Paula: “La fuerza que tenemos es priorizar el grupo a lo personal”

Paula Arnal (Valencia, 1991) no está viviendo plenamente el despegue del Valencia CF Femenino por culpa de las lesiones. El año pasado ya le pasaron factura y cuando volvió al equipo y mejor estaba se rompió el ligamento cruzado de la rodilla. Ahora, por fin, encara el final del proceso de recuperación y ya ha podido debutar esta temporada. 2015 debe ser su año. Dadas sus condiciones tiene mucho que aportar al equipo. Paula es una mediocentro con una visión de juego excelente, tiene el fútbol en su cabeza y sabe lo que necesita el partido en cada momento. Además, tiene una envidiable capacidad técnica para ejecutar las acciones.


Foto: Dulce Sotos Valero - Paula en un partido de la temporada pasada

Foto: Dulce Sotos Valero – Paula en un partido de la temporada pasada

Foto: Dulce Sotos Valero - Paula en un partido de la temporada pasada

Foto: Dulce Sotos Valero – Paula en un partido de la temporada pasada

-¿Cuándo empezó a jugar a fútbol?

Siempre me ha gustado el deporte y lo he practicado desde pequeñita. Mis padres me apuntaron a natación porque mi hermana ya estaba a apuntada y se pensaron que a mí también me iba a gustar pero eso de no hablar me costaba un montón (ríe). Yo siempre jugaba al fútbol en el recreo y mis mejores amigos iban al equipo del barrio. Yo insistía con el fútbol y a mi padre, en principio, no le hacía gracia pero mi madre dijo '¿Por qué no? Vamos a llevarnos a la chiquilla para allá y probamos'. Me metieron allí, en el Benicalap, con seis añitos y súper bien.

– ¿Hasta qué edad estuvo allí?

Estuve allí hasta que pude jugar con los chicos con 12 años. Y luego me fui al equipo femenino que me pillaba más cerca que era el Parreta. Estuve dos años allí y me empezaron a llamar a la selección valenciana. Pedro Malabia y Ray estaban entrenando a la selección sub 13. Me conocieron y dos años después me insistieron en que fuera al Colegio Alemán, que luego fue el Valencia.

– Llegó al Colegio Alemán con quince años…

Sí, me fichan para el B en Primera Regional. Estuve el primer año, ganamos la Liga y subimos a Nacional. La temporada siguiente yo tenía ficha en el B pero me entrenaba con el A todos los días. Me iba turnando, si me convocaban con el A pero no jugaba lo hacía con el B. El tercer año, antes de convertirnos en Valencia, con diecisiete años ya subí al A. Era la más pequeña.

– ¿Qué jugadoras del Colegio Alemán siguen ahora en el Valencia?

Arantxa, Anita Amo y Trueno. En las categorías inferiores también estaban Gema Rueda e Ivana.

– ¿Cómo fue el día que os dicen que ya no son Colegio Alemán y pasaban a ser Valencia CF?

A mí me llama Pedro Malabia, el presidente. Habíamos acabado la temporada y ya estábamos de vacaciones. Me llama el presi y me dice 'oye, que sepas que el año que viene eres Valencia CF'. No me lo podía creer. No se habían escuchado ni rumores ni nada. Me impactó y creía que me estaba bromeando. Lo primero que hice fue contárselo a mi padre porque en casa somos súper valencianistas. Fue una gran alegría.

– ¿Cuáles fueron los principales cambios además de la camiseta?

Al principio pocos. Seguíamos con lo mismo internamente. Los primeros meses sí que nos dejaron entrenar en Paterna pero luego nos dijeron que a Beniferri y todo seguía igual. Pero desde hace dos años hay una apuesta más clara por el Femenino. Ya estamos aquí en Paterna.

– ¿Qué cambios han notado en estos dos últimos años?

El principal ése, el de poder entrenar en la Ciudad Deportiva. También es muy importante el servicio de médicos y el seguro que tenemos. Ojalá lo tuvieran todos los equipos. Cuando me lesioné pensaba 'si me llego a lesionar dos años antes…' Pero en este caso fue todo rodado. Me lesioné y a los cuatro días estaba operada. Eso es lo que más destaco.

– Se lesionó al final de la temporada pasada…

Me lesioné el 23 de marzo y el 27 me operaron. Me rompí el ligamento cruzado y ocho meses después, a final de octubre, volví al campo.

– ¿Por qué fases ha pasado desde su lesión hasta que volvió?

Siempre he sido bastante positiva pero al principio me pegó un bajón. Me lesioné un domingo y ese día no me verificaron qué tenía. Pasaron tres días hasta que me hicieron la resonancia, me vio el cirujano y me dijo que tenía el ligamento roto. Fue un choque, me puse a llorar pero enseguida me hice a la idea de que había que operar y tirar para adelante. Lo vas a pasar tú mal así que decidí sacar la parte positiva. Te dan bajones y, estar separada del grupo, para mí ha sido lo más difícil. Es una operación complicada, sientes dolor y, a día de hoy, me sigue molestando pero lo peor es estar separada, entrenar aparte, hacer doble sesión. Tu cabeza no se separa de la lesión. Igual que si pierdes puedes abstraerte con la lesión es imposible. De todas maneras, lo he llevado bien y me han apoyado muchísimo.

– Cuando una tiene este tipo de lesiones imagino que buscara referencias en otras futbolistas que hayan pasado por lo mismo

Aquí tenemos seis personas que se han lesionado de cruzado: Mapi, Mariajo, Beristain, Carol, Claudia, Arantxa y conmigo siete. Siempre sirve más el consejo que te va a dar una persona que ha vivido la lesión porque sabes que lo ha pasado que el de cualquier otra persona. Me han apoyado muchísimo.

– Ahora con lo del Mundial de Canadá las futbolistas protestan porque se va a jugar en césped artificial que provoca más lesiones. Seguramente en el primer equipo masculino no haya siete jugadores que se han lesionado de ligamento cruzado ¿Cree que hay alguna relación entre la superficie en la que juegan y las lesiones que sufren?

Lo hemos hablado pero no lo podemos saber al cien por cien. Creo que es más probable lesionarse en el césped artificial pero no sabemos si es determinante. Cuando futbolistas de la talla de las que van al Mundial se quejan es porque en el césped artificial hay más lesiones que en el natural. Creo que sí que hay relación pero no es imposible decir 'te has lesionado por jugar en césped artificial'.

– Llegamos a la última fase de la recuperación. Imagino que cuanto más cerca está más eterno se le hace.

Exactamente, ésa es la sensación. Me dijeron 'puedes entrenar con el equipo' y pensaba que lo tenía hecho. Pero de repente te ves que te da miedo girar, que te molesta al saltar, que no sabes cómo posicionarte y dices 'todavía me falta un mundo para llegar donde están ellas'. Cuanto más cerca estás más lento pasa el tiempo.

– Ya ha participado en dos partidos ¿Cómo se ha sentido?

He tenido poco tiempo, sólo diez minutos en los dos partidos. Me sentí bien y me olvidé de la rodilla. Pero todavía no he sentido el nervio de cuando eres titular. Meterme al cien por cien en el partido. Estoy esperando a enero para poder aportar más y recuperar sensaciones.

– ¿Estas Navidades hará más trabajo que sus compañeras?

Sí, llevo otro ritmo con el recuperador. Haré las sesiones que les manden a ellas y otro entrenamiento con el recuperador que será trabajar la fuerza o la técnica de salto que es lo que más me está costando.

– Aparcamos el tema de le lesión y hablemos de fútbol. Desde hace dos años están llegando muchas jugadoras de calidad pero se dice que la fuerza del equipo sigue estando en el grupo

Han fichado a gente que nos ha permitido dar un salto enorme en lo futbolístico y a la hora de competir pero han querido ver que esa gente acoplara bien en el grupo que estamos desde el Colegio Alemán. Las jugadoras que han venido se han adaptado tan bien que parece que llevamos toda la vida jugando con ellas. No son egoístas y no van buscando algo personal. Buscan sentirse bien dentro de un equipo. Eso es lo que nos da la fuerza para hacer la temporada que hicimos el año pasado y lo que estamos haciendo en esta.

– La labor de las que ya estaban es importante. Tal vez, en otro grupo, las nuevas no se hubieran integrado tan fácil o no hubieran estado tan cómodas. En otras plantillas se recibe a las nuevas con recelos.

Acoplar a las nuevas es lo más importante. Todas tenemos la visión de priorizar al grupo frente a lo individual. Eso es difícil de conseguir y es la fuerza que tenemos.

– Anteponer lo colectivo a lo individual son valores que tiene ustedes grabados a fuego.

Eso viene de juntarnos en el Colegio Alemán, ver que siempre estás en los puestos de descenso. Salvarte en las últimas jornadas une y te hace ver que se trata de un deporte en equipo. Lo hemos mamado de las situaciones límite, si mi compañera no corre por mí y por ella no te vas a salvar. El míster decía el otro día que lo bueno de esta plantilla es que si una está al 6 la otra va a estar al 12 y no le va a importar. Va a suplir a su compañera y el fin de semana que viene será al revés.

– Son un equipo que pelea con los grandes pero siguen teniendo un espíritu humilde

La clave es centrar los objetivos a corto plazo. Pensar que el domingo conseguimos los tres puntos jugando a lo que sabemos y no mirar más allá

– ¿Cuáles son su virtudes y sus defectos como futbolista?

Mis virtudes son que leo bien los partidos y sé organizar al equipo y manejo bien el balón. Más o menos, puedo ponerlo donde quiero. Y mis defectos son que no soy una tía explosiva aunque me gustaría. Soy lenta.

– ¿Cómo ha evolucionado estos años?

El problema que yo he tenido siempre ha sido mental que era no creer en mí. Han sido muchos años de hacer el tonto. Cuando lo ves te das cuenta de que has hecho el tonto. Al principio te ves en banquillo y piensas 'es que el entrenador…' pero cuando aprendes a decir 'vamos a ver qué puedo hacer para no estar en el banquillo…' y aprendes a ver que tú tienes la culpa de estar ahí es un gran paso. Una vez superado eso salía al campo y me daba miedo fallar porque pensaba 'si fallo el domingo que viene me voy al banquillo'. Creo que el siguiente paso fue mantener mi cabeza concentrada en el fútbol y olvidarme de los demás y si fallas, hay que recuperar el siguiente balón. Eso es lo que más he visto que he mejorado.

– En el fútbol y en la vida la cabeza es fundamental.

Es así, lo he hablado con mi padre y es una pelea que llevo de años. En los estudios iba a hacer el examen e iba con miedo y mi padre me decía 'si llevas un mes estudiando' pero eso es porque no confías en ti. Es la mente, si pienso que llevo un mes estudiando y voy tranquila lo hago. En cualquier deporte si alguien está preparado mejor físicamente pero su rival está mejor mentalmente, el rival se lo come con patatas fritas. En el deporte y en la vida sucede. Vas 1-1 ó 0-0 a final del partido y el que gana es el que está mejor mentalmente, el que se cree que lo puede hacer. Y eso me ha costado aprenderlo.

– ¿En qué futbolistas se ha fijado chicas o chicos?

Como siempre he sido valencianista me he fijado en Baraja y en Albelda que era el capitán. En el Femenino me he fijado en Vicky Losada que es una gran jugadora. Conforme te haces más mayor te fijas en todo: me gusta esto de Iniesta, esto de mi compañera Monforte, esto de Clau, y te vas quedando con muchas cosas.

– El fútbol femenino está viviendo una etapa de crecimiento que esperemos que sólo sea el principio de algo más

Lo he vivido personalmente en el Valencia. Salimos más en prensa. Los periódicos tienen sección de fútbol femenino. Hay más gente viendo los partidos, se retransmiten los partidos. El otro día leí un artículo que decía que en Inglaterra estaban invirtiendo mucho dinero en fútbol femenino y que habían subido muchísimo el nivel. Bastantes jugadoras españolas han ido allí. Si una Liga invierte y van buenas jugadoras españolas significa que aquí tenemos buena materia.

– Antes incluso era difícil tener referentes en el fútbol femenino

Antes escuchabas a Laura del Río y poco más. Marta la brasileña y poco más. Después, cuando me metí en el fútbol femenino conocía al Levante, al Colegio Alemán y ya. Lo que te pila cerca y  lo que puedes ver. Ahora ya puedes hablar de muchas jugadoras.

– Lo ideal sería llegar a la consideración que tiene el fútbol femenino en Suecia o Alemania donde van 20.000 personas a ver los partidos

Ojalá. No se entiende por qué hay un salto tan grande entre fútbol masculino y fútbol femenino si es el mismo deporte.

– Dice que va a verles más gente pero todavía es muy poca…

En comparación a la que venía hemos crecido pero comparándolo con la cantidad de gente que va a ver al Athletic es poca. O sin ir más lejos, te vas a Santa Teresa que es un recién ascendido y se llena también y piensas 'ojalá en mi campo hubiera tanta gente'. Es una motivación extra, juegas con un jugador más. Igual que cuando vas al campo contrario y ves que se ha llenado un grada entera te achantas un poco. El año pasado contra el Levante, que jugamos en el Antonio Puchades, fue una gran experiencia y pensé que sería una gozada sentir eso en todos los partidos.

– La temporada pasada el club puso más medios, confío más en ustedes. Se supone que iba a ser un año de transición pero dieron el salto directamente.

Esa fue nuestra respuesta. Con qué poquito se obtienen resultados. No es tan difícil que el fútbol femenino crezca. Si fueran así todos los equipos de la Liga…

– Y este año siguen evolucionando

Queremos quedar lo más arriba posible y competir como locas en la Copa de la Reina. Para eso tenemos que conseguir tres puntos cada fin de semana. Cuando queden tres partidos miraremos dónde estamos.

– ¿El Barça es inalcanzable o no se lo plantean?

A principio de la Liga sí que teníamos esa ansiedad de decir 'estamos peleando arriba, estamos primeras' y te crea la ansiedad de estar ahí porque le has ganado al Barça y estás compitiendo. Fue un error pensar que la Liga es posible. Es una piedra más en la mochila. Nos vino un bajón hace dos meses y creo que fue un poco culpa de eso. Tuvimos que volver a reestructurar nuestros objetivos: el domingo juegas un partido y no mirar más allá. La Liga se define cuando quedan tres partidos. Competir en la Copa de la Reina, acabar entre las ocho primeras, sí es un objetivo claro.

– ¿Qué le pide al 2015 en los personal y lo colectivo?

En lo personal encontrarme bien. No tener molestias y poder ayudar al equipo y en lo colectivo mantener la unión.

– ¿Puede ser que el Valencia además de por el espíritu de grupo se distinga este año por la versatilidad táctica?

Creo que es un punto muy bueno a nuestro favor. Si el míster dice que quiere plantear un partido de determinada forma y que en una semana todas lo capten y sean capaces de llevarlo a cabo el domingo es muy importante. Cuando los rivales te analizan no saben a qué atenerse porque cada partido lo hemos jugado diferente. Es un acierto total del míster y se puede hacer porque tenemos una gran plantilla. Cuando éramos Colegio Alemán nos decían 'este domingo jugamos así' pero no te lo creías. Ahora Cristian, si no lo entiendes, te hace una sesión táctica y ver que da resultados es un gran punto que tenemos.

– ¿Qué le parece Cristian Toro?

Es un tío que trabaja mucho. No desconecta. Las 24 horas del día está pensando en fútbol. Hay una diferencia enorme entre el Cristian de hace tres años y el de ahora y es porque se lo trabaja y se lo curra cada día más. Además es humilde, no se cree nada, no impone sus planteamientos. Ha encontrado un punto de conexión con nosotras muy bueno.

– Bueno Paula, llegamos a final de la entrevista no sé si quiere añadir algo más

Daros las gracias a DIARIO DE MESTALLA. Es lo que hablábamos antes de que el fútbol femenino va recibiendo más atención y es de agradecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *