Habla la jefa, habla Arantxa

Arantxa es un referente en el equipo por muchos motivos. Es de las veteranas y pertenece a la vieja guardia del Colegio Alemán. Además, este año ha jugado en dos posiciones ajenas a su trayectoria de delantera con un rendimiento espectacular


Si el Valencia CF Femenino ha hecho la mejor temporada de su historia es porque todas las jugadoras han realizado un gran trabajo. Y en esa línea de excelencia general ha habido futbolistas especialmente inspiradas como es el caso de Arantxa. Las blanquinegras completaron ayer el último entrenamiento del curso 13/14 y hablamos con la medicentro valencianista de 32 años para valorar la temporada y su trayectoria personal en el mundo del fútbol.

– ¿Cómo llegó a ser futbolista?

Empecé con 18 años y nunca había jugado al fútbol en ningún equipo. Si lo hacía con mis dos hermanos en la calle, en el campo, en el colegio… pero mi primer equipo fue el Levante con 18 años. Un amigo de mi padre me dijo que había un equipo femenino. Yo jugaba al baloncesto pero terminé con 17 años y después empecé a jugar al fútbol. En el Levante estuve 7 años. Antes sólo había A, B y C. Me hicieron las pruebas y me dijeron que estaba para jugar en el B pero como nunca había jugado en ningún equipo empecé desde abajo, es decir, en el C. Ese año metí 60 goles y me subieron al B donde fui también la máxima goleadora. Estuve dos o tres años jugando en el B y cuando vino Josep Alcácer me pasó al primer equipo donde estuve 3 años jugando y ganamos 3 Copas de la Reina.

– En su primer año marcó 60 goles ¿quién tomó la decisión de que fuera delantera?

Las pruebas fueron en el campo de hockey en el Saler. Hicimos un partidillo y me preguntaron dónde jugaba y dije que nunca había jugado a fútbol y me dijeron "pues ponte arriba". Marqué un gol y desde ese momento me dijeron, "tú delantera". Si hubiera faltado alguna lateral, o alguna central, o alguna medio… pues no sé. Desde ese momento me adjudicaron delantera…

– ¿Qué jugadoras de la actual plantilla del Valencia jugaban con usted en el Levante?

Marta Mateos y Sara Monforte. También con Mari Paz coincidí un año y con Mariajo.

– Tras el Levante se fue al Colegio Alemán.

Se me acabó el contrato con el Levante y no renové. Estaba con temas de oposiciones y no podía compaginarlo mucho. Empecé con el Colegio Alemán que estaba en una categoría inferior pero me daba igual. Vinieron más jugadoras del Levante y subimos a Primera. Quedamos campeonas de grupo y jugamos la promoción contra el Málaga.

– Juegan en Primera División hasta que conminan al Valencia CF a tener un equipo femenino.

Según tengo entendido todos los equipos masculinos tenían que tener un equipo femenino, menos el Real Madrid que de momento no lo tiene. Pero se supone que era un requisito. El Valencia absorbió al Colegio Alemán-

– ¿Cómo lo vivieron más allá del cambio de equipajes?

La primera vez que nos dan la noticia, me acuerdo como si fuera ahora… entrenábamos en el Colegio Alemán y vinieron Ray (entrenador) y Pedro Malabia (presidente) y nos dijeron "chicas tenemos una noticia que daros". Para nada nos pensábamos que iba a ser eso. Cuando nos dijeron que íbamos a formar parte del Valencia… si nos ves los saltos de alegría. Como una niña el primer día que te dan tus botas nuevas o tus zapatos nuevos. No entraba en nuestros planes. Para mí personalmente fue un notición porque soy valenciana y valencianista hasta la médula. Desde pequeñita cuando pierde el Valencia me enfado. Cuando nos lo dijeron gritamos, reímos, lloramos, preguntábamos que dónde estaba la cámara. Fue muy bonito.

– Hubo mucho cambio de pasar a ser el Colegio Alemán al Valencia CF.

Era muy parecido, por lo menos el primer año. Poco a poco hemos ido creciendo.

– Hasta el verano pasado que hubo un cambio sustancial.

El primer día de pretemporada, el 25 de julio, vinieron Amadeo Salvo y Rufete al vestuario a darnos la enhorabuena y a decirnos que esta era nuestra casa porque antes jugábamos y entrenábamos en Beniferri. Nos dijeron que nos iban a tratar igual que al masculino. que podíamos contar con las instalaciones de Paterna, con los campos y el gimnasio del primer equipo. Nuestro fisio también utiliza el espacio de los chicos y nos viene muy bien después de los partidos la piscina de frío y calor. No nos podemos quejar. Tenemos también nuestro vestuario.

– El club les da la confianza y ustedes responden haciendo la mejor temporada de la historia.

Este año era un poco de transición. Nos han llevado entre algodones desde el principio. Para nosotras cualquier detalle es un mundo porque no estamos acostumbradas a eso. También lo del viaje a Japón son cosas extraordinarias que nunca pensamos que podían llegar a ocurrir. Nosotras teníamos que aportar lo nuestro y hacerlo lo mejor posible. Hemos quedado sextas pero empatadas con las cuartas. Una gran temporada. Estos años atrás luchábamos por no descender. Esta temporada en la primera vuelta sumamos 25 puntos que son los mismos que hicimos el año pasado en todo el año. Era un buen colchón. Pero también hemos trabajado muy duro. En pretemporada trabajábamos todos los días en doble sesión. Entrenamos durante la temporada a las ocho y media y acabamos a las once. Luego por la mañana cada una tiene su trabajo o sus estudios que hay que compaginar. Parece que no pero es duro porque entrenamos cuatro días a la semana y a un nivel exigente. Ahora ya estamos de pachangas pero el resto de días…

– Y empezó jugando la temporada de central ¿era la primera vez?

Si. Hace dos o tres año por necesidades del equipo me tuve que poner ahí un partido. Este año cuando empezamos la temporada teníamos escasez de centrales y me lo propusieron. El primer día dije ¿cómo?, si llevo toda la vida jugando arriba. De meter goles a evitar que te metan… Pero eso fue el calentón después del entrenamiento. Luego pensé que el equipo me necesitaba y que si me lo habían propuesto era porque creían que podía hacerlo. Lo que les pedí fue que me enseñaran como si fuera un alevín: posición del cuerpo, cómo se anticipa, qué movimientos tenía que hacer. Me dijeron tienes que hacerlo así y, como me tengo por una persona trabajadora, así lo hice.

– Parecía que llevabas toda la vida jugando de central.

Me costó un poquito. Otro partido se lesionó una compañera y tuve que jugar de central izquierda que parece que no pero se nota mucho. Cuando una no conoce la posición no es lo mismo jugar por la derecha que por la izquierda. Pero ahora me da igual donde me pongan.

– De hecho ha terminado jugando de mediocentro defensiva el resto de la temporada y se le ha visto bastante cómoda.

También tiene sus riesgos porque si salgo a una cobertura dejo mucho espacio. Pero te enseñan cosas, cómo posicionarte, no entrar de golpe, jugar con el cuerpo y eso me ha dado mucho.

– Que tenga esa capacidad para acoplarse en posiciones clave indica que tiene interiorizado el fútbol.

No sé. Físicamente voy bien. El mediocentro defensivo es exigente. Al principio estaba un poco insegura. Salgo, no salgo, me quedo. Pero como vas entrenando y te van enseñando, al final sale. Si trabajas, al final sale. Hay que ser constante, da igual la posición en la que juegues. Una de mis virtudes es ser constante y no dar un balón por perdido

– ¿Qué posición le gusta más?

Si me despisto en Bilbao juego de portera. Quedaban dos minutos más el tiempo añadido y se lesionó la portera y a mí se me empezaron a subir también los gemelos y me lo propusieron. Al ser la más alta del equipo y el Bilbao ser un equipo fuerte en los balones aéreos… ¿Qué posición prefiero? Lo que quiero es jugar todos los partidos, en el once inicial y me da igual dónde. Me falta sólo juagar por las bandas  por lo demás he jugado en todo.

– Hay futbolistas altas y futbolistas altos que no van bien de cabeza pero en su caso, balón que va por arriba, balón de Arantxa

Una de mis virtudes es el juego aéreo. Este año de central me he dado cuenta que un control te da medio pase, te lo da todo. Son posiciones que tienes que ser muy completa. Antes mi fútbol se basaba en los balones por alto y ahora también juego con las piernas. No tengo problemas en darle con la izquierda.

– Se dice que el secreto de este equipo es la unión del vestuario, cuéntenos un poco más.

Lo que ha caracterizado siempre a este grupo es la unión que tenemos. Cualquier jugadora que ha venido a probar quiere formar parte de este equipo. Hay buen rollo. Se puede entrenar duro pero entre todas nos ayudamos. Como decimos muchas veces "todas remamos hacia el mismo sitio" . SI hay que ir a la derecha, todas a la derecha, si hay que ir a la izquierda, todas a la izquierda. Hemos pasado por momentos difíciles otras temporadas. Somos un grupo muy unido, pero no sólo nosotras, también el cuerpo técnico.

– Esos conceptos forman una identidad ha triunfado en este club a lo largo de la historia.

Hay veces que por lo que sea no estás y la compañera te ayuda. En pretemporada, en muchas pruebas físicas, nos animamos entre nosotras, o en los partidos en el minuto 85 que no puedes más siempre estamos ahí. Otro aspecto muy importante es éste, la comunicación en el campo. Para mí es fundamental, sobre todo en los controles que te indiquen "estás sola", "párate", "vuelve a empezar", "hacia la derecha"…

– Este año han venido seis futbolistas con un nombre hecho… debe haber sido casi una prueba de fuego para el grupo ¿Cómo ha sido la integración?

Las hemos tratado igual que al resto. Creo que el entrenador también ha sido inteligente y creo que no las ha puesto por el nombre. Ellas han trabajado y se han esforzado. El nombre, a veces, no sirve para nada. Si tuviera que formar un equipo quiero más peones y menos oficiales. Gente currante y trabajadora.

– Ha sido una pena acabar sextas teniendo opción de ser terceras en la última jornada

Hay que ir poniendo piedrecitas. Hemos quedado con los mismos puntos que las cuartas. Sí te queda un sabor agridulce. Tenemos que ser un equipo ambicioso. En la última jornada cuando perdimos nos derrumbamos. Pero si lo piensas fríamente… Hemos tenido cinco o seis lesiones graves. Íbamos saltando todos los obstáculos o por lo menos esquivándolos. Hemos hecho grandes partidos contra el Atlético en Madrid o el Athletic en casa.

– Y en Copa de la Reina el Athletic fue demasiado equipo

Es un equipazo. Llevan muchos años juntas. Allí les plantamos cara empatando uno a uno pero aquí no nos merecimos para nada ganar. El resultado fue demasiado abultado pero no merecimos ganar. No hicimos lo que habíamos entrenado durante la semana. Hay que ser realistas, son muy buenas y han ganado muchas veces la Liga

– ¿Y la temporada que viene?

Como te digo tenemos que ser ambiciosas. Si este año hemos quedado sextas pues el año que viene terceras. Eso sí, tenemos que ir partido a partido como hemos hecho esta temporada. ¿Para qué vamos a pensar en el rival que tenemos dentro de dos semanas o dentro de un mes? A priori, el objetivo final pues es quedar de las primeras y cuanto más arriba mejor.

– ¿Cuál ha sido su mejor momento como futbolista?

He tenido muy buenos momentos. Hemos estado algunos años a punto de bajar, he marcado goles decisivos y eso te da mucha alegría. El gol del Atlético de Madrid o el gol en Copa de la Reina en el campo del Athletic han sido grandes momentos de esta temporada. Los títulos en otros clubs y pertenecer al Valencia.

– ¿Y el peor momento?

En noviembre del año pasado me lesioné por primera vez. Nunca me había hecho nada desde que empecé a hacer deporte de niña. Me rompí el menisco y me tuvieron que operar. Afortunadamente estaba de vuelta un mes y medio después

– ¿En qué jugadoras o jugadores se fija?

Desde que juego de mediocentro defensiva me he estado fijando en Busquets y en Oriol del Valencia

– ¿Es usted profesional?, ¿Ha podido vivir del fútbol?

Lo que se dice vivir, vivir, no. Pero sí que me ha ayudado mucho. Cuando estuve en el Levante había mucho presupuesto y si que pude contar con más dinero. Ahora en el Valencia, de momento, pues lo que se pueda. Pero yo lo tengo muy claro. A mí lo que me da de comer es mi trabajo. Yo soy maestra de Educación Física y de Primaria en un colegio. Lo otro para mí es un plus. Es un reconocimiento pero lo tengo como algo extra

– Físicamente está como un toro ¿Hay Arantxa para rato?

No sé cómo estaré este año que viene. Ahora me encuentro súper bien. Hoy es el último entrenamiento y tengo ganas de más. Las pilas no se me han acabado. También es verdad que ahora estamos entrenando dos días a la semana. Entrenar cuatro más el fin de semana es más agotador. Ahora estoy a una hora de mi casa y se me hace cuesta arriba. No sé si seguiré. El lunes nos reunimos en diferentes horarios las compañeras y yo con el presidente, Salva y no sé si alguno más y nos comunicarán quién sigue.

– ¿Quiere añadir algo más?

Me gustaría que las peñas pudieran venir más veces a animarnos. Sé que es difícil pero cuando han venido se ha notado. Parece que no pero cuando no puedes más, notas ahí el bombo o el megáfono y eso te da fuerzas donde no las tienes. Hago una llamamiento a la afición. Y también a los otros medios de comunicación, a ver si pueden hacer un poquito más. Nosotras con poquito nos conformamos.

– ¿Tanto les beneficia jugar en césped artificial? Porque si viene más gente, el campo se queda pequeño. Sería bonito que jugaran en el Antonio Puchades

Cuando hemos entrenado en césped natural yo casi lo prefiero. El balón va mejor… pero en césped natural  jugamos muy pocas veces, contra la Real, el Athletic y poco más. Si de 30 partidos vamos a jugar 28 en césped artificial… Pero si es porque venga la gente entrenamos y jugamos en el Mini. Jugamos ahí contra el Levante y fue una pasada de ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *