El campeón de Arona se juega la Liga

El partido de la jornada es el del infantil B que debe ganar por dos goles de distancia al Levante si quiere alcanzar el primer puesto de la clasificación. El juvenil A encara la primera de las cinco finales que le quedan.


Las Ligas dependientes de la Federación Valenciana se saltaron una jornada la semana pasada porque hubo huelga. Todavía falta por definir cuándo se jugarán esos partidos pero hoy vuelve el fútbol entre las categorías inferiores y un duelo destaca sobre las demás.

 En Bunyol a las diez de la mañana el infantil B se juega sus aspiraciones ligueras contra el Levante. Un vistazo a la clasificación nos informa de que se enfrentan el primero, el Levante, contra el segundo, el Valencia, separados sólo por 3 puntos. Un análisis más detallado dice que el equipo blanquinegro empezó la temporada algo dubitativo cosechando un empate y una dolorosa derrota por 0-2 en Paterna, precisamente, contra el equipo granota. El Levante, desde entonces, ha mantenido sobre el Valencia la distancia de cinco puntos ganando todos sus partidos pero hace un mes tuvo su primer tropiezo en forma de empate contra El Planter. El contexto nos indica que el partido de hoy es una verdadera final y que difícilmente el Levante y el Valencia van a perder más puntos en las últimas diez jornadas tras el choque entre ellos. Así pues, todo está en juego. El Valencia tiene que ganar, por lo menos, por una diferencia de dos goles para empatar el goal average particular. En caso de que así suceda habría que mirar el número total de goles a favor y de goles encajados y ahí, el Valencia, es superior al equipo azulgrana. Ha marcado 92 goles y ha recibido 10 mientras que el Levante suma 48 a favor y 8 en contra. El campeón de Arona está, probablemente, ante su última oportunidad de dar caza al Levante. Ya pudimos comprobar en el Torneo navideño que jugadores como Óscar, Ferhat, Ferran o Montes son capaces de dar su mejor versión en los grandes partidos. En Bunyol se disputa el partido oficial más importante de la temporada.

Paralelamente, en la Ciudad Deportiva de Paterna, a las diez de la mañana, el infantil A se medirá al Sedaví. Un partido que, a priori, tiene claro color valencianista. El Sedaví es el cuarto por la cola y el infantil A blanquinegro va primero a diez puntos del segundo clasificado. El equipo entrenado por Antonio Navarro remontó y goleó contra el Alboraya en el último partido que jugó. Esa era, probablemente, la última esperanza que tenían los perseguidores del Valencia. Pero los blanquinegros no pincharon y ahora, a falta aún de diez jornadas, la Liga parece estar muy encarrilada. Todo lo que no sea una victoria del Valencia en este partido, desde luego, será una sorpresa.  

En Bunyol, a las doce, habrá otro derbi, en esta ocasión, entre el cadete B y el Levante. Éste algo más descafeinado. Es cierto que juegan el primero, el Valencia, contra el tercero, el Levante, pero el equipo blanquinegro tiene 13 puntos de ventaja en la clasificación sobre los granotas y 7 respecto al Don Bosco, segundo clasificado. Es una buena oportunidad, eso sí, para rematar prácticamente la Liga. También en esta categoría hay que tener en cuenta las grandes diferencias que está marcando el Valencia con el resto de equipos ya que sólo ha concedido un empate en todo lo que va de temporada. También cabe decir que será uno de los partidos más exigentes del campeonato para los futbolistas entrenados por Francisco Cuenca y por ahí también puede ser una buena prueba para testar el nivel del equipo contra un rival más competitivo que la media. Sin olvidar, por supuesto, que es un derbi.

Y a mediodía, en Paterna, será el turno para el cadete A. El equipo de Liga Autonómica también parte como claro favorito ante el Sedaví. No en balde el Valencia es líder de la clasificación y el Sedaví el último. La diferencia respecto al infantil A es que el cadete A no puede permitirse ningún error. El Villarreal acecha a sólo un punto en lo alto de la tabla. Esta jornada parece que los jugadores entrenados por Miguel Ángel Angulo podrán, como mínimo, conservar esa ventaja. El Valencia en esta categoría está de enhorabuena porque esta semana han convocado para la selección sub-16 a dos futbolistas blanquinegros. El central Julio Peris ya es una habitual del combinado nacional y la novedad ha sido la citación de Pablo Orea. Un jugador del que ya hemos hablado en más de una ocasión: un mediocentro fuerte, intenso, agresivo y con buen trato de balón. Su evolución está siendo espectacular porque el año pasado jugaba en el equipo de la Fundación en Segunda Regional cadete.  

Por la tarde juegan los dos juveniles. El primero que lo hará será el de División de Honor en el Antonio Puchades contras el Lorquí. El equipo entrenado por Baraja fue el único de la Academia, además del Mestalla, que sí jugó la semana pasada al depender su competición de la Federación Española y no de la Valenciana. Y, de hecho, fue una jornada bastante determinante. El Valencia empató en Cartagena y perdió su renta de dos puntos en lo alto de la clasificación. Ahora está empatado a puntos con el Villarreal aunque sigue líder porque tiene el goal average particular ganado. Aún así, la situación está más que apretada y el juvenil A deberá, a partir de ahora como mínimo, hacer lo mismo que el equipo groguet. Este fin de semana llega la primera final de cinco. El Lorquí es la revelación de la temporada. El equipo murciando es un recién ascendido. Empezó haciéndose fuerte en casa y sacando prácticamente todos los puntos y ha acabado pleno de confianza puntuando en campos como el del Villarreal. Sin duda, un rival muy peligroso. El equipo groguet también  tiene una salida más o menos comprometida en Albacete.

Y a las 17.15 se disputará el último partido de la jornada. El juvenil B juega en casa del San Marcelino. Un duelo que el equipo de Miguel Grau Piles afronta con la tranquilidad de saber que es el líder de la clasificación con ocho puntos de ventaja sobre el Alcoyano, segundo clasificado. Por otra parte, el San Marcelino no es un rival fácil de batir en su casa. El Valencia tendrá que igualar en intensidad y tratar de imponer su teórica superioridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *