Sara Monforte es leyenda y realidad

Catorce años jugando en Primera División dan para ser pionera en muchos aspectos. Sara Monforte es una jugadora fundamental en el relato del todavía incipiente fútbol femenino en España. Ahora, la experiencia le sirve para estar disfrutando como nunca en el Valencia. Si el fútbol de mujeres se abre paso en un mundo de hombres es por el amor incondicional y el trabajo incansable de jugadoras como Sara Monforte. Dice la futbolista de Castellón que le debe todo al fútbol pero cabría cambiar el enunciado a la inversa y también saldría una importante deuda. Monforte es una centrocampista creativa. Una zurda privilegiada labrada gracias al esfuerzo. Contar su historia es contar la historia del fútbol femenino en España. Desde la sala de máquinas conduce al Valencia que está revolucionando la Liga Española.


Foto: Dulce Sotos Valero - Sara en el partido contra el Rayo

Foto: Dulce Sotos Valero – Sara en el partido contra el Rayo

– Empecemos por el principio, ¿cuáles son los orígenes de Sara Monforte como jugadora? ¿dónde jugaba en Castellón?

Yo empecé montándome mi equipo y luego jugaba en uno que se llamaba Panteras de Castellón. Allí recibí la primera convocatoria con la selección española y fue con las que más tiempo jugué. Luego me fichó el Levante.

– ¿Cómo se montó un equipo?

Con unas cuantas amigas , como no había equipo… porque te hablo de hace 20 años. No es como ahora que hay posibilidades con el fútbol-8. Entre cinco amigas convencimos a otras y montamos un equipito y jugábamos amistosos contra otros equipos porque no había ni Liga. Luego, ya con el Panteras, sí que competía en una Liga Regional, de la Comunidad Valenciana.

– En el Panteras recibió la llamada de la selección

Con 15 años me llamó la Valenciana, que fue la primera vez que viví el fútbol fuera de mi casa. No podía ni jugar porque a esa edad no estaba permitido jugar con la absoluta. Recuerdo una convocatoria con la Valenciana con 15 años que estaba lesionada del tobillo y yo le decía a mi madre "yo voy, yo voy, que si no, no me van a llamar más".  Y el seleccionador le dijo a mi madre "esta niña va coja ¿corre así?" y mi madre le dijo "no, es que está lesionada del tobillo pero se piensa que no la vais a llamar más" (ríe). Yo qué sabía, para mí era mi oportunidad. Y luego de ahí, con la Valenciana, destacas en Territoriales, porque entonces no había tantas niñas y te haces un nombre. Me llamaron para la primera concentración de la selección sub-18 española. Estuvimos en el CAR de Sant Cugat del Vallés y allí fue la primera convocatoria sub-algo que existió pero sólo entrenamientos. De aquella vez sólo quedamos Vanesa Gimbert y yo. Seguí destacando y con 18 años subí a la absoluta.

– El principal equipo de la Comunidad Valenciana te llama con 19 años y te trae aquí a Valencia.

Me llamó el año anterior pero en casa mis padres me veían un poco verde en general. Venirme en tren todos los días, los estudios… y decidimos que me quedara allí y, al año siguiente, ya me vine. Pero iba y venía los dos o tres primeros años en el tren. Entrenábamos a las cinco o a las seis en El Saler y me recogían en coche en la estación

– ¿Su deseo era ser futbolista o la estructura del fútbol femenino no le permitía esa esperanza?

No. La verdad que no pensaba en mi profesionalidad como ahora las que son buenas y jóvenes. Yo, si fuera joven ahora, mi reto sería irme al extranjero. Pero tampoco pensaba en eso. Yo era muy competitiva, sólo pensaba en ser la mejor, ganar muchos títulos, jugar todos los partidos y competir, competir y competir. Si hacía un partido malo, o un entreno malo, me iba a mi casa enfadada, esa era mi motivación. Siempre era mi máxima rival. Creo que he llegado aquí por eso. Porque siempre he sido competitiva en cada entrenamiento. Entonces no se veía el fútbol femenino como ahora. No pensaba que pudiera vivir tantos años de ello

– ¿Ha podido vivir del fútbol?

Sin trabajar sí, pero al día como quien dice. Estoy estudiando todavía porque cuando acabe de jugar tengo que trabajar. No me quejo. Me siento privilegiada. Tantos años haciendo lo que te gusta y encima retribuida…

– Llegó al Levante con 19 años y jugó la Superliga

El primer año todavía estaba la Liga dividida por grupos geográficos y luego había una fase final. Después montaron la Superliga

– Esto les daría más perspectiva de profesionalización

Fue el cambio más importante. Era en el ámbito nacional, como una Primera División.  Los equipos eran de más nivel, no todos, pero había más nivel.

– Desde el inicio de la Superliga hasta hoy ¿cómo ha sido la evolución?

Creo que ha sido positiva. Hubo otro año que se dividió la competición en grupos, que a lo mejor económicamente yo entiendo que haya equipos que no lo puedan asumir pero es mejor ser menos equipos y tener un buen nivel competitivo. Lo mejor es una Liga única porque hubo otros años que se jugaba a una final y yo perdí  dos con el Espanyol habiendo ganado las Ligas regulares. No me lo podía creer. Se han hecho cosas extrañas pero bueno, tú estás aquí para entrenar y te dicen las cosas desde el principio. Este año es la Liga más competitiva que hay. Desde que juego a fútbol es la Liga más competida quitando al Barça. Económicamente ningún equipo está a su altura. Pero está es una Liga muy bonita y hay resultados sorpresa. La evolución es esa.

– Ahora hay más repercusión en los medios. Se retransmiten partidos por GOLT

Es un cambio muy importante. Hubo un año que también daban los viernes un partido. Es muy importante porque al final te ven, gente que no va a los campos pero se lo pone en casa.  

– Eso rompe prejuicios, en el momento que el aficionado ve un partido descubre el fútbol femenino…

Yo creo que si ven un partido de Primera División, hoy en día, es bonito. Los equipos están muy trabajados tácticamente, las jugadoras hemos mejorado muchísimo técnicamente. Si ves un partido de Regional no tiene nada que ver pero lo mismo pasa con los hombres. Todo el que que ha ido a ver fútbol femenino ha disfrutado y se sorprende.  

– En el norte de Europa va el mismo número de personas a ver el fútbol masculino y el femenino ¿por qué cree que sucede esto?

Creo que es  cultural. Estuve en Alemania hace tres veranos en el Mundial y había un campo de 60.000 personas lleno. En Monchengladbach, jugaba Alemania y la plaza estaba llena de gente con banderas y había pantallas gigantes. Ellos no ven distinción de género. La cultura española vamos con mucho retraso por lo que ha pasado políticamente y eso va ligado a que la mujer esté discriminada. Está discriminada laboralmente cómo no va a estarlo en el fútbol. Es un deporte de hombres. ¿Por qué en baloncesto una Amaya Valdemoro, una Elisa Aguilar o una Laia Palau sin cobrar lo que deberían sí que ganan su dinero? No pedimos lo mismo que los hombres sino que se nos considere como mujeres. Que se nos respete y se nos dé más importancia. Cuando entrevistan a un entrenador y dice que han jugado como hombres… al final utilizamos un lenguaje discriminatorio. Yo no he tenido una base futbolística, todo lo que sé hasta los veintipocos lo aprendí sola. Tiro faltas bien o tengo precisión de pase porque con ocho años estaba en la calle jugando. Eso es triste. En Alemania o Suecia tienen lo mismo que ahora están teniendo las de aquí. A ver si lo aprecian. Yo se lo digo a mis niñas. Ahí puede haber un déficit, que les cueste valorarlo porque lo tienen muy fácil. A ver qué pasa con el fútbol femenino español. Hay gente con mucha calidad pero la generación nuestra ha sido muy luchadora. Entreno a un equipo de fútbol-8 y tienen entrenadores de calidad. El primer entrenador de las niñas tiene nivel-3. Yo tenía a mi padre, esa es la diferencia.

– Volvemos a su carrera. Siguió en el Levante y un año juegó en el Colegio Alemán

El Levante no me quería. Tengo varias ofertas pero ninguna me satisface. Prefería estar en Valencia y surgió la posibilidad del Colegio Alemán. Es el único año que he jugado gratis y aprendí mucho. Aprendí otro rol. En el Levante era una más, que también estoy a gusto, pero en el Colegio Alemán tenía más peso y me sirvió para el resto de mi carrera.

– El Colegio Alemán era el proto-Valencia. Si el fútbol femenino ha avanzado, del Colegio Alemán al Valencia actual…

Han ido poco a poco. Lo han hecho muy bien, con los pasos correctos. Tampoco hace falta darse prisa . Este año ha dado un salto importante pero creo que hacía falta. El cambio de Beniferri a Paterna es muy importante.

– Luego volvió al Levante y un año después se fue al Espanyol

Es lo que pasa en el fútbol, al final son cosas de entrenadores, que le gustas o no le gustas. Yo tengo mi personalidad y, o gusto mucho, o molesto. He aprendido a callarme muchas cosas estos años que llevo. Antes era más joven y sincera y ahora soy más inteligente. El Espanyol me llamó y me hizo una oferta que no podía rechazar. El Levante tampoco me quería y Barcelona era una ciudad que me atraía. He pasado unos años increíbles.

– Como estructura de club y con la experiencia del Levante y el Espanyol ¿por dónde debe caminar el Valencia?

Creo que están haciendo muy bien las cosas. El Espanyol estuvo dos años tirando de talonario para ganar la Liga y se equivocó por querer ir rápido. Como club, el Valencia es en el que más a gusto estoy, en el que mejor se están haciendo las cosas, en el trato, las instalaciones, los médicos . En el Espanyol también estuve muy bien y en el Levante. Son tres clubs que están donde están porque lo han hecho bien aunque el Espanyol este año esté un poco más flojo.

– ¿Se están dando cabezazos contra la pared en el Espanyol por dejarla marchar?

Pregúntaselo a ellos. Ni lo sé ni me interesa. Estoy muy contenta aquí con mi aportación.

– La evolución del fútbol femenino se puede ver en la selección española

Ha cambiado mucho. Antes peleábamos por no descender. Yo jugué una competición contra Escocia para no descender a Segunda y ahora, que en el Europeo quedan tan bien… Si sigue así seremos una de las mejores selecciones de Europa seguro y, cuantas más jugadoras vayan fuera, mejor. No por nada. Si aquí hubiera una Liga profesional no haría falta que se fueran.

– En el Valencia es una estrella

Eso dicen. Parece falsa modestia. Sé que soy importante, sé lo que he hecho por el fútbol femenino porque me lo he ganado, tengo mucho peso en este equipo, evidentemente, pero creo que todas son muy importantes. En este equipo las que más mérito tienen son las que estaban ya. Porque no es fácil que venga gente de fuera, que se lleve el protagonismo, y te adaptes bien. Se han adaptado ellas a nosotras con el nivel que están dando. Jugadoras como Salo, Ivana, Amo, Arantxa… están rindiendo a un nivel espectacular. Lo que han hecho es absorber lo que nosotras traemos que no siempre es fácil.

– Se imaginaba cuando fichó estar a esta altura de temporada en tercera posición

Eso seguro que no. Pero no queremos bajar de ahí.

– ¿A qué lo achaca?

Al grupo. Desde el principio estamos teniendo buenos resultados y moralmente creemos en lo que estamos haciendo. El estado anímico es muy importante en el fútbol. El equipo ha visto que el trabajo que hace tiene sus frutos y ha seguido confiando en ello. Es un equipo humilde, queremos aprender y cada día vamos a más. Somos muy competitivas.

– ¿Y qué piensa de Cristian Toro?  

Me ha sorprendido para bien. Es un entrenador joven que está evolucionando con nosotras y cada día lo hace mejor.

– ¿Qué es eso de su relación patológica con los entrenamientos?

Teníamos el fin de semana libre y volviendo de Barcelona, en el tren, pensé que tenía muchísimas ganas de entrenar. Tengo 33 años para 34, tengo no sé cuántos miles de entrenamientos a mis espaldas y… ¿cómo no me apetece estar tomando una cerveza en vez de querer entrenar? Y me dije "estoy fatal", esto debe ser una enfermedad y lo puse en el twitter… chorradas. Pero es que llevo desde los 18 años entrenando cada día. No sé qué haré cuando me lo deje. Bueno sí, entrenar a niñas o haré de segunda en algún lado. El año que viene quiero sacarme el nivel uno para seguir. Mi vida es el fútbol. Todo lo que tengo, amistades, todo me lo ha dado el fútbol y yo soy así por el fútbol.

– ¿Cómo quedarán en Liga?

Te puedo decir cómo quiero quedar. Ahora mismo ser primera es imposible pero se puede ser segunda. Hay que ser ambicioso. Lo importante, de todas maneras, es el partido a partido. Quedar tercera estaría muy bien. Yo lo miro y no me da vértigo, me da subidón. Ves por bajo al Rayo, Atleti, Levante… estoy todos los días mirando la clasificación. Somos el equipo más regular con el Barça.

– Es un referente para sus compañeras y, además, dentro del campo está muy encima de ellas

Es que soy entrenadora ya dentro del campo. Es agotador psicológicamente. Quiero estar en tantos sitios… Creo que seré mejor entrenadora que jugadora. A veces estoy en el campo y digo, si no toco balón da igual, lo importante que hago es gesticular y gestionar lo que pasa a mi alrededor (ríe).

– Ha dicho usted que se identifica con Javi Fuego

Yo soy más ofensiva pero me gusta porque es trabajador y le da sentido al fútbol. Es un jugador muy equlibrado

– ¿Qué jugador le gusta?

Xavi Hernández es el Dios del fútbol. Todo lo hace bien. Es el único insustituible del Barça y de la selección. Va a ser muy difícil encontrarle recambio. Contra Italia España jugó muy bien pero a veces se le escapa el ritmo del partido, igual que al Barça, y eso Xavi lo hace muy bien. También me gusta Modric, Koke…

– Como espectadora ¿qué fútbol te gusta?

Yo digo que el Barça y España le han hecho mucho daño al fútbol. No todos pueden jugar así. Ficha a jugadores concretos y de la cantera genera jugadores específicos para el sistema. He visto fútbol femenino que quieren hacer lo mismo y no puede ser. No tienes jugadoras para hacer eso. No tienes la calidad para sacar el balón de Piqué. El Barça es toque pero luego tiene verticalidad. A mí me gusta el fútbol vertical pero con sentido. Superar líneas… el día que entrene voy a ser muy valiente. Si me tienen que ganar que me pillen atacando. Mi equipo arriba y que corran. Que todo lo que pase sea en campo contrario. El Atleti me gusta y el Madrid tiene la mejor contra del mundo. Estás sacando un córner y es peligro en tu portería. ¿Qué es fútbol bonito? Yo creo que el fútbol bonito es que el domingo pase lo que quieras que pase, lo que tienes planeado, que nada te sorprenda. Es lo que nosotros hacemos aquí y por eso nos va tan bien.

– Algún mensaje para los lectores

Que vengan a vernos. Que estamos defendiendo estos colores y que los aficionados pueden estar orgullosos y les recibiremos con los brazos abiertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *