Goleada para cerrar la herida

El Valencia volvió a ganar después de un mes sin conocer la victoria con un recital goleador de Rafa Mir


No es difícil establecer una relación de causa efecto entre la eliminación sufrida por el Valencia CF sub 19 en la Youth League por una decisión arbitral con la peor racha de la temporada en Liga del equipo dirigido por Javi Sanchis que incluyó dos derrotas y un empate. No es fácil encajar un golpe de tal magnitud, pero el juvenil A, por fin, consiguió romper con un mes negro el domingo en el Antonio Puchades y lo hizo con una espectacular goleada frente al Torre Levante. El duelo por la eliminación europea ya se ha terminado y ahora hay que volver a competir por la Liga después de que el Villarreal haya aprovechado el mal momento del Valencia para distanciarse en cuatro puntos. Quedan doce en disputa y un Valencia-Villarreal en la penúltima jornada. El equipo blanquinegro ya no depende de sí mismo pero mientras hay vida hay esperanza.

Contra el Torre Levante el equipo de Javi Sanchis hizo un partido bastante completo aunque el resultado estuvo condicionado por la expulsión de un jugador visitante en el minuto 55. Antes, el Valencia ya había encarrilado la contienda con dos goles de Rafa Mir en la primera parte. El juvenil A no desplegó un fútbol excesivamente brillante pero llevó la iniciativa en todo momento, hizo jugadas de mérito y generó bastantes ocasiones de gol. La mala noticia al descanso fue la lesión de Fran Villalba.

En la segunda parte, con un futbolista más sobre el terreno de juego por la expulsión del lateral izquierdo del Torre Levante David, el Valencia jugó mucho más cómodo y practicó un fútbol más vistoso. Llegó el gol de Luismi que salió en la segunda parte. El futbolista extremeño que ha llegado esta temporada al Valencia vio recompensada su gran labor en el juvenil B teniendo su oportunidad a las órdenes de Javi Sanchis y no la desaprovechó. Después, Rafa Mir completó su recital goleador mostrando todo el repertorio de remates. El Valencia volvió a ganar y sólo cabe esperar que no sea demasiado tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *