Se acaba el sueño de los Campeones

El juvenil A cae eliminado en su debut en la Copa de Campeones ante el Racing de Santander. El equipo de Rubén Baraja hizo el peor partido de la temporada en el momento más decisivo.


Había muchas expectativas puestas en el papel que podía desempeñar el Valencia en la Copa de Campeones juvenil. Tras una excelente temporada en la que dominó el grupo VII de División de Honor con autoridad, el equipo dirigido por Rubén Baraja afrontaba el Torneo disputado en Almería como la reválida para conocer su verdadero potencial. Desgraciadamente, no se han podido cumplir las perspectivas de triunfo.

El once dispuesto por Rubén Baraja tenía las ausencias significativas de Sito, Fernando Cano y Tendillo que han ascendido a la plantilla del Mestalla en este final de temporada. El Valencia salió con Pizana, Nacho Vidal, Fran López de la Manzanara, Fran Martínez, Rulo, Tropi, Maiki, David, Nacho Gil, Vicent Albert y Borja. Los jugadores que vestían de naranja por coincidencia con los colores del Racing empezaron el partido algo relajados, intentando contemporizar. Esta actitud contrastó con la de los cántabros que apretaban buscando el gol. Al cuarto de hora, el Racing se adelantó en el marcador por medio de Álvaro Prada. Reaccionó el Valencia cinco minutos después con un tanto de Borja Domingo. El Valencia había respondido en el marcador pero no acababa de hacerlo en el terreno de juego. Demasiadas imprecisiones y demasiados balones jugados por alto.

Tras el descanso, los acontecimientos se precipitaron. El árbitro señaló penalti por manos de Rulo en el minuto 3 y David Concha transformó la pena máxima. Sin tiempo para asimilar la nueva situación del partido, el Racing de Santander hizo el tercero por medio de Somavilla. En las filas valencianistas ya habían ingresado en el campo Gilabert por Maiki y Aarón por David Martínez y, después del 3-1, entraron al terreno de juego los juveniles de primer año Toni Martínez y Lato por Rulo y Vicent Albert respectivamente. Por necesidad, el Valencia asumió el protagonismo y empezó a buscar el gol con determinación. Sin embargo, las prisas y la sensación de que se escapaba la posibilidad de acceder a semifinales provocaba más errores que aciertos. El Valencia lo intentaba y generaba ocasiones pero el tiempo se consumía sin que cambiara el marcador. A falta de dos minutos para que acabara el partido, Lato, tras una jugada a balón parado, consiguió recortar diferencias en el marcador. El equipo se volcó aún más sobre la portería racinguista, sin embargo, el gol llegó a favor de los cántabros que cerraron el partido en un contragolpe.

Es un palo muy duro para el equipo de Rubén Baraja pero conviene que el juvenil A se reponga cuanto antes porque, el 18 de mayo, tiene el partido de ida de Copa del Rey contra el Espanyol.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *