Nuno está construyendo el futuro

El nuevo entrenador de Valencia CF, Nuno Espírito Santo (Santo Tomé, 1974) está convenciendo a los escépticos con sus métodos. Tiene las ideas claras, bien definidas en su cabeza y capacidad para trasladarlas a sus jugadores que hablan, como no podía ser de otra manera, maravillas de él. Como futbolista fue el portero suplente de dos grandes equipos, el Súper Depor y el Oporto y jugó de titular en sus cesiones al Mérida y Osasuna. Como entrenador, en su paso por el Río Ave, consiguió grandes logros. Al frente del modesto conjunto portugués obtuvo las cotas históricas más altas: un sexto puesto en Liga en su primer año y dos subcampeonatos en la Copa de Portugal y la Copa de la Liga en su segundo año. Este bagaje y su afinidad con Jorge Mendes y Peter Lim le han permitido ser el entrenador del Valencia CF. La carrera deportiva y personal del actual técnico del Valencia viene marcada por su relación con Jorge Mendes. Nuno fue el primer representado del agente portugués y la complicidad entre ambos es máxima. Sin embargo, desde el club cuentan que el propio Jorge Mendes recomendó a Peter Lim que no apostara tan rápida y decididamente por Nuno. Que esa decisión, podía marcarle nada más llegar (si llega). Parece ser que el magnate singapurense tiene fe ciega en Nuno y la suerte del nuevo entrenador del Valencia va a ir ligada a la de Lim. Nuno, por su parte, no tiene dudas en sus propias capacidades y ya está construyendo el futuro deportivo del Valencia CF.


– Se ha dicho que el Valencia de Nuno va a querer ser protagonista, incluso a través de la posesión. Sin embargo, hemos visto que usted está preparando al equipo para que se sienta cómodo sin el balón

Hay pasos. Los fundamentos que queremos transmitir tienen su timing y su proceso. Hemos empezado por lo que creíamos que es lo más adecuado, que es la organización defensiva y después ya iremos preparando al equipo para todos los momentos del partido: la organización defensiva, la transición defensiva , la organización ofensiva y la transición ofensiva. Entonces, todo esto son pasos. Lo que has visto son diez días de entrenamiento muy bueno, muy duro, y también hemos querido darle la parte física que creemos adecuada.

– La piedra filosofal de su concepto futbolístico, lo dijo en su presentación es la presión y la recuperación de balón para crear superioridad…

No es la piedra filosofal, es una idea que yo creo que es buena, presionar de forma muy organizada. Se necesita tiempo porque hay que sincronizar todos los movimientos de los jugadores. Es una presión en la que todos los jugadores son partícipes y determina dónde quieres recuperar el balón. Si piensas que quieres recuperar el balón en el sitio que crees que es mejor para ti, tienes que conducir la posesión de tu adversario al sitio que tú quieres. Es un trabajo muy complicado pero nosotros creemos que podemos hacerlo. Los jugadores lo están entendiendo. No está completo porque el proceso nunca está terminado pero yo creo que vamos en el camino correcto.

– No sé si sabe o lo ha comentado con Rufete que los grandes Valencias de la historia, desde los años 40, se han caracterizado por ser equipos aguerridos defensivamente, la leyenda del Valencia 'bronco y copero' y tal vez esa identidad sí encaja con su filosofía…

Creo que un equipo técnico cuando llega a un club tiene que enterarse de su cultura y de su historia. Sí es verdad, los grandes éxitos del Valencia, no muy lejanos, han sido siempre basados en una agresividad, en una organización, en una disponibilidad para el duelo fundamental. Eso también va con mi idea, es parte de mi idea y vamos a dotar al equipo de esas cosas. La disponibilidad para pelear los 90 minutos. El fútbol de otra manera no es entendible

De todas formas, ha llegado un punto en el que más allá de las tácticas lo importante es que los jugadores se crean la filosofía del entrenador y vayan a muerte con ella ¿Cuál es su manera de seducir a los futbolistas?

La propuesta siempre es intentar mejorar al jugador e intentar hacerle sentirse cómodo en nuestra propuesta.  Siempre va basado en que la motivación para hacer el trabajo tiene que ser total. Creo que, en este momento, no hay que seducir. Hay que construir una idea general de que nosotros podemos ganar cualquier partido. Esa convicción del trabajo y el esfuerzo tiene que ser común a todos: los jugadores, el equipo técnico, el staff, el club y la afición. Nosotros tenemos que pasar este mensaje de deseo, de querer ganar a la afición y lo estamos haciendo. Por tanto, los jugadores, más que seducirlos, tienen que creer en su trabajo.

– Definiría su método como el 'latigo de seda'. Por un lado transmite mucha paz, mucha tranquilidad, en su tono de voz, en su manera de explicar las cosas, pero por otro lado se le ve un hombre serio, recto y que no va a pasar ni una

Hacer una autodefinición siempre es muy complicado. Sería absurdo estar yo describiéndome como soy. Ahora, tengo convicciones muy claras que pasan por el respeto. Creo mucho en el respeto. Creo que las relaciones, para que se construyan, han de estar basadas en el respeto, la confianza y la verdad. Eso son cosas que yo en mi vida personal y en mi trabajo las hago innegociables. Son mis pilares en cuanto a lo personal y a lo profesional y en eso me baso.

– En el plano táctico ha hablado usted del plan A y el plan B. El plan A creo que pasa por tener dos ochos ¿Puede desarrollarlo un poco más o tenemos que esperar para verlo?

Es muy prematuro aún. Estamos construyendo una idea. Nuestra idea definitiva nos la van a dar los jugadores porque aún tenemos partidos de pretemporada para definir mejor lo que vamos a hacer. Pero yo creo que la complicidad entre los dos futbolistas que juegan en el medio del campo es fundamental. No podemos definir que una defienda y otro ataque. Este tipo de complicidad, el repartir el trabajo defensivo y ofensivo, creemos que nos puede hacer más fuertes.

– Respecto a la plantilla, ¿Cree usted que los jugadores con los que ha trabajado hasta ahora van a ser diferentes a los que empiecen la Liga?

 Sí, nosotros hemos empezado a trabajar con algunos jugadores que saben que no van a estar en la plantilla definitiva del club. Pero es más agradecimiento a esos jugadores. Son jugadores jóvenes que han estado aquí con nosotros, que han crecido y han aprendido mucho de compartir la experiencia con futbolistas profesionales que han rendido muchos años a gran nivel. Eso les hace mejores. Ahora, esa gente sabe que para su crecimiento el mejor paso adelante es quedarse, por ejemplo, en el Mestalla o salir cedido. Otras cuestiones de jugadores que están y no van a estar las vamos a valorar de una manera muy respetuosa entre el club, el equipo y el jugador. Nos vamos a sentar, a tomar decisiones y lo haremos siempre pensando en lo mejor para todas las partes.

– ¿Es un entrenador de cantera?

Hemos llegado a un club que ya tiene esa apuesta. La Academia del Valencia es muy buena. Lo que se está haciendo es para ayudar. La formación de la Academia de un club sólo tiene valor si al final en el primer equipo están jugadores que salieron del club. No es cuestión de que gane partidos el cadete o de que gane partidos el Mestalla, el gran triunfo es cuando la afición del Valencia vea a jugadores que llevan 10 años en el club representando al primer equipo, ése es el trabajo de una Academia. Nosotros ya nos hemos encontrado ese proyecto y no tenemos problema ninguno en hacer la apuesta por gente joven, no lo hay, desde que cumplan. La irreverencia de la juventud y la experiencia de la madurez del jugador competente y mayor es lo que hace un equipo mágico. Son esas dos cosas las que nosotros queremos implementar y la cantera está ahí.

– Usted que tiene línea directa con Lim ¿cree que al final comprará el club?

Estoy seguro que sí. Es lo que te puedo decir. Estoy muy ilusionado y sigo transmitiendo siempre que puedo este mensaje a la afición. Nosotros seremos más fuertes con la llegada de Peter.

– Cuando se habló de la posibilidad de que usted viniera surgió una sospecha, más o menos razonable, de hecho yo la tenía, de que al ser usted un hombre de Lim e íntimo de Jorge Mendes, tal vez, la 'meritocracia' en la plantilla del Valencia, al tener ellos jugadores propios, se iba a acabar. Personalmente he resuelto mis dudas viéndole trabajar pero qué le diría a los escépticos

Que no tiene ningún sentido. Nosotros no valoramos el agente del jugador. Nosotros queremos al jugador. Un futbolista, para estar en el Valencia CF, tiene que tener mucha ilusión por iniciar un proyecto que nosotros creemos que puede ser diferente. Tiene que tener la disposición para trabajar todos los días en el máximo de sus fuerzas y desafiar los límites de su capacidad. Sea quien sea el jugador tiene que tener esto. Y después, las decisiones que vamos a tomar siempre son para lo mejor, es decir, cuál es el mejor equipo que tenemos para ganar. No hay nada más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *