera. Para Mériton ése debe ser un objetivo compatible y tan irrenunciable como jugar la Champions todos los años.

Conviene destacar también la visión 'Gloval' que se da en la propia Academia. Cómo se incentiva a los futbolistas subiéndoles de categoría como premio. Esa posibilidad de ascenso a lo largo de la estructura tiene sentido sí finalmente se produce el traspaso de jugadores entre el filial y el primer equipo. Carlos Badal, Mariano Konyk, Hugo Guillamón o Fran Villalba juegan en un equipo un año mayor. Fran Villalba, además, ha debutado con el Mestalla. También lo ha hecho el delantero centro de su generación Fran Navarro. Asimismo, han jugado por primera vez con el filial Rafa Mir, Carlos Soler, Javi Jiménez y Ferri y lo han vuelto a hacer otros juveniles como Lato, Toni Martínez, Sivera, Borja Domingo o Mikey. En otros equipos también ha habido trasvase de jugadores en momentos puntuales de la temporada. Ferhat del infantil B ha jugado con el infantil A; Kangin Lee y Nabil, del infantil A, lo han hecho con el cadete B; Ferran Torres, del cadete B, ha jugado de forma ocasional con el cadete A y su compañero José Pascual se ha asentado en el equipo de Liga Autonómica. Son ejemplos de que se concibe la estructura como un todo dinámico. Hay excelentes futbolistas aprendiendo cómo ser jugadores válidos para el primer equipo y hay un método para conseguirlo.

Habiendo repasado cómo se ha desempeñado la Academia en cuanto a su verdadera finalidad hay que analizar los resultados de la temporada de los diferentes equipos de fútbol 11. En el Antonio Puchades, enfrente de tribuna hay en letras gigantes un mensaje bastante claro. No pone 'jugar, aprender y disfrutar', ni siquiera pone 'competir, competir y competir', no. Lo que se puede leer en letras blancas sobre fondo negro es 'ganar, ganar y ganar'. Mirando fríamente los números se puede decir que el Valencia ha mejorado ligeramente con respecto al año pasado. Se han conseguido los mismos títulos y el filial ha ganado dos posiciones. Sin embargo el Valencia ha perdido dos competiciones que, cualitativamente, están por encima de los demás. Ni el juvenil A ni el cadete A han podido reeditar el título. A cambio, el primero se encuentra disputando los cuartos de final de la Copa del Rey y el segundo se ha clasificado para la fase final de la Copa Nacional Cadete. El Valencia ha vuelto a ser campeón en Primera Regional infantil y cadete y, a diferencia del año pasado, ha ganado la Liga Autonómica Infantil y la Liga Nacional Juvenil y, además, lo ha hecho con mucha suficiencia. Dos competiciones donde también participa el Villarreal.

Respecto al Mestalla se puede decir que el filial del Valencia no ha cumplido el objetivo de la temporada. Curro Torres partió con la misión de que su equipo no pasara apuros para conseguir la permanencia. Aún así, el balance final ha de ser necesariamente positivo. También como una apuesta de proyecto, el Mestalla tiene una media de edad muy baja, incluso, para un filial. Aún así, el equipo ha competido en todos los campos, y ha ganado en escenarios como el Rico Pérez. Los futbolistas que venían del juvenil se han adaptado a la categoría con naturalidad pese al choque frontal de estilos que supone pasar de jugar en División de Honor Juvenil a Segunda B. Ésa, siguiendo el argumento de la formación, es la mejor noticia con diferencia. El grupo III de la categoría de bronce es un aprendizaje necesario. Tiene mucho mérito haber conseguido 48 puntos. Lo ideal, en cualquier caso, sería tener al Mestalla en Segunda División A y crear el Valencia C que jugara en Segunda B o en Tercera. De esta manera no habría que recurrir a cesiones para completar la formación de los jugadores. Tal vez, el año que viene puede ser el indicado, por lo menos, para fijar un objetivo clasificatorio más ambicioso.

UN ANÁLISIS GLOVAL

Visto el desempeño de todos los equipos se puede concluir que la temporada ha sido más que positiva para el Valencia CF desde una perspectiva Gloval. El objetivo para el año que viene es que todos acaben primeros en sus respectivas Ligas. Como siempre, esto es el Valencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *